The Hunger Games: Catching Fire (2013)

ImageCuando se estrenó la primera película de The Hunger Games (2012), surgieron varios comentarios que hacían notar su parecido con Battle Royale (2000), una cinta japonesa basada en una novela escrita por Koushun Takami. Las similitudes entre ambas obras estaban a la vista: las dos están ambientadas en una sociedad distópica, donde cada año un grupo de jóvenes es seleccionado para enfrentarse entre ellos, en un combate a muerte. La batalla es tratada como un verdadero espectáculo mediático, y tiene por objetivo mantener a la sociedad controlada a través del miedo.

La autora de The Hunger Games, Suzanne Collins, ha negado las acusaciones de plagio, sosteniendo que no supo de la novela ni la película japonesa sino después de haber publicado su libro. Pero la verdad es que esto no tiene mucha importancia, ya que si bien ambos trabajos tienen un punto de partida común, sus caminos se ramifican de forma diversa, dejando las similitudes como algo anecdótico. Mientras Battle Royale se centra en el desarrollo de la batalla y los personajes que participan en ella, The Hunger Games se vale de este elemento para explorar algunos temas más trascendentales de carácter político-social. Aunque en la película japonesa también existe una crítica social, esta se encuentra más escondida que en la novela de Collins, donde tiene un rol fundamental. Esto se puede notar sobre todo en la segunda película de esta saga, The Hunger Games: Catching Fire (Los juegos del hambre: En llamas).

Tras haber ganado los juegos del hambre del año anterior, Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) y Peeta Mellark (Josh Hutcherson) se convirtieron en verdaderas celebridades, por lo que deben estar constantemente haciendo entrevistas y recorriendo los demás distritos para mantener al resto de la sociedad distraída de las inequidades existentes en el país. Sin embargo, el presidente Snow (Donald Sutherland) ha notado que el gesto realizado por Katniss al final de los juegos generó un sentimiento de esperanza entre la población, llegando a verla como un verdadero símbolo de cambio social, al demostrar que si es posible rebelarse en contra del Capitolio. La situación se ha mantenido bastante tensa, ya que en algunos distritos se han producido enfrentamientos entre los ciudadanos y la policía.

Con el fin de evitar un levantamiento en contra del sistema, Snow es aconsejado por Plutarch Heavensbee (Philip Seymour Hoffman) de eliminar a Katniss, pero de una manera que no levante demasiadas sospechas. Es así como deciden que para los próximos juegos del hambre, los competidores serán seleccionados de entre los ganadores de las versiones anteriores. Por lo tanto, la protagonista no solo deberá llevar consigo el peso de ser un estandarte de lucha, sino que además deberá hacer todo lo posible por sobrevivir en una nueva versión de los juegos. Una versión en la que todo parece estar diseñado para perjudicarla.

Como estamos ante una segunda parte, la historia narrada en Catching Fire avanza de forma más fluida que en la cinta anterior. Esto ya que en la primera película se debían presentar a los personajes y el mundo en el que viven, tratando de explicar las reglas de aquella sociedad y cómo funciona. Dado que esos requisitos ya fueron cumplidos, esta secuela se preocupa simplemente de hacer germinar los elementos e ideas plantados en la primera parte, examinando las repercusiones de lo ocurrido un año atrás. Es por eso que el tema central de esta película es la revolución, que tiene como punto de partida la forma en que Katniss desafió las reglas impuestas por el Capitolio en los juegos del hambre. Al romper estas reglas y permitir que dos participantes pudieran sobrevivir –cuando solo debía haber un ganador-, la protagonista les entregó un mensaje a los ciudadanos oprimidos de su país: Que las cosas no tienen por qué funcionar como un cierto sector de la sociedad impone.

The Hunger Games forma parte de ese grupo de novelas juveniles que los estudios de cine adaptan a la pantalla grande con el objetivo de lograr el éxito alcanzado por la saga de Harry Potter. De los muchos intentos a lo largo de los años –The Golden Compass, Percy Jackson, The Mortal Instruments, The Spiderwick Chronicles-, varios de ellos fallidos, las adaptaciones de las novelas de Collins parecen ser las más exitosas en términos de crítica y recaudación en la taquilla. Esto es un caso bastante curioso si uno lo piensa bien. La saga de The Hunger Games parece escapar de la fórmula que siguen las demás novelas mencionadas, sobre todo en el tono. Mientras los otros libros optan por historias básicas donde los buenos pelean contra los malos, en las novelas de Collins el conflicto es más complejo, abarcando temas como el autoritarismo, la inequidad social y la injusticia. Y si bien se pueden identificar personajes “buenos” y “malos”, las diferencias entre unos y otros no son tan evidentes, lo que provoca que varios de ellos caigan en una zona gris que es difícil de descifrar.

Además, The Hunger Games parece ser la única de esas sagas que toca temas contingentes. Aunque sus inspiraciones directas fueron la guerra de Irak y los reality shows, no se puede negar la relación que existe entre las novelas y algunos sucesos ocurridos con posterioridad a su publicación, como el movimiento de los indignados (sobre todo Occupy Wall Street y los beneficios del “1%”) y la primavera árabe. Como buena obra de ciencia ficción, The Hunger Games utiliza los elementos que el género le entrega para examinar problemas actuales. Es esperanzador ver que una obra tan popular toque estos temas, ya que permite que los lectores/espectadores puedan acercarse a ideas que quizás podrían pasar desapercibidas para ellos en otro tipo de formato.

Otro de los aspectos interesantes que hacen de esta franquicia un caso especial dentro de la avalancha de novelas juveniles es su protagonista. Por lo general las mujeres son representadas de forma estereotipada en los medios de masas, siendo mostradas como personajes débiles o incapaces de valerse por sí mismos (siendo el ejemplo más claro Bella Swan). Esto no ocurre con Katniss Everdeen, quien es mostrada en las películas como una joven fuerte, hábil e independiente. Los problemas que sufre el personaje a lo largo de la trama no provienen del hecho de ser mujer, sino que de ser una persona y tener las mismas limitaciones que todos nosotros tenemos. Incluso al tratar las casi inevitables escenas románticas, las películas escapan de los clichés repetidos hasta el cansancio, ya que muestran a Katniss como la persona más distante en la relación, mientras que los hombres están más cercanos a la emotividad.

Y a propósito de la protagonista, Jennifer Lawrence demuestra que su talento como actriz no solo sale a relucir en películas como Winter’s Bone (2010) o Silver Linings Playbook (2012), sino también en producciones multimillonarias como esta. Aunque en la saga de Harry Potter también había actores muy buenos, estos se limitaban a interpretar papeles secundarios, y no roles protagónicos. Si bien Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint hicieron una buena labor en sus respectivos roles, son superados con creces por el trabajo de Lawrence en The Hunger Games.

Catching Fire supera en calidad a su antecesora, sobre todo por el hecho de expandir el mundo que había presentado en la primera película. Como ya señalé, esta cinta no debe preocuparse de presentar a los personajes principales ni explicar el mundo en el que viven, por lo que la trama avanza de forma más fluida. Además, se solucionó el gran problema que tenía la primera película, que era utilizar la infame cámara temblorosa en las escenas de acción, lo que dificultaba saber lo que ocurría en la pantalla. Aunque tiene algunos defectos (algunas escenas que parecen fuera de lugar, o el cambio en las motivaciones de ciertos personajes que parecen demasiado súbitos), estos no alcanzan a disminuir la calidad de este buen blockbuster.

Anuncios

2 pensamientos en “The Hunger Games: Catching Fire (2013)

  1. Pingback: In a World… (2013) | sin sentido

  2. Pingback: The Hunger Games: Mockingjay – Part 1 (2014) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s