Aftershock (2013)

ImageEl cine chileno no ha sido desarrollado en su totalidad. Es cierto que en los últimos años se han estrenado películas que han tenido un buen pasar por festivales a lo largo del mundo, pero la cinematografía de un país no solo consiste en dramas que exploran el día a día de algún personaje complejo y perturbado. Los países necesitan además desarrollar su cine de género, las grandes producciones, el cine palomitero. Directores como Ernesto Díaz Espinoza, Pablo Illanes o Jorge Olguín han intentado crear películas que apuntan a esto, pero aún se trata de un área poco explorada en el cine nacional. Es por eso que llama la atención el esfuerzo de Nicolás López por crear una película que mezcla el cine de catástrofe y el de terror, con miras a dar vida a algo que el director llama “Chilewood”.

La película, titulada Aftershock, es protagonizada por dos chilenos, Ariel (Ariel Levy) y Pollo (Nicolás Martínez), y un estadounidense apodado “Gringo” (Eli Roth). El trío está de vacaciones y van de una fiesta a otra, intentando pasarla bien y conocer mujeres. En una de estas fiestas conocen a tres extranjeras –Monica (Andrea Osvárt), Irina (Natasha Yarovenko) y Kylie (Lorenza Izzo)- a quienes convencen de acompañarlos a Valparaíso a pasar algunos días. La ciudad rápidamente conquista a los turistas, que se dedican a recorrer sus calles por el día y a ir a fiestas en la noche. Sin embargo, la diversión es interrumpida cuando el país es azotado por un devastador terremoto y el caos se apodera de la población. Los personajes no solo tendrán que lidiar con la fuerza de la naturaleza, sino también con la histeria de las demás personas, sobre todo tras enterarse que el sismo provocó una masiva fuga de la cárcel de la ciudad.

La trama parte de una forma bastante distendida, casi como una comedia tipo The Hangover. La idea es que uno conozca al trío protagonista y sus personalidades. Ariel está obsesionado con su exnovia, y está la mayor parte del tiempo pendiente de su celular para ver su cuenta de Twitter o revisar sus mensajes de texto; Pollo es el hijo de un importante empresario y su única preocupación es pasarlo bien; Gringo, por su parte, acaba de separarse y trata de empezar una nueva vida, partiendo por disfrutar sus vacaciones en este país. Aunque las intenciones son buenas, la verdad es que los personajes no generan mucha empatía, y esta media hora antes del terremoto se hace bastante larga. Ni siquiera las tres extranjeras que conocen logran provocar interés, ya que a pesar de su atractivo físico no tienen mucho que ofrecer en términos de personalidad.

Pero como esto es una película que mezcla el género del terror con el cine de catástrofes, la falta de empatía no significaba un problema demasiado grande, ya que tarde o temprano comenzarán a morir. Algo similar a la película Baby Shower (2011) de Pablo Illanes, donde las muertes funcionan como una pequeña satisfacción debido a lo desagradable de sus personajes. El problema es que en Aftershock las muertes no son vistas de esta forma, y están diseñadas para que el espectador se sienta mal cuando uno de sus personajes es aplastado por algún escombro. Cuando uno de ellos muere, la música y las expresiones de sus amigos buscan crear una atmósfera solemne. Estas escenas no tienen mucha efectividad, ya que como señalé, la primera media hora de la película no es capaz de lograr una conexión entre los personajes y la audiencia. Es muy difícil sentir pena por la muerte de un personaje que hace 20 minutos se comportaba como un completo imbécil.

La película no es capaz de seguir algún tipo de estilo coherente, por lo que va variando entre momentos que intentan ser graciosos (un cameo de la cantante estadounidense Selena Gomez, o la incorporación de un personaje llamado Russell Dazzle) a otros derechamente perturbadores (una violación, o mostrar a un bebé muerto dentro de un automóvil). Supongo que este cambio tan drástico de tono intenta resaltar el terror de la segunda mitad de la película, generando un contraste con una primera parte que es más relajada, pero el cambio es tan severo que lo que más provoca es extrañeza. Hay algunas escenas donde se intenta reflejar algo del drama social que un terremoto puede generar, como la paranoia y la desesperación por sobrevivir, las cuales pierden su fuerza cuando son sucedidas por escenas que apuntan más al gore o a lo sádico. En Aftershock además se deja claro que los sucesos, sean naturales o producto del ser humano, no discriminan, y hasta los personajes que no son completos idiotas pueden llegar a morir.

Las actuaciones tampoco son muy buenas. Eli Roth vuelve a demostrar que su lugar debe estar tras las cámaras, y Ariel Levy, aunque no cae en las exageraciones de la trilogía Qué pena tu vida, es otro de los puntos bajos de la película. Es decir, sin personajes simpáticos ni interesantes, y con actuaciones que no logran convencer, a Aftershock solo le queda la premisa, la violencia gráfica y los efectos especiales. Este último punto está mucho mejor logrado que las actuaciones, ya que sin tener un presupuesto elevado, la película logra transmitir que la historia transcurre en un Valparaíso azotado por un terremoto.

En definitiva, aunque la premisa era interesante, el resultado es bastante irregular. Uno de sus principales puntos negativos es la indecisión al momento de escoger un tono, lo que hace que la película quede a medio camino de una película genuinamente seria o de una que usa los elementos del género para jugar con ellos. Cuando vi el tráiler pensé que la película sería horriblemente mala, pero no resultó serlo. Sin embargo, esto no es necesariamente algo positivo, ya que existen varias películas que reconocen sus falencias y se valen de ellas para ser entretenidas y memorables (véase el caso de Sharknado).

PD: Ah, y cuidado con algunos trailers que hay en internet. Uno de los que vi mostraba el final de la película.

Anuncios

4 pensamientos en “Aftershock (2013)

  1. Pingback: Videoclub (2014) | sin sentido

  2. bueno lo que a mi realmente no me me gusto de la pelicula fue sus muertes comoo el krimero que murio fue ariel la segunda muerte no me facino mucho por que sabiendo que el gringo tenia una hija no seria muy cruel al igual como cuando pasan el video de el hijo de la ruza enserio que cruel dos niños pasados en ecena y sus padres terminan muriendo enserio mi opinion es que almenos uno fuera sobrebibido
    o mejor dico el gringo y la ruza

  3. Pingback: The Stranger (2014) | sin sentido

  4. Pingback: Knock Knock (2015) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s