12 (2007)

12Siendo 12 Angry Men una de las mejores películas que he visto, no podía dejar pasar la cinta rusa 12, basada en la misma obra que la película de 1957. Debo aclarar desde ya que la cinta no es un remake de 12 Angry Men, sino que una adaptación. Aunque tienen varios elementos coincidentes, algunos detalles, y sobre todo el final, se alejan de la película estadounidense. Estrenada cincuenta años después que la original, 12 logra “actualizar” la historia, adaptándola a un nuevo contexto y creando un resultado muy interesante. La cinta estuvo nominada a un premio Óscar en la categoría “mejor película de habla no inglesa”.

Al igual que 12 Angry Men, la historia se centra en un jurado compuesto por doce miembros, los cuales deben decidir el destino de un joven acusado por el asesinato de su padrastro. Dado que está ambientada en Rusia, la historia y personajes reflejan elementos de dicho país. Por ejemplo, el joven acusado es un checheno, quien tras la invasión rusa pierde a sus padres y es adoptado por uno de los soldados del ejército enemigo. La pena de muerte es cambiada por cadena perpetua, pero la tónica sigue siendo casi la misma: el veredicto debe ser unánime, y uno de los miembros del jurado encuentra que el joven no es culpable, por lo que explica sus razones.

A diferencia de 12 Angry Men, la película no tiene lugar sólo en la sala donde el jurado debe decidir su veredicto. A través de varios flashbacks el director nos va mostrando la historia del joven checheno, relatando algunos episodios de su vida. En ellos vemos cómo ha debido sobrevivir a la guerra y el trauma que esto le ha generado. Los miembros del jurado no se quedan atrás, y van dando a lo largo de la conversación algunas pistas acerca de sus propias vidas; aunque algunos de ellos no son más que caricaturas que carecen de mayor profundidad.

Aquellas personas que han visto la cinta de 1957 van a poder ir reconociendo a ciertos personajes o momentos de la película original en 12; pero como dije, esto no es un remake. Los elementos nuevos incorporados por Mikhalkov son muy interesantes, y muchos de ellos son bastante sorpresivos (sobre todo el final). Los últimos minutos de la cinta muestran un giro en la historia, desorientando a quienes esperaban el mismo final de 12 Angry Men. Durante estas escenas toma bastante protagonismo un personaje que hasta ese momento se había mantenido al margen de la conversación, y expone a partir de ahí algunas ideas que descolocan a los demás miembros.

La película busca ir más allá de la decisión del jurado; intenta mostrar al espectador que el veredicto tomado en dicha sala -gimnasio, en esta versión- tendrá ciertas repercuciones, las cuales no fueron tomadas en cuenta al momento de argumentar. 12 nos hace reflexionar sobre la idea de justicia que uno tenía antes de ver la cinta, y comenzamos a darnos cuenta que ciertas cosas deben ser examinadas muy cuidadosamente antes de juzgarlas. Mikhalkov no solo nos hace pensar en el bien el mal o lo justo e injusto; el director busca demostrarnos cómo estos conceptos tan abstractos cambian al momento de llevarlos a la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s