C’era una volta il West (1968)

ceraunavoltailwestC’era una volta il West (traducida al inglés como Once Upon a Time in the West y en español como Érase una vez en el oeste, o Hasta que llegó su hora) significó un gran salto para Sergio Leone. Sus trabajos anteriores, particularmente Il buono, il brutto, il cattivo, le habían dado una sólida base en el mundo del cine, y sirvieron como garantía para aquellos que iban a financiar sus películas. Fue por eso que con un gran presupuesto, Leone pudo dar rienda suelta a sus ideas, narrando uno de los mejores western de la historia. Pero esto no habría sido posible sin la ayuda de su antiguo colaborador, Ennio Morricone, quien a través de su música logra realzar todo aquello que está ocurriendo en la pantalla.

Jill McBain (Claudia Cardinale) llega desde Nueva Orleans a una granja ubicada en el desierto de Arizona, donde vive su prometido. Sin embargo, al llegar descubre que él, junto a sus tres hijos, fueron asesinados sin piedad. Las autoridades creen que el hecho fue obra de Cheyenne (Jason Robards), un conocido bandido de la zona. Pero el responsable del asesinato fue en realidad un pistolero llamado Frank (Henry Fonda), quien trabaja para un empresario ferroviario (Gabriele Ferzetti) que necesitaba deshacerse de la familia con el fin de construir su vía férrea. A estos personajes se une un anónimo pistolero apodado “Armónica” (Charles Bronson), por el instrumento que lleva consigo. El misterioso hombre va en búsqueda de Frank, pero no es hasta el final de la película que descubrimos la razón de esto.

Si pudiera describir la película en una sola palabra, sería “épica”. Desde el primer minuto nos damos cuenta que C’era una volta il West no busca limitarse dentro del género western, sino que llevarlo un paso más allá. Y es difícil, tomando en cuenta la obra maestra que fue Il buono, il brutto, il cattivo. Leone, al contar con un presupuesto mucho mayor, logra enseñar a los espectadores el universo en el cual tienen lugar sus historias. Ya sea a través de una toma panorámica al pueblo que sirve como escenario, o mostrando a un sinnúmero de trabajadores construyendo una vía férrea, la cinta nos transporta al lugar y época en que ocurren los sucesos. En ese sentido, la labor del director de fotografía Tonino Delli Colli es fundamental.

Los actores tampoco se quedan atrás. Henry Fonda había estado durante mucho tiempo en la mira de Leone, pero debido a problemas de presupuesto y de agenda no había podido trabajar juntos. En esta película Fonda interpreta a un ambicioso pistolero llamado Frank, quien busca lograr el éxito a través de cualquier medio. Esto no deja de ser irónico, tomando en cuenta que los personajes de dicho actor se caracterizaban por ser los héroes de sus películas, encarnando verdaderos ejemplos para quien los viera. Por el otro lado está Charles Bronson, quien interpreta al anónimo protagonista de la cinta. Siguiendo el espíritu de “el hombre sin nombre”, “Armónica” es un ser de pocas palabras, el cual se encuentra rodeado de un aura misteriosa.

El enfrentamiento final entre ambos personajes no sería lo mismo sin el aporte de Ennio Morricone. El compositor había trabajado con Sergio Leone en varias cintas, y esta no fue la excepción. Es increíble el resultado que logran juntos, el cual se convierte en una mezcla indivisible de sensaciones. La música de Morricone se convierte en el diálogo de estas películas, complementando la labor de los actores. Me ha llamado siempre la atención la manera en que los instrumentos musicales se enfrentan en las canciones del compositor, reflejando el enfrentamiento que estamos viendo en la pantalla. Ejemplos de esto son “Il triello” de Il buono, il brutto, il cattivo, y “Man with Harmonica” de C’era volta il West.

Si bien mi película favorita de Leone es Il buono, il brutto, il cattivo, no se puede negar la enorme calidad de esta cinta. Se trata de una película imperdible, que demuestra una vez más por qué este director es uno de los más grandes de la historia.

Anuncios

2 pensamientos en “C’era una volta il West (1968)

  1. Ante todo, un saludo. Hace apenas dos dias vi C`era una volta il west, así que aún la tengo fresca. Hacerte una pequeña puntualización: he visto que eres chileno y supongo que allí apareció como “Erase una vez…” pero en España el título fue “Hasta que llego su hora”, que aunque cambiado no deja de tener su “aquel”. Ya se sabe que los paises de habla hispana, sobretodo en España, hay cierta tendencia a jugar con el título.
    Claudia Cardinale está tremenda en esta película, y la escena en que llega a la estación, camara sube y nos presenta la ciudad con esa increible composición de Morricone… se me ponen los pelos de punta… Por no hablar del último duelo… esa música, esa imagen del ahorcado… Para mí es un paso hacia la madurez respecto a Il buono, Il brutto, Il cattivo… Henry Fonda rules!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s