Before Midnight (2013)

ImageEl caso de la trilogía Before Sunrise es bastante particular. En primer lugar, estas películas escapan de los géneros que normalmente se transforman en sagas cinematográficas. Por lo general los géneros que dan origen a múltiples secuelas están más cerca de la ciencia ficción, la fantasía, el terror o la acción, que de las películas románticas. Este punto se acentúa más si tenemos en cuenta que la saga dirigida por Richard Linklater está construida principalmente sobre las conversaciones de los protagonistas, dejando de lado tramas complejas y múltiples personajes. Además, esta trilogía se ha ido construyendo a lo largo de 18 años, ya que cada una de sus partes fue estrenada con nueve años de separación. Normalmente las películas que forman parte de sagas cinematográficas no son estrenadas con tanta lejanía, llegando incluso a casos extremos en los que cada año sale una nueva parte. Pero son precisamente estas diferencias las que hacen de estas tres películas algo tan especial.

Este proyecto nació hace ya casi veinte años, con el estreno de Before Sunrise (1995). La película muestra a dos jóvenes, Jesse (Ethan Hawke) y Celine (Julie Delpy), que viajan en un tren por Europa. Los personajes se conocen por mera casualidad, y al conversar se dan cuenta de que existe química entre ellos. Jesse es un estadounidense que debe volver a su país al día siguiente, mientras que Celine es una francesa que viaja de vuelta a París para poder reiniciar sus clases en la universidad. Al notar que se produjo una conexión entre ambos, los jóvenes deciden bajarse en Viena para seguir conversando durante toda la noche, hasta que Jesse deba ir al aeropuerto para regresar a Estados Unidos. A medida que van revelando más de sus vidas y aspiraciones, los personajes se enamoran entre sí, y para no tener que lidiar con los problemas de una relación a larga distancia, acuerdan reencontrarse dentro de seis meses en la misma ciudad.

Dado que la película termina con un final abierto, en el que los personajes se separan con la promesa de volver a verse dentro de un año, el objetivo de la siguiente cinta, Before Sunset (2004), consistía en revelar si esa promesa se había cumplido o no. En los primeros minutos de esa película descubrimos que debido a la muerte de su abuela, Celine no pudo ir a Viena la fecha que habían fijado, por lo que ambos personajes estuvieron incomunicados durante nueve años. Solo gracias a que Jesse escribió un libro sobre la experiencia que habían vivido, Celine pudo contactarse nuevamente con él, esta vez en París. El problema es que durante todo este tiempo las vidas de Jesse y Celine fueron desarrollándose por separado, por lo que al reencontrarse cada uno está envuelto en una relación propia, y en el caso de Jesse incluso tiene un hijo.

La segunda película también termina con un final abierto, ya que si bien se muestra a Jesse y a Celine reconociendo que durante todos estos años siguieron amándose, no se aclara si esto significa que renunciarán a sus parejas para iniciar una relación entre sí o si es algo efímero. Bueno, tuvieron que pasar nueve años más para descubrirlo, con el estreno de Before Midnight (Antes de la medianoche). En esta tercera cinta los personajes se encuentran nuevamente en Europa, específicamente en Grecia, y se muestra que tras el final de la segunda película Jesse y Celine optaron por la primera de las opciones. Jesse se divorció de su esposa y se fue a vivir a Francia junto a Celine, con quien tiene dos hijas. A pesar de la distancia que los separa, Jesse aún tiene contacto con su hijo, a quien vemos durante los primeros minutos de la película, justo cuando su padre lo va a dejar al aeropuerto para que regrese a Estados Unidos.

Al igual que las películas anteriores, en Before Midnight vemos cómo los dos personajes conversan mientras recorren una ciudad europea determinada, en un diálogo donde conocemos la forma en que ambos ven el mundo y se relacionan entre sí. Pero como nueve años no pasan en vano, en esta cinta la situación de los personajes ha cambiado sustancialmente, por lo que el enfoque de sus diálogos es distinto. Mientras en Before Sunrise se exploraba cómo Jesse y Celine se conocían y enamoraban, y en Before Sunset los veíamos reencontrándose tras varios años sin verse, en Before Midnight se muestra cómo ha resultado la relación entre ambos después de la segunda película. A medida que la película avanza, vamos descubriendo que las cosas entre Celine y Jesse no andan muy bien, y que su relación se ha ido desgastando con el pasar de los años. Atrás quedaron los jóvenes enamorados que se despedían de forma desesperada en la estación de trenes de Viena, o los treintañeros que volvieron a sentir el amor que habían creído perdido gracias a una canción.

Uno de los aspectos que me gustó de la segunda película de esta saga fue que enfrentaba a sus personajes a la cruda realidad, y esto es algo que la tercera parte potencia bastante. Mientras la primera cinta era una historia donde se mostraba que el amor podía surgir en los momentos menos esperados, y lo representaba a través de dos jóvenes soñadores, en Before Sunset Jesse y Celine se ven más cautos, más calculadores. Como cada uno tiene una vida propia, y tiene sus propias responsabilidades, el reencontrarse con la persona que habían conocido nueve años atrás es algo que los entusiasma pero no los vuelve locos. Es cierto que terminan renunciando a sus respectivas relaciones para iniciar una vida juntos, pero esta decisión no está exenta de repercusiones, y son esas repercusiones las que vemos en Before Midnight.

El conflicto que se da entre los protagonistas no es presentado de forma inmediata, sino que se va insinuando a medida que la película avanza. La cinta parte de forma bastante calmada, con conversaciones “mundanas”, del día a día. En estos primeros minutos notamos que la química entre Jesse y Celine persiste luego de todos estos años, y que todavía son capaces de descubrir cosas nuevas uno del otro. Pero poco a poco comienzan a aflorar algunos comentarios e indirectas que revelan ciertos problemas en la pareja. Esto se nota bastante en ciertas cosas que Celine dice a modo de broma mientras comen con unos amigos, donde se ve que Jesse se siente bastante incómodo ante tales palabras. Es en esta escena –que dicho sea de paso se arriesga al incluir a más personajes en una trilogía que se ha caracterizado por la presencia casi exclusiva de sus dos protagonistas- donde se van dando a conocer algunos de los aspectos que posteriormente harán estallar una discusión bastante cruda entre Celine y Jesse.

La gran dicotomía que se puede ver en esta trilogía es la que se da entre el idealismo y el pensamiento más práctico o aterrizado. ¿Es posible que una pareja pueda mantenerse a lo largo del tiempo exclusivamente gracias al amor? Con una primera película que se mostraba bastante optimista respecto a esta pregunta, la saga ha ido haciéndose cada vez más dura, y por lo tanto real. En la trilogía se ha demostrado que las relaciones sentimentales no están exentas de problemas, y que lo que podía parecer bastante bueno en un comienzo no necesariamente se mantendrá así con el pasar de los años. Tarde o temprano aparecen las diferencias de opinión, los detalles que se vuelven insoportables o simplemente el tedio de la rutina. ¿Significa esto que se ha renunciado al idealismo que se mostraba en Before Sunrise? Creo que no. Ese optimismo sigue ahí, pero claramente más disminuido que antes.

En cuanto a la dirección, esta película continúa con la línea de sus antecesoras. Los grandes pilares de la trilogía son los diálogos y las actuaciones, por lo que Richard Linklater opta por una dirección bastante sobria, no muy llamativa. Para conseguir un efecto más natural en las conversaciones de los personajes se utilizan unos planos bastante largos, lo que les otorga mayor fluidez. La cámara se comporta como un testigo de lo que está ocurriendo, por lo que se limita a seguir a Jesse y Celine mientras caminan por las calles de la ciudad. Si bien los diálogos y actuaciones tienen un rol fundamental en estas películas, de todas formas Linklater se ha encargado de crear momentos visuales de gran calidad. En Before Sunrise, por ejemplo, está esa gran escena en la que los personajes escuchan un disco en la cabina de una tienda de música, o los planos que se muestran hacia el final de la película, donde uno puede ver los lugares en los que Jesse y Celine habían estado horas atrás. Aunque Before Midnight es una buena película, ninguna de sus escenas está a la altura de los momentos mencionados.

Anuncios

Un pensamiento en “Before Midnight (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2013 | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s