Django Unchained (2012)

ImageLas películas de Quentin Tarantino son siempre un espectáculo. Algo que nunca le falta al director es la determinación y la energía de ir siempre más allá. El problema es que con ese tipo de pensamiento es fácil caer en los excesos. Aunque Tarantino se ha caracterizado por hacer un tipo determinado de películas, con mucha sangre, diálogos y referencias a otros trabajos, incluso él tiene un límite. Django Unchained es una película de Tarantino con esteroides, que sin ser mala cae en algunos errores que la hacen demasiado larga a ratos. Estos problemas de ritmo podrían ser peores si la cinta no contara con el gran trabajo de Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio y Samuel L. Jackson.

Es 1858, y la película parte mostrando a un grupo de esclavos avanzando por el desierto, custodiados por dos hombres a caballo. Entre los esclavos se encuentra Django, quien acaba de ser vendido tras intentar escapar junto a su esposa Broomhilda. En la noche, el grupo se encuentra con el doctor King Schultz, quien tras preguntarle a Django si conoce a unos delincuentes conocidos como los hermanos Speck, decide comprarlo y llevarlo junto a él para que los identifique. Schultz es en realidad un cazarrecompensas, y le promete a Django que lo dejará libre una vez que encuentren y maten a los forajidos.

Durante el viaje, Django le cuenta a Schultz lo que ocurrió con él y su esposa, y cómo fueron vendidos por separado tras intentar escapar de la plantación donde trabajaban. El cazarrecompensas, conmovido por lo que le cuenta el esclavo, y haciendo un paralelo entre el nombre de Broomhilda y la leyenda alemana sobre una princesa que se encuentra cautiva por un dragón, decide ayudar a Django en su misión por rescatarla. Es por esto que intentan hablar con el actual dueño de la mujer, Calvin Candie, un cruel terrateniente, dueño de una de las plantaciones más grandes del sur de Estados Unidos. Sabiendo que será difícil que les venda a Broomhilda si lo solicitan directamente, Schultz inventa una historia que servirá de distracción para Candie.

Esta película -denominada “southern” por el propio Tarantino, como una variación del género western– explora un interesante y delicado tema, como lo es la esclavitud en Estados Unidos. Con el fin de crear un héroe con el que se puedan sentir identificados los afroamericanos, el director y guionista optó por una historia en la que el protagonista es un esclavo que logra levantarse ante la opresión y vengarse de una sociedad que veía a la esclavitud como algo normal y deseable. A lo que aspira Tarantino es a que Django se convierta en un ícono de la cultura popular, algo así como lo fueron las películas de Shaft en su momento. En vez de presentar una posición compleja o más profunda, el director decide concentrar todos sus esfuerzos en el espectáculo y la diversión. La cruzada de Django contra los dueños de esclavos no presenta por ejemplo el misterio que suscitaba el viaje de Uma Thurman en Kill Bill, sino que es básicamente una lucha entre oprimidos y opresores.

La esclavitud es representada de forma cruda, con una cantidad de violencia que incluso supera a la mostrada en Kill Bill o Inglourious Basterds. En la película los esclavos reciben latigazos, insultos, son marcados con hierro caliente, encerrados en espacios reducidos, obligados a pelear entre si e incluso uno es despedazado por un grupo de perros. A esto se suma el lenguaje utilizado, que debe tener un récord en el número de “niggers” y “fucks” que dicen los personajes. Los asesinatos de Schulz y Django tampoco escapan de esta violencia, claro que en estos casos es tan excesiva que llega a ser cómica. Lo escopetazos hacen que los cuerpos salgan disparados hacia atrás, mientras que los balazos de los revólveres hacen salpicar una cantidad absurda de sangre. Es un gran camino el que ha recorrido la violencia en el cine de Tarantino, desde los sesos de Marvin en Pulp Fiction hasta esta historia donde las muertes ocurren una tras otra.

La banda sonora, que es uno de los grandes sellos personales del director, tiene una curiosa mezcla que va desde piezas compuestas por Ennio Morricone hasta canciones de hip-hop de artistas como Rick Ross o 2Pac. Al igual que la música, el estilo utilizado por Tarantino es propio de él, con diálogos largos, personajes carismáticos, mucha violencia y un deseo de venganza que impulsa a la trama. Aunque ha sido catalogada como “el spaghetti western de Tarantino”, la película no posee muchos elementos de ese género cinematográfico. Los westerns que surgieron de Europa durante los años 60 se caracterizaron por una gran ambigüedad moral, personajes más bien codiciosos y se encargaban de mostrar sociedades corruptas y sucias. Django y Schulz no tienen un gran parecido con Clint Eastwood o Franco Nero, quienes basaban sus interpretaciones en silencios tensos que los hacían más parecidos a serpientes (nunca se sabía cuándo atacarían). Los personajes de Tarantino son más bien parlanchines y fanfarrones. Django, sobre todo, está más cerca de los héroes de acción de los años 80, que tiraban frases para el bronce antes de eliminar a algún enemigo. Las referencias a los spaghetti western son más bien anecdóticas, y no alcanzan la esencia de la película.

A pesar de las múltiples muertes, explosiones y chistes, las casi tres horas de duración se notan bastante. ¿Era necesario hacerla tan larga? A diferencia de otras de sus películas, en Django Unchained el director recurrió a varias escenas que parecieran no tener mucha relación con la trama. Son escenas que en caso de ser eliminadas no afectarían en nada el entendimiento de la historia, y que fácilmente podrían estar como extras en el DVD o Blu-ray de la cinta. Estas escenas se encuentran en la primera hora y en los últimos minutos de la película. Solo cuando los personajes llegan a Candyland, la casa de Calvin Candie, uno se encuentra ante un relato cohesionado en el que no sobran ni faltan elementos. ¿Será esto consecuencia de la prematura muerte de Sally Menke, la habitual editora de Tarantino?

Creo que los puntos más altos de la película provienen de sus tres personajes secundarios. El primero de ellos, Calvin Candie, es un pomposo y francófilo terrateniente que es el dueño de Candyland, una de las plantaciones más grandes en el sur de Estados Unidos. La cantidad de dinero que tiene es inversamente proporcional con su inteligencia, lo que lo hace ser un acérrimo defensor de la esclavitud, al sostener que las personas de raza negra son biológicamente inferiores a las demás “razas”. El personaje es interpretado por Leonardo DiCaprio, quien logra un gran trabajo al equilibrar la amabilidad de Candie con una maldad inquietante. Es una novedad verlo en un papel como este, tomando en cuenta que su carrera se ha caracterizado por ser siempre “el bueno de la película”. Otro gran personaje de Django Unchained es King Schultz, interpretado por Christoph Waltz. El alemán, que había actuado como Hans Landa en Inglourious Basterds, se encarga en esta película de interpretar al carismático mentor de Django, quien parece estar siempre en control de la situación, sin perder la calma. Schultz es el personaje que posee una visión lo más cercana al espectador, ya que ve la esclavitud como una abominación.

Si bien Candie y Schultz son personajes muy entretenidos, no llegan a ser tan interesantes y amenazantes como Stephen, el sirviente interpretado por Samuel L. Jackson. Mientras en su película anterior Hans Landa era una perfecta mezcla de inteligencia y crueldad, Tarantino dividió ambas características en Django Unchained, dándole a Candie la crueldad y a Stephen la inteligencia. Es el personaje de Samuel L. Jackson quien primero sospecha de Schultz y Django cuando llegan a Candyland, y es él quien descubre la verdad sobre su misión. Lo interesante de Stephen es que a pesar de ser afroamericano, es uno de los personajes más racistas de la película, y no tiene problemas con defender la esclavitud. Esto ya que a pesar de ser formalmente el sirviente de Candie, tiene el poder de controlarlo sin que se de cuenta y hacer lo que él quiera.

Otro de los aspectos que me llamó la atención de la película es cómo las acciones de Django inspiran al resto de los esclavos. Claro, al principio se muestran confundidos al ver a un negro que anda a caballo con ropa y pistola, ya que están acostumbrados a estar oprimidos y ser tratados como objetos. La sociedad en la que viven los convence de que son inferiores a sus amos sólo por el color de su piel, y el mismo Candie se extraña de que los esclavos no se hayan rebelado, siendo que son mayoría. Pero poco a poco las hazañas de este héroe van inspirando a quienes presencian sus acciones. Al estar ambientada dos años antes de la guerra civil estadounidense, la cinta sugiere que la abolición de la esclavitud podría haber sido perfectamente catapultada por una leyenda como la del pistolero negro. Habrá que esperar para ver si la película de Tarantino llega a convertirse en un ícono como lo es su protagonista en el universo que creó.

Anuncios

4 pensamientos en “Django Unchained (2012)

  1. Alguien se fijó en que durante los títulos los esclavos que caminan de día entre las piedras son seis y luego de noche, en el bosque son cinco?

  2. claro, lo raro hubiera sido que empezaran 5 y terminaran 6…mas bien talvez eran mas, los que empezaron la caminata y varios quedaron muertos en el camino…

  3. Pingback: Slow West (2015) | sin sentido

  4. Pingback: The Hateful Eight (2015) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s