The Lone Ranger (2013)

ImageEn un Hollywood donde las adaptaciones de obras preexistentes son el pan de cada día, no pareció extraño que Disney hubiese decidido revivir al Llanero Solitario, el héroe enmascarado que tuvo su época de gloria durante los años 30 y 50 del siglo pasado. El proyecto estuvo a cargo del productor Jerry Bruckheimer, quien con el objetivo de igualar el enorme éxito que tuvo con Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl (2003), decidió contar con la ayuda de otras personas que trabajaron en aquella cinta. Así, la dirección quedó en manos de Gore Verbinski, el guion fue escrito por Teddy Elliott y Terry Rossio, y uno de los roles protagónicos fue asignado a Johnny Depp.

Todo parecía indicar que la película tendría un desempeño si no exitoso, a lo menos rentable. Sin embargo, la cinta fue un fracaso en la taquilla. Con un presupuesto superior a los 200 millones de dólares, The Lone Ranger solo recaudó 89 millones en Estados Unidos. Además, la película fue destrozada por la crítica especializada, teniendo un 31% de comentarios positivos en Rotten Tomatoes. Aunque su desempeño en el extranjero fue un poco mejor, nadie puede negar que el resultado no cumplió las expectativas de Disney. Ni la enorme cantidad de publicidad ni los reconocidos nombres involucrados en el proyecto fueron capaces de evitar el descalabro. No pienso aventurarme en una hipótesis sobre la razón de este fracaso, ya que se ha escrito mucho sobre el tema y no tengo los conocimientos comerciales necesarios. Lo que quiero hacer es simplemente ver cuál es la calidad de esta cinta, con presidencia del aspecto monetario.

La historia es protagonizada por John Reid (Armie Hammer), un abogado que viaja en tren a Texas para ocupar el puesto de fiscal de un pequeño pueblo en el desierto. John es un hombre culto que cree en el poder de la ley y la justicia, por lo que busca terminar con prácticas como el uso de armas de fuego o la venganza de propia mano. En el tren viajan además dos criminales: un desalmado asesino llamado Butch Cavendish (William Fichtner) -quien será ejecutado en la horca cuando llegue al pueblo- y un excéntrico indio conocido como Tonto (Johnny Depp). Sin embargo, Cavendish logra escapar gracias a la ayuda de sus secuaces, escapando al desierto en sus caballos. John decide acompañar a su hermano Dan, el sheriff del pueblo, para atrapar a Cavendish, pero el grupo de búsqueda es emboscado por los criminales y son asesinados.

Aunque todo parece perdido, un caballo místico le salva la vida a John, quien se convierte así en un “espíritu caminante”. Tonto, quien había logrado escapar de la comisaría del pueblo, se une a John en su deseo de venganza, emprendiendo un viaje en busca de Cavendish y sus secuaces. Pero los personajes no tardarán en descubrir que la situación es más compleja de lo que creían, cuando entren en la dinámica elementos como la avaricia y la explotación de los más débiles. De esta forma, John y Tonto se convertirán en justicieros que harán todo lo posible por impedir una inminente guerra entre colonos e indígenas.

A pesar de las malas críticas que recibió The Lone Ranger, la película me sorprendió bastante ya que tiene momentos muy entretenidos. Como los responsables de la cinta trabajaron en la franquicia de Pirates of the Caribbean, la historia mezcla géneros como la aventura, la acción y la comedia en secuencias de gran dinamismo. El humor de la película se basa principalmente en el slapstick, es decir, en el humor físico. Los mejores chistes provienen de la interacción entre los personajes de John y Tonto, quienes a lo largo de la película pasan de un aprieto a otro. Al igual que su Jack Sparrow, el Tonto de Johnny Depp se caracteriza por una apariencia estrafalaria, unos movimientos corporales llamativos y una actitud despreocupada que contrasta con el peligro al que está expuesto. Dado que su humor depende de elementos visuales, la influencia de Buster Keaton es innegable, sobre todo si tomamos en cuenta las escenas que involucran a Tonto arriba de un tren en movimiento (las secuencias de acción que tienen lugar durante los últimos minutos de la película parecen una versión de The General [1926] con esteroides).

Las influencias de la película no solo abarcan a los comediantes del cine mudo. Al ser un western, la cinta también hace algunos guiños a directores de este género, como John Ford o Sergio Leone. De Ford se puede notar la elección del tipo de desierto en el que está ambientada la historia, con formaciones rocosas como las que se ven en algunos de sus western más conocidos. Incluso hay referencias específicas a algunos de sus filmes, como la escena de The Searchers (1956) donde se muestra una granja incendiada después del ataque de un grupo de indígenas. Pero los guiños más directos son hacia el trabajo del italiano Sergio Leone. En una escena se puede ver cómo Tonto lleva una sombrilla mientras cruza el desierto con su caballo, al igual que Eli Wallach en The Good, The Bad and The Ugly (1966). En una secuencia posterior se muestra a John llevando a un prisionero a través del desierto, atado con una cuerda mientras él va cómodamente en su caballo, como ocurría con Wallach y Clint Eastwood en la misma película. La influencia de Leone no solo se queda en detalles como estos. El tema de los ferrocarriles y la avaricia, que constituyen los grandes pilares de la trama, son una clara referencia a la película Once Upon a Time in the West (1968), donde los villanos de la historia también están materializados en dos figuras muy contrapuestas: un cruel pistolero y un empresario sin escrúpulos.

Pero lo que sirve como tema central en Once Upon a Time in the West no tiene necesariamente la misma eficacia en una película como The Lone Ranger. Temas como la construcción de líneas férreas, la propiedad de bienes raíces, el conflicto entre blancos e indígenas o la codicia empresarial parecen fuera de lugar en una cinta producida por el estudio Disney, donde sus primeros minutos nos hacían esperar algo más cercano a Pirates of the Caribbean. Los enredos conspirativos y líos mercantiles contrastan demasiado con la simpleza de las escenas cómicas de Depp y Hammer, lo que genera una especie de esquizofrenia temática. El guion de la película no posee la fluidez de las cintas protagonizadas por Jack Sparrow, donde los conflictos son fáciles de entender y son coherentes con el tono general del filme. Creo que el ejemplo más claro de esta irregularidad en el tono de The Lone Ranger se puede ver en lo que ocurre cuando el personaje de Tonto descubre que su pueblo ha sido masacrado por el ejército estadounidense. El momento es en un principio mostrado como algo solemne, emotivo, pero no tarda mucho en ser finalizado con un chiste infantil que me descolocó por lo inoportuno que fue.

A esto se suma una violencia que refleja mucho más la confusión de la película por el tono que pretende alcanzar. Aunque su calificación por la MPAA es la misma que las películas de Pirates of the Caribbean (PG-13), el tipo de violencia mostrada en The Lone Ranger es mucho más cruda. No soy una persona conservadora, de hecho me gusta el gore, pero esta cinta fue publicitada como un producto familiar, basado en un héroe que se caracterizaba por tener aventuras casi inofensivas. Es por eso que choca ver la sangre volando cuando algún personaje recibe un disparo o que se haga referencia a acciones como el canibalismo. Esto se podría contraargumentar diciendo que en películas de acción como Indiana Jones el nivel de violencia es similar, pero esta afirmación no es del todo correcta. Es cierto que en las cintas de Indiana Jones se muestran muertes, sangre e incluso gore, pero las víctimas de todas estas acciones son en su gran mayoría los villanos que debe enfrentar el protagonista. En Raiders of the Lost Ark (1981), son los solados nazis quienes mueren de forma horrible cuando el Arca de la Alianza es abierta, no gente inocente. En The Lone Ranger, en cambio, gran parte de las muertes mostradas en pantalla corresponden a personajes que se pueden considerar buenos, como los rangers o los indígenas, lo que claramente tiene un impacto distinto a la muerte de un villano.

Hablando de indígenas, hay algunas escenas en que la interpretación de Depp como Tonto produce algo de incomodidad. Ya el hecho de que un actor blanco haga el papel de un indígena resulta curioso, sobre todo en Estados Unidos, donde conductas como el blackface (que un actor blanco se maquille y actúe como un afroamericano, realizando una actuación exagerada basada en un estereotipo racial)  se encuentran muy mal vistas en la actualidad. En la película, Tonto es mostrado como un personaje increíblemente excéntrico, que hace rituales extraños y que es incapaz de relacionarse de forma satisfactoria con las personas “normales”. Aunque posteriormente se explica que el comportamiento de Tonto se debe a un trauma de la niñez, y no al hecho de que es un indio, esta información no se da a conocer sino hasta la mitad de la película, lo que obliga a los espectadores a ver las escenas previas sin ningún tipo de contexto.

Aunque tiene elementos buenos y chistes muy graciosos, The Lone Ranger no llega al nivel de otras películas de Verbisnki como Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl o Rango (2011). El guion no es tan fluido como en las cintas mencionadas, debido principalmente a una trama demasiado compleja para un personaje como el Llanero Solitario, cuyas aventuras se caracterizaban por ser simples y fáciles de seguir. Además, el tono de la película es muy voluble, alternando entre escenas de un humor infantil a momentos de gran violencia, lo que refleja una gran confusión por parte de los responsables de la película en relación al tipo de producto que querían lograr. Y por si esto no fuera suficiente, la excesiva duración de la cinta (2 horas y media) tampoco le hace un gran favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s