Il futuro (2013)

ImageEra cuestión de tiempo para que la obra de Roberto Bolaño llegara a la pantalla grande. Durante la última década el escritor chileno ha recibido numerosas alabanzas a lo largo del mundo, sobre todo en Estados Unidos y España. La pregunta radicaba más bien en cuál de los trabajos de Bolaño iba a servir como base para la película, y quién iba a ser el encargado de filmarla. La tarea fue adoptada por Alicia Scherson, cineasta chilena responsable de cintas como Play (2005) y Turistas (2009), quien escogió el libro Una novelita lumpen, quizás no tan conocida como Los detectives salvajes o 2666, pero con una trama y número de personajes que la convierten en una obra ideal para ser adaptada al cine.

Titulada Il futuro (El futuro), la película muestra a Bianca (Manuela Martelli) y Tomás (Luigi Ciardo), dos jóvenes italianos que quedan huérfanos luego que sus padres fallecieran en un accidente automovilístico. Los hermanos deben afrontar esta soledad que los golpea de improviso, viviendo por su cuenta e intentando hacer rendir la escasa pensión de orfandad que reciben. Pero las necesidades económicas son mayores, por lo que Bianca consigue un trabajo en una peluquería y su hermano en un gimnasio. Es allí donde Tomás conoce a dos jóvenes que dicen ser “hermanos de sangre”, con quienes comienza a entablar una amistad. Como no tienen dónde ir, Tomás les ofrece alojamiento en su casa, lo que no agrada mucho a Bianca. El tiempo pasa y Bianca comienza a acostumbrarse a la presencia de estos inquilinos, llegando incluso a tener sexo con ellos.

Un día, Tomás y sus amigos conversan con Bianca y le cuentan acerca de un plan que tienen para mejorar la situación económica de los cuatro. Por su trabajo en el gimnasio, los jóvenes conocieron a un actor retirado –conocido como Maciste (Rutger Hauer), el nombre de un personaje con el que protagonizó varias películas durante los años 60- al que le arreglaron las máquinas de ejercicio que tenía en su mansión. El actor es un viejo que nunca sale de su casa y es muy desconfiado, por lo que creen que en vez de tener su dinero guardado en un banco lo debe tener escondido en una caja fuerte que está en algún lugar de la mansión. El plan consiste en que Bianca vaya a la casa de Maciste ofreciéndole sus servicios sexuales, lo que le dará la oportunidad de buscar la caja fuerte y robar su fortuna.

En términos de trama la película es una fiel adaptación de Una novelita lumpen, manteniendo intactos los pilares sobre los que descansa. De hecho en la cinta se utilizan algunos pasajes extraídos de forma literal del libro durante la narración de Bianca. Es cierto que hay algunos elementos que no se incluyeron en la película, y otros que fueron cambiados, pero estos constituyen más bien aspectos accidentales que no afectan la calidad de la adaptación. Lo que es mucho más relevante es que Il futuro logra transmitir de forma muy efectiva la oscuridad de la historia y lo que está viviendo la protagonista. La atmósfera que se logra a través de la iluminación, la fotografía y el diseño de sonido permite entender el estado emocional de Bianca sin tener que abusar de la narración en off.

Bianca y su hermano están a la deriva, enfrentados a un mundo que antes recorrieron en compañía –y con la protección- de sus padres, pero que ahora se presenta de forma hostil ante ellos. Ambos están en búsqueda de afecto: Tomás lo busca en la compañía y aceptación de sus nuevos amigos, mientras que Bianca recurre a la presencia de Maciste. Pero en uno y otro caso el afecto es ilusorio. Surge como un remedio improvisado para la soledad que los aqueja. Tomás y Bianca se aferran a estas relaciones como un náufrago a un pedazo de madera, porque es lo único que tienen a mano. La novela, y por consiguiente la película, es bastante cruda en este sentido.

Manuela Martelli logra un gran trabajo interpretando a Bianca, un papel bastante complejo ya que debe cargar sobre sus hombros con gran parte de la película. Por fortuna Martelli es acompañada por el holandés Rutger Hauer, cuya sola presencia llena la pantalla del aire amenazante y misterioso que requiere el personaje de Maciste. La imponente figura de Hauer evoca el glorioso pasado de su personaje, ese que participó de exitosas películas y que llegó a convertirse en Mister Universo. Una situación similar a las ruinas que pueblan la ciudad en la que está ambientada la película, vestigios de una época dorada que ya no volverá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s