Fargo (1996)

fargoEs difícil ver una película de los hermanos Coen por primera vez. Sus trabajos no siguen la “lógica” de la mayoría de las cintas a las que uno está acostumbrado. Con esto no quiero decir que hagan malas películas, todo lo contrario. Lo interesante de sus cintas es que en estas los personajes no son tan artificiales como en las demás, y por consiguiente deben enfrentarse con todas esas cosas con que uno lidia en la vida real. Sus trabajos se caracterizan por las situaciones absurdas, malentendidos, errores y problemas que transforman algo que parecía sencillo en un lío de proporciones. A estos elementos se suma el humor negro, que tiene un sitial especial en sus cintas, y sobre todo en Fargo.

La película es protagonizada por Jerry Lundergaard (William H. Macy), un hombre  de Minneapolis que agobiado por sus problemas monetarios contacta a dos sujetos -Carl (Steve Buscemi) y Gaear (Peter Stormare)- para que secuestren a su esposa. El objetivo del plan es que su suegro, Wade (Harve Presnell), pague el rescate, el cual será dividido entre los involucrados, permitiendo que Jerry resuelva sus problemas. Pero como ya se dijo, nada en las películas de los hermanos Coen es tan sencillo como parece. La ley de Murphy sale a relucir en sus trabajos a raíz de los errores y malentendidos que se producen en la historia. El plan se escapa de las manos de Jerry, y para complicar aún más las cosas, aparece una policía llamada Marge Gunderson (Frances McDormand) quien comienza a investigar el caso.

Es imposible no sentir lástima por el personaje de William H. Macy. Si bien su plan no era lo que podríamos decir “moralmente correcto”, parecía bien pensado, y servía como una manera de vengarse contra su suegro. Pero gracias a Fargo nos damos cuenta que en las películas no todo puede ser perfecto ni alegre para los protagonistas. A medida que avanza la cinta los problemas de Jerry aumentan, y lo conducen a una calle sin salida. La actuación de Macy es notable al momento de transmitir la impotencia de su personaje cuando descubre que otra cosa ha salido mal, o cuando estalla en sus ataques de ira. Su trabajo lo hizo merecedor de una nominación al premio Óscar como mejor actor secundario, pero no ganó.

Por el otro lado se encuentran Steve Buscemi y Peter Stormare, quienes encarnan a los secuestradores. La relación entre ambos aporta la cuota de humor a la película, ya que son dos personajes totalmente distintos. Una de mis escenas favoritas es esa en que ambos van en un auto, tras varias horas de viaje, y el personaje de Buscemi comienza a discutir con el de Stormare debido a que este no había hablado en todo el trayecto. La magia de Fargo radica en esos pequeños momentos, que si bien no contribuyen demasiado a la trama de la película, otorgan una cuota de realidad a quienes la protagonizan. Es por esa razón que los personajes de los hermanos Coen logran ser recordados.

El guión no se limita a estos enredos y problemas, sino que toca además otros temas. El personaje de Frances McDormand pasa a tener gran protagonismo, a pesar de ser ajena al lío central de la película. Los hermanos Coen pasan a una historia a otra, mostrando por una parte  a Jerry Lundergaard lidiando con las consecuencias de sus mentiras, y a Marge Gunderson intentando llevar una vida de policía y esposa al mismo tiempo. Puede parecer raro el contrastar vivencias tan distintas, pero se logra un cierto equilibrio entre ambas; es interesante como en medio de estos enredos de dinero los directores muestran el dilema de Gunderson, los cuales parecen pertenecer a una película totalmente distinta.

Fargo es, en definitiva, una película muy interesante, que logra transmitir humor negro a través de situaciones poco usuales. Los hermanos Coen crearon personajes muy particulares, en torno a los cuales giran los problemas y malentendidos que dan forma a la película. Si bien no es una obra maestra, vale la pena echarle un vistazo.

Anuncios

2 pensamientos en “Fargo (1996)

  1. Pingback: Kumiko, the Treasure Hunter (2014) | sin sentido

  2. Pingback: Hail, Caesar! (2016) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s