Frances Ha (2013)

ImageFrances (Greta Gerwig) es una joven de 27 años de edad que trabaja como bailarina y vive en Nueva York. Si bien esta frase es cierta, es necesario hacer algunas aclaraciones. Puede que para algunas personas tener 27 años no sea necesariamente ser joven, pero en el caso de Frances si es correcto decirlo, ya que no es una adulta propiamente tal. Se trata de una mujer algo inmadura e irresponsable que está todavía en una etapa intermedia, pese a haber salido de la universidad hace algunos años, ya que aún no está segura de lo que hará con su vida.

De hecho, cuando explica a qué se dedica, la protagonista siempre titubea y aclara que no es precisamente una bailarina, sino que una aprendiz de bailarina. Frances trabaja en un grupo de baile donde generalmente tiene roles secundarios, quedando relegada o fuera de las producciones más importantes. No tiene mucha proyección dentro del grupo, y tampoco parece estar preocupada por tenerla. Uno podría decir que se encuentra feliz con su situación actual. Pero el problema es que el mundo alrededor de ella no se encuentra inmóvil, sino que avanza de forma vertiginosa, lo que deja a personas como Frances algo perplejas para actuar al mismo ritmo que los demás.

Al comienzo de la cinta se muestra que la protagonista vive junto a una amiga llamada Sophie (Mickey Sumner), con quien comparte un departamento. Ambas son mejores amigas, y poseen una gran dosis de complicidad, siendo tildadas por otras personas como “una pareja lésbica que ya no se acuesta”. Sin embargo, tienen algunas diferencias muy importantes. Mientras Frances tiene un trabajo inestable en su grupo de baile, y su relación con su novio parece estar en un punto muerto, Sophie trabaja en una importante editorial y tiene ganas de proyectarse hacia el futuro con su respectiva pareja. El mundo de Frances se tambalea cuando Sophie le dice que se irá a vivir con otra amiga, a un barrio donde siempre quiso estar. Es a partir de ese momento que la protagonista deberá valerse por su cuenta, intentando aceptar el hecho de que la vida de ella y la de su amiga no siempre transitarán por el mismo carril. Mientras busca un nuevo lugar donde vivir, Frances irá replanteándose algunas de sus decisiones y la forma en la que está afrontando su vida.

Esta historia de maduración y autodescubrimiento fue dirigida y coescrita por Noah Baumbach, quien es responsable de películas como The Squid and the Whale (2005) o Greenberg (2010), y ha colaborado con el cineasta Wes Anderson en el guion de dos de sus filmes: The Life Aquatic with Steve Zissou (2004) y Fantastic Mr. Fox (2009). Pero a diferencia de Anderson, quien últimamente parece estar más preocupado por cómo se ven sus películas que de lo que transmiten, Baumbach ha mantenido la dedicación por crear historias interesantes y personajes complejos, lo que queda confirmado con Frances Ha.

Estaba algo preocupado por el hecho de que la película fuese en blanco y negro y la mayoría de sus personajes fuesen artistas o profesionales que viven en Nueva York, ya que existía el riesgo de ver una cinta que tratara de ser demasiado artística o pretenciosa, pero esta película elude ese problema centrándose en su protagonista. Aunque en la película se hace referencia a objetos vintage, conversaciones sobre arte o el hecho de que un joven profesional viva a expensas de sus padres, todos estos elementos corresponden a los personajes secundarios de la cinta, quienes no son idealizados sino que más bien ridiculizados por el guion. Frances es quien debe lidiar con verdaderos problemas, como estar en un trabajo que no le da el suficiente dinero para sobrevivir o ver cómo su mejor amiga se aleja de ella para tener una vida propia. El cariño que uno siente por la protagonista proviene del hecho de que no es perfecta. Es algo lenta, desadaptada socialmente y no tiene muy claro lo que hará en el futuro. Y lo más importante es que estos defectos no alcanzan el punto de convertir a la protagonista en una persona insoportable, que es otro riesgo que deben enfrentar películas como esta. Aunque me costó un poco adaptarme al estilo utilizado por la película, al final terminé apoyando a Frances y me importó todo lo que tuvo que pasar a lo largo de la cinta.

A pesar de tener lugar en una ciudad tan poblada como Nueva York, la película es capaz de crear una atmósfera bastante íntima entre los personajes. Intimidad que en el caso de Frances se convierte en soledad cuando en algunas escenas no está acompañada de otras personas.  Al minimizar el sonido de los automóviles en la calle, o agregar canciones que transforman a las escenas en verdaderas secuencias musicales, el director nos obliga a prestar atención solo a los personajes y a sus conversaciones.

Al referirse a esta cinta, es imposible no mencionar la clásica Manhattan (1979) de Woody Allen, de la cual se puede notar una gran influencia. No solo coinciden en el hecho de estar ambientadas en la misma ciudad o compartir un determinado estilo visual (filmadas en blanco y negro, con un tipo de iluminación similar), sino también en el tono que utilizan. En ambas películas los protagonistas deben enfrentar un desafío que los hará cambiar la forma en que ven sus propias vidas, en un viaje de autodescubrimiento que combina elementos dramáticos con un muy efectivo aire cómico. En las dos películas sus protagonistas son representados como personas medio patéticas y torpes, que tienen una aprehensión hacia los compromisos y que carecen del éxito o la estabilidad económica de sus amigos, pero que no obstante logran al final ver el lado positivo de sus vidas y descubrir que ciertos aspectos que subestimaban eran en realidad muy relevantes para ellos.

Es difícil saber si Frances Ha se acercará al estatus que Manhattan ha adquirido con el paso de los años, pero si se puede afirmar que se trata de una película muy bien hecha, que se preocupa de su protagonista y que es capaz de transmitir esa preocupación al espectador. Esto se logra principalmente por el guion, que fue escrito por Baumbach con la colaboración de Greta Gerwig, la actriz que interpreta a Frances. Al formar parte del proceso creativo de una película, los actores tienen la oportunidad de determinar el camino que seguirá la historia según sus propias posibilidades e intereses, lo que facilita su posterior trabajo frente a las cámaras. Al haber ayudado a crear a este personaje, Gerwig tiene un conocimiento más completo que el de una actriz que simplemente recibe un guion escrito por otra persona, lo que se nota muy bien al ver la cinta.

Anuncios

6 pensamientos en “Frances Ha (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2013 | sin sentido

  2. Pingback: In a World… (2013) | sin sentido

  3. Pingback: Obvious Child (2014) | sin sentido

  4. Pingback: While We’re Young (2014) | sin sentido

  5. Pingback: Trainwreck (2015) | sin sentido

  6. Pingback: The Meyerowitz Stories (New and Selected) (2017) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s