Gravity (2013)

gravity-posterSiete años pasaron desde su última película, pero valió la pena. El director mexicano Alfonso Cuarón, responsable de títulos como Y tu mamá también (2001), Harry Potter and the Prisoner of Azkaban (2004) o Children of Men (2004), ha vuelto con una cinta que ha conquistado no solo a la crítica, sino que al público. En un suceso que no es del todo común en el cine, Gravity (Gravedad) ha liderado la taquilla estadounidense y actualmente posee un 97% de comentarios “frescos” en Rotten Tomatoes, transformándose en una de aquellas cintas que logran ese complicado objetivo de satisfacer a dos grupos de personas que la mayoría del tiempo parecen transitar por veredas opuestas.

La historia es protagonizada por la doctora Ryan Stone (Sandra Bullock), una científica que se encuentra en su primera misión en el espacio exterior. Aunque la película no especifica cuáles son exactamente sus conocimientos, se menciona que es una especialista cuyas habilidades son muy útiles para la NASA, por lo que los está ayudando en la reparación de algunos de sus artefactos. Para llevar a cabo su trabajo, Stone cuenta con la cooperación de un astronauta veterano llamado Matt Kowalski (George Clooney), quien se encuentra en su última misión antes de jubilarse. Sin embargo, la situación de los personajes se complica cuando los restos de un satélite ruso se dirigen a gran velocidad hacia donde están. El impacto del satélite provoca grandes daños en el transbordador que están usando, mientras que Stone es expulsada hacia el espacio sin poder detenerse. Durante el resto de la cinta, Stone y Kowalski deberán luchar para poder resistir en un lugar cuyas condiciones son extremadamente perjudiciales para toda forma de vida.

Gravity ha sido catalogada en varias partes como una película de ciencia ficción, pero esa denominación no es exacta. La ciencia ficción se caracteriza por mostrar adelantos tecnológicos sorprendentes, ya sea que la historia esté ambientada en el pasado, en el presente o en el futuro. Armas de rayos láser, máquinas del tiempo, naves intergalácticas, son algunos de los artefactos que se pueden encontrar en ese tipo de películas. Si uno ve la tecnología que existe en Gravity,  se puede dar cuenta que todo lo que se muestra en la cinta (transbordadores especiales, trajes de astronauta, satélites, estaciones espaciales, e incluso mochilas de propulsión) corresponde a dispositivos que existen en la realidad. La película no busca imaginar cómo será la tecnología en el futuro, ni mejorar los adelantos científicos ya existentes, sino que utilizar lo que tenemos en la actualidad.

Por eso, lo más correcto sería decir que Gravity pertenece a un género como el techno-trhiller, que busca generar la ansiedad y adrenalina de los thriller a través de una gran presencia de detalles técnicos. Pero incluso esta categorización se queda corta. Examinando los elementos esenciales de la película, se puede concluir que ésta pertenece más bien a aquellas cintas de supervivencia donde los personajes deben luchar contra las inclemencias de la naturaleza para poder subsistir. La situación que enfrentan Stone y Kowalski es muy parecida a la de un par de náufragos que quedan a la deriva luego de que su barco se ha hundido. De hecho, en Gravity el entorno es mucho más peligroso, ya que como se aclara en los primeros minutos de la cinta, “la vida en el espacio es imposible”.

La película parte de esta afirmación para entregar un muy efectivo relato en el que su protagonista deberá hacer de todo para sobrevivir. La vastedad del universo actúa como un escenario ideal para transmitir la ansiedad y el horror que experimenta Stone en los noventa minutos que dura la cinta. Cuarón echa mano a aspectos como la falta de oxígeno, la interrupción de las comunicaciones y la gravedad cero con el objetivo de capturar la atención del espectador y mantenerlo en una tensión casi constante. Cuando aparecen los créditos finales, lo único que se podemos hacer es suspirar.

Desde un punto de vista técnico la cinta es impecable. Gravity abre con un complejo plano secuencia que comienza mostrando a la Tierra y al transbordador en el que viajan los personajes, el cual surge como un punto a lo lejos pero que poco a poco se va acercando a la cámara. Una vez que ocupan la totalidad de la imagen, los personajes se dedican a reparar un telescopio y a interactuar entre ellos, mientras la cámara flota de un lado a otro, creando -sin necesidad de cortes- unas composiciones que van desde planos generales hasta planos detalles. Eso sí, esta prolongada secuencia no llega a ser tan espectacular como las que el director hizo en Children of Men. Dado que Gravity fue filmada utilizando una enorme presencia de pantalla verde y efectos digitales, las posibilidades de crear un plano secuencia como el del principio son mucho mayores que las que tenía Cuarón mientras hacía su anterior película. En Children of Men estaba limitado por el espacio físico en el que fueron filmadas las escenas, lo que no ocurre en esta película, en donde la preponderancia de efectos digitales la asemejan incluso a una película animada. A diferencia de su anterior película, donde la cámara debía filmar durante toda la duración del plano secuencia, en Gravity los cortes se pueden hacer de forma imperceptible, intercalando planos de los actores de carne y hueso con imágenes digitales del transbordador o de la Tierra, para volver nuevamente a planos de los actores.

La atmósfera que logra crear la película se debe en gran parte al diseño de sonido. Como las ondas sonoras se deben propagar a través de algún medio que genere vibración (agua, aire), es imposible que los sonidos puedan ser escuchados en el espacio (como bien decía la famosa frase publicitaria de Alien [1979]). Para solucionar este inconveniente, los realizadores de Gravity optaron por una solución que satisface las necesidades artísticas así como el anhelo de realismo. Cada vez que la protagonista está en su traje espacial y su cuerpo es impactado por algún objeto, los sonidos generados son similares a los que uno sentiría si estuviera bajo el agua. Esto, si entendí bien, se debe a que el sonido viaja desde el lugar impactado (la mano, si la protagonista se agarra de algo) y viaja hasta sus oídos a través del aire que está al interior de su traje de astronauta. De esta forma, la onda sonora se escucha algo más lenta y con mayor eco que si estuviera en condiciones normales.

Esto se complementa con otros dos elementos sonoros. En primer lugar, se aumenta la magnitud de los sonidos provocados por los personajes al momento de hablar o respirar. Cuando la protagonista es expulsada hacia el espacio luego del impacto del satélite ruso, la intensidad de la escena se logra gracias a la voz desesperada de Sandra Bullock y a su respiración agitada. En algunos momentos incluso se pueden escuchar los latidos acelerados de su corazón. Todo esto hace que la angustia aumente y que el sentimiento de aislamiento sea palpable para los espectadores. El segundo elemento corresponde a la banda sonora, que fue compuesta por Steven Prince. La música mezcla instrumentos tradicionales (violines, percusión) con algunos sonidos generados por elementos tecnológicos (radares, radios), en un estilo similar al que Trent Reznor y Atticus Ross usaron para la banda sonora de The Social Network (2010).

Aunque la película recurre bastante a la tensión y a la desesperación a lo largo del metraje, también se permite algunos momentos de calma. Esto ya que el personaje principal necesita ser desarrollado, o de lo contrario se convertiría simplemente en un instrumento de la trama. Cuando no está girando indefensa en el espacio, la protagonista tiene algunas escenas de introspección que le otorgan una mayor profundidad a la historia. Es en momentos como éstos donde aprendemos que Stone tuvo una hija que murió en un accidente, y que desde aquel día su vida ha transcurrido casi por inercia, por lo que la situación que enfrenta en la película le sirve para replantear algunas preguntas que tenía respecto a ella misma y a algunos aspectos más espirituales. Estas reflexiones no solo se exploran a través del diálogo, sino también visualmente, con momentos donde la protagonista emula la imagen de un feto en el vientre materno o la de un organismo que va evolucionando biológicamente. Gravity se da el lujo incluso de tocar algunos temas relativos a la religión, con mucha más sutileza que Life of Pi (2012), por cierto. Sandra Bullock logra una actuación convincente en todas estas escenas, otorgándole una importante carga emotiva a la película.

Si bien la cinta busca ser lo más realista posible, aún así tiene algunos errores. Por ejemplo, el cabello de la protagonista se queda totalmente quieto cuando está en gravedad cero, mientras que la órbita de la estación espacial internacional no es la misma que la del telescopio Hubble. Pero este tipo de errores solo podrían llegar a desconcentrar a alguien con conocimientos avanzados en la materia, como al astrofísico Neil deGrasse Tyson, y en ningún caso a un espectador promedio. Lo relevante es que la cinta cumple con el realismo de lo que realmente importa, como la imposibilidad de que un objeto deje de moverse en el espacio sin la acción de una fuerza opuesta. Cuando la protagonista sale expedida hacia el espacio, la única opción de detenerse es que alguien o algo interrumpan su trayecto. De lo contrario, seguirá flotando a la deriva para siempre.

Gravity es una experiencia que debe ser vivida en el cine, en un ambiente donde seamos capaces de sumergirnos en la película. Es de esos espectáculos que no ocurren muy seguido, pero que cuando tenemos el privilegio de disfrutarlos nos hace recordar por qué nos gustan tanto las películas.

PD: Aunque suene difícil de creer, una de las escenas en la película es similar a algo que ocurre en Wall-E (2008). ¿Coincidencia u homenaje?

Anuncios

4 pensamientos en “Gravity (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2013 | sin sentido

  2. Pingback: All Is Lost (2013) | sin sentido

  3. Pingback: Interstellar (2014) | sin sentido

  4. Pingback: The Martian (2015) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s