Twixt (2011)

ImageDurante los últimos años Francis Ford Coppola se ha dedicado a filmar películas financiadas de forma independiente. El director, que durante los años 70 y 80 fue mitificado por ser el responsable de películas como The Godfather y Apocalypse Now, ha dejado de lado el sistema de los grandes estudios cinematográficos, optando por proyectos más modestos, en los cuales posee una mayor libertad creativa. Sin embargo, como queda demostrado en Twixt esto no necesariamente significa un producto de mejor calidad.

Hall Baltimore (Val Kilmer) es un escritor especializado en novelas de misterio y terror. Es una especie de Stephen King de segunda categoría, ya que mientras las obras de King son un éxito de ventas seguro, los libros de Baltimore deben ser promocionados por el propio autor, quien a bordo de su camioneta recorre librerías estadounidenses para participar en firmas de libros a las que no asiste casi nadie.

En una de estas visitas el escritor conoce al sheriff Bobby LaGrange (Bruce Dern), quien es un fanático de sus obras. LaGrange le cuenta acerca del asesinato de una niña (Elle Fanning), que según él puede servir como base para una futura novela de Baltimore, sugiriendo incluso que la podrían escribir juntos. A pesar de que el autor no le presta mayor atención al sheriff, la historia del asesinato queda alojada en su mente y se manifiesta en sus sueños. En estas secuencias oníricas el escritor intentará conocer más datos acerca del crimen a través de conversaciones con la propia víctima, e incluso con el mismísimo Edgar Allan Poe (Ben Chaplin).

Es curioso lo de Coppola. Dos de sus mejores películas, The Godfather y Apocalypse Now, fueron producidas dentro de un ambiente de constante tensión y discusiones con los estudios cinematográficos encargados de financiarlas. En The Godfather, por ejemplo, el director debió lidiar con las quejas de los productores por la elección de Marlon Brando para el rol de Vito Corleone, mientras que en Apocalypse Now se enfrentó a las duras condiciones de filmar en la jungla. A pesar de estas dificultades, las películas resultantes son de una gran calidad, siendo incluidas en numerosos listados acerca de lo mejor del cine mundial.

A finales de la década de los 90 Coppola se vio envuelto en algunos conflictos judiciales con Warner Bros., lo que concluyó en su marginación del sistema de los grandes estudios. Tras una década de inactividad, el director volvió a hacer películas, pero esta vez financiándolas de forma independiente, buscando evitar los dolores de cabeza que había sufrido anteriormente. Twixt forma parte de esta nueva etapa del director, y pese a las mayores libertades artísticas que tiene a su alcance, el resultado no termina de convencer.

Uno de sus puntos más débiles es la trama, cuya falta de lógica la hace tambalear constantemente. Aunque se esfuerza por generar una “intriga”, la respuesta del misterio presentado es previsible casi desde el comienzo, por lo que nada de lo que ocurre durante el clímax de la película logra sorprender. A esto se suma la falta de racionalidad en varias de las decisiones de sus personajes, lo que provoca que el desenlace llegue no por un proceso deductivo del protagonista, sino más bien por la necesidad de terminar la película. En el guion hay un par de ideas llamativas, como la noción relativa del tiempo, pero no son aprovechadas del todo.

Los problemas de la trama tampoco son compensados con la presencia de personajes interesantes. El único intento por desarrollar algo la personalidad del protagonista consiste en mencionar que su hija falleció, pero aparte de eso es bastante plano. El resto de los personajes es incluso peor, como el caso de la esposa del escritor, que es representada como una mujer interesada solo en el dinero y que presiona constantemente a Baltimore. Ni siquiera se puede defender el aspecto visual de la película. La fotografía e iluminación la hacen semejante a una de esas cintas de terror que son estrenadas directo a DVD, aunque en dichos casos se justifica por la falta de experiencia de sus realizadores.

Si Twixt la hubiese dirigido cualquier otra persona, sería solo una película mediocre, fallida. Pero al ser una cinta de Coppola la decepción es aún mayor.

Anuncios

Un pensamiento en “Twixt (2011)

  1. Pingback: Palo Alto (2013) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s