Ready Player One (2018)

Ready_Player_One-posterNo soy muy asiduo a leer libros justo antes de ver sus adaptaciones cinematográficas. Tiene que existir una razón muy poderosa para que lo haga. Este año, por ejemplo, ha sido una excepción, ya que van dos libros que he leído como preparación para alguna película. La primera fue The Disaster Artist (2017), cuyo libro ya tenía ganas de leer desde hace tiempo, siendo el estreno de la versión de James Franco una buena excusa para finalmente hacerlo. El segundo caso viene de parte de Ready Player One, pero no lo hice esperando encontrar un libro bueno, todo lo contrario. Lo que me motivó fue un morbo parecido al que me llevó a leer Fifty Shades of Grey: ver si el libro era tan deficiente como los párrafos sueltos que leí previamente.

Sigue leyendo

Anuncios

The Killing of a Sacred Deer (2017)

The_Killing_of_a_Sacred_Deer-posterQue una película provoque desacuerdos no es algo malo. En una época donde sitios como Rotten Tomatoes son tan utilizados para saber si vale la pena ver una cinta, generalmente las obras que más destacan a través de esas herramientas son aquellas que logran un mayor consenso, pero no todo debe ser disfrutado de manera transversal por los espectadores para ser valioso. Hay películas que simplemente no van a ser del gusto de todos, ya que corren más riesgos y en vez de apelar al antojo de la mayoría prefieren crear una reacción poderosa sobre aquellos que si sienten una conexión con ellas. Un director que ha desarrollado su carrera en torno a esta visión es Yorgos Lanthimos, quien vuelve a crear una obra enigmática y difícil de clasificar con The Killing of a Sacred Deer (El sacrificio de un ciervo sagrado).

Sigue leyendo

The Death of Stalin (2017)

Death_of_Stalin-posterLos primeros minutos de The Death of Stalin (La muerte de Stalin) encapsulan muy bien el tono de la película. En la Unión Soviética, en el año 1953, y tras la exitosa transmisión de un concierto de Mozart por la radio, los encargados de la emisión son contactados por el mismísimo Iósif Stalin, quien les señala que disfrutó tanto la pieza que le gustaría le enviaran la versión grabada de la misma. El problema es que el concierto solo fue transmitido por la radio, pero no grabado. En medio de un repentino pánico por la posibilidad de pagar con sus vidas ese error, los encargados deciden repetir el concierto que acaba de ser tocado, con los mismos músicos e incluso con un auditorio lleno de espectadores, dado que hacerlo sin público podía crear problemas de acústica.

Sigue leyendo

Los perros (2017)

Los_perros-posterUno de los puntos llamativos de los documentales que Marcela Said dirigió durante la primera etapa de su carrera –con títulos como I Love Pinochet (2001) u Opus Dei: Una cruzada silenciosa (2006)- es la manera en que muestran de forma transparente a las personas que aparecen en ellos. El mensaje que buscan transmitir se desprende de las palabras de sus propios entrevistados, quienes representan aquello que está siendo criticado, que en resumidas cuentas es el pensamiento de la extrema derecha y los privilegios de la clase acomodada de Chile. No son, por lo tanto, personas que están en contra de ese mundo, sino que individuos pertenecientes a él, cuyas declaraciones son de tal naturaleza que demuestran la manera en que están aislados de la realidad, lo que permite que veamos lo absurdo de la situación que aparece en la pantalla.

Sigue leyendo

Annihilation (2018)

Annihilation-posterEx Machina (2014), el primer largometraje dirigido por Alex Garland, funcionaba casi como un reloj. Era una cinta de ciencia ficción ambientada mayoritariamente dentro de una casa y su laboratorio subterráneo, con un número reducido de personajes, y una trama que era precisa, que tenía cada elemento en su lugar. Con Annihilation (Aniquilación), su segunda película, Garland ha decidido expandir los horizontes de ese anterior enfoque, lo que significa no solo un mayor presupuesto y una historia de escala más grande, sino también aumentar las posibilidades de las ideas exploradas. Esto permite que la historia adquiera una importante dosis de ambigüedad, al no existir respuestas únicas para los enigmas planteados, dejando así espacio para las interpretaciones.

Sigue leyendo

The Florida Project (2017)

The_Florida_Project-posterLos moteles que vemos en la película The Florida Project (El proyecto Florida), ubicados en las afueras de Disney World, fueron creados originalmente como una alternativa económica para aquellos turistas que no podían hospedarse en los resorts que están dentro de ese parque de diversiones. Con nombres que hacen referencia más o menos directa a las atracciones de dicho lugar, como The Magic Castle o Futureland, de vez en cuando llegan por error algunas personas que creyeron haber reservado una pieza en un lujoso hotel, pero hace tiempo que sus residentes dejaron de ser turistas despistados o con poco dinero. La gran mayoría de los hospedados son ahora familias que aprovechan la tarifa de los moteles para instalarse de manera fija en ellos, ya que las opciones más tradicionales de vivienda están fuera de su alcance.

Sigue leyendo

Darkest Hour (2017)

Darkest_Hour-posterEn una de esas curiosas coincidencias que a veces ocurren en el cine, en el mismo año se estrenaron dos películas que giran en torno al asedio que sufrieron las tropas británicas en la playa francesa de Dunkerque por parte de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras en Dunkirk (2017) el director Christopher Nolan se centraba en los anónimos rostros de las personas que participaron directamente de ese hecho histórico, optando por un estilo visceral que nos hacía parte de lo que ocurrió en ese enfrentamiento, en Darkest Hour (Las horas más oscuras) de Joe Wright el foco de atención se posa sobre las personas que tomaban las decisiones en las altas esferas, específicamente sobre el primer ministro Winston Churchill, lo que permite que las diferentes perspectivas de cada obra las convierta en piezas complementarias.

Sigue leyendo