Stoker (2013)

ImageAl escribir sobre Pieta (2012) mencioné el gran nivel que ha alcanzado el cine de Corea del Sur. Dentro de los directores que han liderado esta industria se encuentra Park Chan-wook, responsable de cintas como Oldboy (2003), Sympathy for Lady Vengeance (2005) y Thirst (2009), en las cuales lo macabro se mezcla de forma perfecta con un casi omnipresente deseo de venganza. Es por eso que la noticia de que el director surocreano haría una película producida en Estados Unidos, con actores de habla inglesa, llamó tanto la atención. ¿Habría alguna traba por parte de Hollywood en el trabajo de Park Chan-wook? ¿Están preparadas las audiencias occidentales para sus películas?

Richard Stoker, un arquitecto estadounidense de muy buena situación económica, fallece en extrañas circunstancias dentro de su automóvil. Su esposa Evelyn (Nicole Kidman) y su hija India (Mia Wasikowska) están recién asumiendo la pérdida de Richard cuando reciben la visita de su hermano, de quien no sabían casi nada. Charlie (Matthew Goode), que es más joven y apuesto que su fallecido hermano, explica que no ha tenido contacto con la familia ya que ha estado realizando numerosos viajes a lo largo del mundo, pero ha decidido enmendar esto alojándose algunos días en la casa de su cuñada y sobrina para poder estrechar sus lazos.

Aunque muestra una evidente atracción por su cuñada –lo que genera uno que otro comentario entre los habitantes de la ciudad-, Charlie en realidad está más interesado en India. Pero a pesar de los intentos de su tío por crear una amistad entre ambos, la joven se siente intimidada por su presencia, sospechando que no todo lo que el recién llegado dice es verdad. Poco a poco irá confirmando sus sospechas y develará sus verdaderas intenciones.

El thriller, por lo tanto, gira en torno a la presencia de Charlie en esta familia y al misterio que lo cubre. Aunque el título de la película puede parecer a priori una referencia al vampirismo, la verdad es que la película no hace uso de estas criaturas. La idea que evoca dice relación más bien con un elemento ligado a los vampiros, como lo es la sangre. En Stoker la sangre no solo está ligada al tema de la muerte o del incesto, sino también a la idea del mal como característica innata de ciertas personas. Si una persona es naturalmente “mala”, ¿de dónde proviene esa maldad? ¿Es algo transmisible? Esta relación es mucho más evidente en el título que le pusieron en Chile: Lazos perversos.

El guion de la película estuvo a cargo de Wentworth Miller (sí, el mismo Michael Scofield de Prison Break), quien logra un resultado bastante bueno para ser su debut como escritor. Miller se encarga de crear una historia lo bastante intrigante como para mantener la atención del espectador, cuidando de ir dejando algunas pistas que van dando forma a las revelaciones que se producen hacia el final de la cinta.

Pero el guion no tendría el mismo impacto si no fuera por la labor de los actores. Matthew Goode realiza un gran trabajo como Charlie Stoker, un rol que requiere de un especial magnetismo, con el cual debe adueñarse de todas las escenas en las que participa. Mientras en Watchmen su rol como Ozymandias fue más bien fallido, en esta película Goode logra evocar el aire que el papel necesita, en un equilibrio entre carisma e intimidación. Mia Wasikowska, por su parte, logra complementar esto con su interpretación introvertida y apática de India, la joven que además de lidiar con esta presencia en su casa debe aguantar las bromas de sus compañeros de colegio.

Tengo que reconocer que uno de los aspectos a los que no presto mucha atención mientras veo una película es el diseño y mezcla de sonido. De hecho, en premiaciones como los Óscar estas categorías me tienen sin cuidado, y me da casi lo mismo la película que gana. Pero en Stoker la situación es diferente, ya que el sonido juega un rol fundamental. En los primeros minutos de la película India explica que desde pequeña ha tenido la curiosa habilidad de poder percibir los sonidos con una claridad muy superior al resto de las personas. Este dato permite que durante las escenas en las que participa la protagonista, los sonidos se acentúen más de lo normal, lo que provoca que acciones como arrastrar una copa de vino sobre la mesa o activar un metrónomo adquieran mayor significancia.

Otro gran mérito de la película es su aspecto visual. La fotografía está a cargo de Chung Chung-hoon, habitual colaborador del director, quien logra movimientos de cámara, encuadres y composiciones muy cuidados. Hay varias escenas memorables que quedaron rondando en mi cabeza precisamente por la forma en que fueron hechas. Por ejemplo, una creativa transición que se da entre el primer plano del cabello de Nicole Kidman y un pastizal. El aspecto visual de Stoker se ve también potenciado por el guion de Miller, que recurre a varios elementos simbólicos para poder reflejar la situación de sus personajes.

El hecho de que la trama esté protagonizada por una familia adinerada no afecta la esencia del estilo de Park Chan-wook, quien logra explorar aquellos temas que lo han hecho conocido. Además, es muy interesante ver cómo los elementos hitchcockianos del guion se mezclan con la visión del realizador surcoreano. En definitiva, Stoker es un muy buen thriller y un gran debut del director en la industria angloparlante.

Anuncios

3 pensamientos en “Stoker (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2013 | sin sentido

  2. Pingback: Snowpiercer (2013) | sin sentido

  3. Pingback: Ah-ga-ssi (2016) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s