Inherit the Wind (1960)

inheritEl lunes tuvimos la primera ayudantía de derecho procesal y nos hicieron ver la película Inherit the Wind (traducida como Heredarás el viento). La cinta se basa en la obra de teatro homónima escrita por Jerome Lawrence y Robert Edwin Lee en 1955, que a su vez se basa en el llamado Juicio a Scopes, realizado contra John Scopes, un profesor que había violado el Butler Act; este prohibía la enseñanza de cualquier teoría que niegue la historia de la divina creación en las escuelas públicas de Tennessee. Tanto la película como la obra no deben ser vistas como material de referencia histórica. Aunque están basadas en un juicio que ocurrió en 1925, algunos aspectos fueron cambiados. Aún así, la cinta toca muchos temas interesantes y posee además un gran sentido del humor. Estuvo nominada a cuatro premios Óscar, pero no ganó ninguno.

La película muestra cómo el profesor Bertram Cates es detenido en medio de una clase mientras explicaba la teoría de la evolución de Darwin a sus alumnos. El fundamento es una ley estatal que sólo permitía una visión creacionista del mundo y del ser humano en las escuelas. El caso provoca un gran revuelo, recibiendo una amplia cobertura por parte de la prensa. Todo este revuelo genera la llegada de dos personas al pueblo: Matthew Harrison Brady y Henry Drummond. Brady es un ex-candidato a la presidencia que asume el caso contra el profesor, mientras que Drummond es un conocido abogado que se encargará de la defensa del acusado. A través de diversas argumentaciones, los dos personajes buscarán conseguir su objetivo.

Uno de los principales temas de Inherit the Wind es la tolerancia. Diversos sucesos históricos a lo largo de los últimos siglos han ido confirmando una tendencia a aceptar diversos puntos de vista. Como seres humanos, debemos estar abiertos a opiniones que distan de la nuestra, siempre y cuando estén correctamente elaboradas. La actitud de Hillsboro -pueblo donde ocurren los sucesos de la cinta- es un perfecto ejemplo de ignorancia e intolerancia. Sus habitantes, cegados por la religión, rechazan todo aquello que sea ajeno a las escrituras bíblicas. Sin embargo, no se dan cuenta que su actitud reacia al diálogo y a la argumentación es peor que los “peligros” que buscan evitar.

Otro punto importante es lo relacionado a la validez de la norma utilizada contra Cates. Desde un punto de vista iuspositivista, la ley no puede ser empleada ya que contradice el principio de libertad de expresión, derecho fundamental alojado en la Constitución. Al encontrarse en un texto jurídico de mayor jerarquía, las leyes no pueden contrariarlo, quedando estas sin fuerza obligatoria. La norma tampoco es válida si se toma en cuenta el derecho natural, entendido como aquellos principios superiores que emanan de la razón humana, y por consiguiente, aplicables a toda persona. La idea de una pluralidad de puntos de vista se encuentra alojada en el subconciente de la sociedad, por lo que la ley citada será considerada como injusta por la mayoría de las personas. Las leyes injustas pierden obligatoriedad, ya que la justicia es el fin del Derecho.

El tercer tema tiene que ver con el rol de los medios de comunicación en los procesos judiciales. No se puede negar que todo tipo de información puede ser modificada para reflejar algún punto de vista. La selección y énfasis de ciertos puntos bastan para entregar a la sociedad ideas implícitas dentro de las noticias. Cada día somos bombardeados por información proveniente de diversos medios, y nuestro subconciente la recibe y asimila. Los jueces, como todos nosotros, están en la misma situación. Por lo tanto, el rol que tengan los medios de comunicación al momento de reportear un caso judicial es importante. ¿Hasta qué punto los jueces dictan sentencia de manera imparcial? Eso dependerá de cada caso, pero es necesario tener en cuenta que ellos no son inmunes a la opinión de los medios.

Inherit the Wind recoge estos y otros temas a través de una interesante ironía y humor negro. Aunque no puede definirse como una comedia, la película posee algunos momentos muy divertidos, recurriendo principalmente a lo absurdo que puede llegar a ser el fanatismo religioso. No es necesario estudiar Derecho para disfrutar la cinta, ya que las críticas que realiza son fáciles de comprender por cualquier persona. El nombre de la cinta proviene de un pasaje bíblico (proverbios 11:29), que dice:  “El que turba su casa heredará viento; y el necio será siervo del sabio de corazón”. Creo que esta frase resume de buena manera el espíritu de la cinta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s