Mama (2013)

ImageTodo comenzó con un cortometraje de tan solo tres minutos de duración. Tras ver el corto Mamá (2008), dirigido por el argentino Andrés Muschietti, Guillermo del Toro decidió tomar su idea central y utilizarla en un largometraje de terror en el que participaría como productor ejecutivo. La dirección quedó a cargo del mismo Muschietti, quien escribió el guion junto a su hermana Bárbara y Neil Cross. A pesar de estar apadrinada por un director tan talentoso como del Toro, y a que el cortometraje que le sirve como inspiración tiene una gran calidad, la adaptación es bastante irregular y no convence del todo.

Un hombre llamado Jeffrey entra en una severa crisis nerviosa durante el descalabro económico del año 2008 y asesina a su esposa y a dos compañeros de trabajo. Tras esto huye en su automóvil junto a sus dos hijas, Victoria y Lily, pero sufren un accidente en la carretera y deben refugiarse en una cabaña abandonada en el bosque. Sin saber qué hacer, el hombre opta por matar a sus hijas y suicidarse. Pero cuando está a punto de lastimar a Victoria es asesinado por una figura fantasmal que decide cuidar a las niñas y adoptarlas como propias.

Los años pasan y su hermano Lucas (Nikolaj Coster-Waldau) sigue intentando descubrir su paradero y el de y sus sobrinas. Las niñas son finalmente encontradas en la cabaña, con severas secuelas psicológicas tras haber vivido aisladas de la civilización, lo que ha provocado que tengan un comportamiento más cercano al de un animal. A pesar de esto los psicólogos empiezan a notar avances en sus comportamientos y tras algunos días deciden que pueden ir a vivir junto a su tío. La novia de Lucas, Annabele (Jessica Chastain), no está segura sobre la idea, pero finalmente acepta que Victoria y Lily se muden a su casa. Sin embargo, no solo las niñas llegarán a este nuevo hogar, sino que estarán acompañadas de la misteriosa presencia que las cuidó durante esos años en el bosque, a la que Victoria y Lily llaman “mamá”.

Uno de los aspectos novedosos de la película es que Annabele sale del estereotipo de la protagonista de películas de terror contemporáneas, que generalmente es una mujer rubia, profesional, que representa la figura de la madre abnegada. El personaje de Chastain se aleja de este modelo y de hecho se muestra reacia a incluir a estas niñas dentro de su hogar, ya que ser madre está fuera de sus planes. Annabele termina aceptándolo principalmente para apoyar a su novio, que ha estado durante años en su búsqueda. La evolución del personaje es consecuencia de las dificultades que enfrenta al lidiar con las niñas y con la figura fantasmal que las acompaña. Poco a poco irá adquiriendo un espíritu maternal que la acercará a Lily y Victoria, debiendo lidiar con la presencia amenazante de esta otra “mamá”. Chastain, como es costumbre, realiza una buena labor en su rol como Annabele, y demuestra una gran química con las niñas que interpretan a Victoria y Lily (Megan Charpentier e Isabelle Nélisse, respectivamente).

Lamentablemente casi todos los demás aspectos caen en lugares comunes que ya han sido explorados por otras películas. Por ejemplo, el espíritu es en un principio desestimado por los personajes adultos, que atribuyen el comportamiento de los niños a un simple amigo imaginario. O que durante la película se lleve a cabo una investigación para descubrir la verdadera historia del fantasma, intentando dilucidar sus motivaciones, que dicen relación con algún asunto no resuelto. Investigación que termina llevando a los personajes al lugar donde ocurrió la fatal muerte de la persona en cuestión, y donde se lleva a cabo el clímax de la película. Además, en una de las escenas se recurre a un truco que ya se está convirtiendo en cliché dentro del género, como es la utilización del flash de una cámara para iluminar una habitación que está a oscuras.

Estos lugares comunes no son malos per se, siempre y cuando sean contrarrestados con una historia interesante y con una buena cuota de tensión. Sinister (2012), una película de terror estrenada el año pasado, también recurre a algunos de estos elementos, pero su gran virtud es que logra crear una atmósfera de terror que los deja en un segundo plano (la cinta se desinfla un poco hacia el final, pero no afecta el buen trabajo realizado antes). El problema de Mama es que no es capaz de crear esa tensión, ya que su principal técnica para asustar consiste en mostrar algo de forma sorpresiva junto a un estruendo que obligue al espectador a saltar. Si uno quiere ese tipo de terror puede simplemente buscar videos en Youtube.

Y es una pena, ya que la película tiene los elementos para crear un mejor resultado. Tal vez su principal error sea el haber mostrado al fantasma casi de inmediato, incluso antes de que aparezcan los créditos iniciales. Perfectamente podrían haber retrasado la revelación del espectro, sugiriendo su presencia con otros elementos como el diseño de sonido. Este elemento en particular es bastante efectivo, ya que le otorga un aspecto salvaje al fantasma, utilizando sonidos que hacen recordar a un chacal o a una hiena, los que son complementados con unos sombríos llantos. Sugerir es a veces más efectivo que mostrar, y estos sonidos podrían haber sido una gran herramienta para alcanzar eso.

Además, la prematura aparición del fantasma se ve perjudicada por el diseño del espectro, ya que se recurre de forma abusiva a las herramientas digitales. Es cierto que hay elementos que son bastante efectivos, como su extrema delgadez, el cabello largo y la forma en que se mueve, pero el CGI lo hace ver demasiado etéreo y artificial, incluso para un fantasma. Esto se acentúa durante el tercer acto de la película, donde las apariciones son más prolongadas y uno puede ver con más detención su aspecto. Sin mencionar una escena que provoca más risa que miedo, en la que el pelo del fantasma se arrastra por el piso de forma amenazante.

PD: Esto no llega a tener la trascendencia para listarlo como un elemento que le quite valor a la película, pero me quedó rondando lo ilógico del asunto. Se supone que la búsqueda de Jeffrey y sus hijas tomó cinco años, período en el cual se fueron revisando numerosos sectores de un determinado mapa. Pero, ¿por qué revisar esas zonas? ¿Y por qué durante tanto tiempo? Como se muestra al comienzo de la película, el automóvil de Jeffrey fue encontrado recién en el quinto año, el mismo día en el que encontraron a las niñas. Si no sabían dónde estaba el vehículo, o siquiera que había sufrido un accidente, ¿por qué gastar tantos recursos durante tanto tiempo explorando esa zona en particular? Perfectamente Jeffrey podría haber salido del estado o condado y estar viviendo junto a sus hijas en otra ciudad. No existía indicio alguno para creer que debían alargar tanto la búsqueda, ya que no había pistas que los llevaran a concluir que estaban en esos bosques. ¿Toda esa búsqueda se basó entonces en una corazonada? No es una manera muy inteligente de llevar a cabo una búsqueda tan cara.

Anuncios

3 pensamientos en “Mama (2013)

  1. Pingback: The Babadook (2014) | sin sentido

  2. Pingback: Lights Out (2016) – sin sentido

  3. Pingback: It (2017) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s