Thor: The Dark World (2013)

ImageThe Avengers (2012) tuvo varios méritos. El más notorio fue haber sido la culminación de un proceso que se extendió durante años, a través de una serie de películas protagonizadas por personajes de Marvel que se reunieron en este blockbuster, en una convergencia cinematográfica de una escala nunca antes vista. Ligado a este punto se encuentra otro de sus logros, que consistió en alcanzar un efectivo equilibrio entre personajes muy diversos, con habilidades que iban desde personas con destrezas sobrehumanas hasta un verdadero dios que puede controlar el clima. Este dios es Thor, heredero del trono de Asgard y un personaje de enorme fuerza.

Como la segunda parte de The Avengers se estrenará recién en mayo de 2015, Marvel decidió seguir la misma estrategia que utilizaron durante su primera fase. Es decir, preparar el terreno con películas individuales de los personajes que participarán en la esperada reunión. Esta medida no es simplemente una estrategia para obtener el mayor número de ganancias de los fanáticos que irán al cine, o mejor dicho no es su único objetivo, sino que también apunta a otorgar a sus personajes la oportunidad de protagonizar historias por su cuenta, ya que es difícil lograr un desarrollo óptimo de cada uno de los superhéroes que aparecen en un proyecto como The Avengers. Esto se nota en la recién estrenada Thor: The Dark World (Thor: Un mundo oscuro), en la que el personaje principal no está “limitado” por sus compañeros humanos, lo que permite alcanzar una escala mucho que mayor que la mostrada en The Avengers o en la primera cinta del dios del trueno.

La película parte con un prólogo narrado por Odin (Anthony Hopkins), rey de Asgard, quien explica que hace eones se produjo una batalla entre su padre Bor y unas criaturas llamadas elfos oscuros. Liderados por Malekith (Christopher Eccleston), los elfos  buscaban destruir el universo y devolverlo a las tinieblas en las que estaba sumido antes de haber existido. Para esto contaban con un líquido denominado Aether, el cual tiene un gran poder destructivo. Sin embargo, los elfos fueron vencidos por el ejército de Bor, lo que obligó a Malekith a huir y dormir durante miles de años, esperando el momento indicado para su venganza. Dado que el Aether no puede ser destruido, Bor decidió esconderlo en un lugar en el que no pudiera ser encontrado por sus enemigos.

La situación se mantuvo en relativa calma durante miles de años, pero la alineación de los nueve reinos –los mundos que según la mitología nórdica se encuentran unidos por el árbol Yggdrasil- provoca algunas anomalías espacio temporales que llaman la atención de la científica Jane Foster (Natalie Portman). A través de un portal que se abrió en un punto de la ciudad de Londres, Jane es transportada al lugar donde estaba escondido el Aether, el cual entra a su cuerpo y amenaza con matarla. Thor (Chris Hemsworth) se da cuenta que su amada está en peligro, por lo que viaja a la Tierra para intentar ayudarla. Sin embargo, el Aether es demasiado poderoso y ninguno de los medios que tiene a su alcance parecen ser suficientes para curar a Jane. Por si fuera poco, el contacto de Jane con el Aether despierta a Malekith, quien intentará por todos los medios recuperar ese líquido y concluir lo que había iniciado hace miles de años.

Siguiendo la costumbre de las segundas partes, en Thor: The Dark World podemos ver a los personajes de la cinta anterior en una situación que alcanza una escala mayor, enfrentados a una amenaza que no habían visto antes. A diferencia del peligro que combatió en Thor (2011) o en The Avengers, que estaba limitado al planeta Tierra, en esta película el dios-superhéroe deberá impedir la destrucción del universo completo, representado por los nueve reinos ya mencionados. La cinta hace una buena labor mostrando el mayor tamaño de esta nueva amenaza, sin necesidad de recurrir a momentos como los que se ven en Man of Steel (2013), donde las miles de víctimas que pierden la vida son simplemente un telón de fondo para las peleas entre el héroe y el villano de la historia. Aunque el clímax de la cinta tiene lugar en una ciudad tan poblada como Londres, el guion se encarga de evitar catástrofes como las que se muestran en la película de DC/Warner jugando con las características anómalas que produce la alineación de los nueve reinos.

El mismo Thor adopta un deber de protección de los habitantes de la Tierra, optando por un plan que evite el mayor número de muertes posibles. De hecho este es uno de los conflictos que debe enfrentar el personaje durante la trama, ya que su forma de ver la amenaza es muy distinta a cómo la ve su padre. Mientras Odin quiere enfrentar a Malekith y a sus aliados en una batalla sangrienta, Thor prefiere usar su astucia, en una actitud que vuelve a confirmar el cambio de mentalidad que experimentó su personaje en la película anterior (desde un joven guerrero y arrogante a un dios con mayor conciencia y madurez). Esto permite que las escenas de acción tengan la pirotecnia que caracteriza a este tipo de blockbusters, pero sin la incomodidad moral que producía la excesiva destrucción mostrada en Man of Steel.

Si bien las secuencias de acción tienen un rol fundamental en la película, son las escenas cómicas las que se terminan robando el show. Siguiendo el espíritu mostrado en la cinta anterior, Thor: The Dark World es consciente de lo ridículo que puede llegar a ser la presencia de un dios nórdico en un mundo como el nuestro, por lo que se toma la libertad de incluir momentos humorísticos que juegan con este contraste. También se aprovechan algunas de las consecuencias de las películas anteriores, como el hecho de que Thor no haya vuelto a encontrarse con Jane en más de dos años, lo que provoca un par de momentos cómicos. Pero los dos personajes que provocan más risas son definitivamente Loki (Tom Hiddleston) y Darcy (Kat Dennings). En el caso del primero, su sarcasmo y picardía ya habían sido mostrados en Thor y The Avengers, pero en esta nueva película están más reforzados, lo que termina opacando incluso a su hermano. En las escenas donde aparecen juntos, la ingenuidad y bondad de Thor no tienen punto de comparación con los trucos y engaños de Loki. De hecho las habilidades de Loki permiten mostrar un inesperado cameo, que se transforma en el momento más divertido de la cinta, lejos.

Irónicamente, el gran trabajo de Hiddleston interpretando a Loki resalta mucho más una importante falencia de la cinta: su villano. Malekith es un personaje demasiado genérico, que no tiene personalidad ni rasgos destacables. Lo único que sabemos de él es que es malo, y que quiere destruir el universo. Nada más. En la primera película el rol del villano era mucho más trascendente, ya que se trataba del hermano del protagonista. El conflicto entre ambos no estaba limitado a la dinámica del héroe salvando al mundo, sino que incluía además momentos más interesantes. Loki es un personaje infinitamente más complejo que Malekith, ya que uno nunca sabe cuáles son sus verdaderas intenciones. Hay incluso momentos en los que alcanza el rol de antihéroe. Malekith, en cambio, es totalmente transparente en lo que quiere, y por lo tanto resulta un personaje plano, aburrido. Es simplemente una excusa para la trama.

Y hablando de trama, el guion tampoco es la gran maravilla, presentando serias falencias lógicas. En cuanto a estructura, la película es muy simple, ya que se trata de un villano que quiere destruir el universo y un héroe que tratará de impedirlo. Además, varios de los momentos mostrados en la cinta son caprichosos, y llegan a parecer forzados. El hecho de que Jane Foster haya encontrado el Aether, por ejemplo, es una coincidencia demasiado grande, cuya única justificación es que la película necesita que ella y Thor se reencuentren. En términos estrictamente lógicos, es imposible que la enamorada del príncipe de Asgard haya encontrado la sustancia que su abuelo había escondido hace cientos de miles de años. Otro aspecto bastante arbitrario es la ubicación del lugar donde ocurre el clímax de la película. Erik Selvig (Stellan Skarsgard), el científico que había sido poseído por Loki en The Avengers, descubre cuál es el punto en el que Malekith atacará a la Tierra, gracias a una serie de monumentos que fueron construidos por civilizaciones antiguas durante la última alineación de los nueve reinos. Aunque Selvig menciona a civilizaciones como los egipcios o los aztecas, solo usa monumentos que se encuentran en el Reino Unido (como el Stonehenge) para descubrir el punto en el que aparecerá el villano. Ubicación que producto de una increíble coincidencia se encuentra en la misma ciudad donde están él y el resto de los personajes.

Un villano totalmente olvidable, una trama que es incapaz de sostenerse por sí sola. ¿Entonces Thor: The Dark World es una mala película? No. Sumando y restando, esta segunda parte protagonizada por el dios del trueno termina siendo una cinta bastante entretenida, que se salva gracias a sus momentos cómicos y a unos cuantos personajes muy llamativos. Es difícil decir si es mejor o no que la anterior película de Thor, ya que las falencias y virtudes de cada una varían bastante. Lo que sí puedo decir es que ambas se encuentran en el mismo espectro, en el grupo de películas de Marvel que caen en la categoría de “buenas, pero con algunos problemas”. La mayoría de estas películas se van a la fórmula segura, y si bien logran entretener, no son capaces de traspasar el umbral y llegar a la categoría de simplemente “buenas”. La excepción más reciente a esta regla es Iron Man 3 (2013), que se apartó de algunos elementos del cómic con el objetivo de lograr un relato más coherente e interesante, pese a los reclamos de los fanboys recalcitrantes.

Anuncios

2 pensamientos en “Thor: The Dark World (2013)

  1. Pingback: Captain America: The Winter Soldier (2014) | sin sentido

  2. Pingback: Guardians of the Galaxy (2014) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s