Prisoners (2013)

ImageEstamos a fin de año y ya comienzan a aparecer las listas de lo mejor de este 2013. Como en Chile las películas menos comerciales tardan en llegar a las salas de cine, siempre tenemos un desfase para poder ver algunos de los títulos más interesantes que provienen del extranjero. Eso es precisamente lo que ocurrió con Prisoners (La sospecha), que llega a nuestro país con tres meses de retraso, pero que no obstante alcanza a posicionarse como una de las mejores cintas de este año, gracias a una buena dirección y a un reparto envidiable de actores.

La historia muestra a dos familias, Keller y Grace Dover (Hugh Jackman y Maria Bello) y Franklin y Nancy Birch (Terrence Howard y Viola Davis), que un día de acción de gracias sufren la desaparición de sus hijas menores. La preocupación de los padres rápidamente pasa a convertirse en desesperación cuando se dan cuenta que están ante un posible secuestro. La investigación del caso es asumida por un detective llamado Loki (Jake Gyllenhaal), quien se compromete a encontrar a las niñas y atrapar al responsable. Las pistas lo llevan hasta un joven, Alex (Paul Dano), quien había estacionado su casa rodante cerca del lugar donde las niñas desaparecieron, por lo que se transforma en el principal sospechoso. Sin embargo, tras horas de interrogatorios y sin encontrar pista alguna en su vehículo, Alex es puesto en libertad. Esto enfurece a los padres de las víctimas, sobre todo a Keller, quien hará todo lo que esté a su alcance para descubrir el paradero de su hija.

Similar a la enorme película danesa Jagten (2012), Prisoners es una cinta que genera una sensación de angustia en el espectador que permanece adherida a él incluso después de los créditos finales. En ambos filmes se retratan casos donde las víctimas (supuesta, en la primera cinta, y reales en la segunda) son niños, por lo que el rol de los padres adquiere una importancia fundamental. Pero la principal diferencia entre ambas películas es su enfoque. Mientras Jagten se centra en la figura del supuesto victimario, siguiendo su sufrimiento producto de una acusación falsa, en Prisoners los protagonistas son los familiares de las víctimas y el detective a cargo de la investigación, quienes intentan descubrir el paradero de las niñas. Pero la diferencia no solo radica en el punto de vista que adopta la película. Si bien en ambas cintas la angustia proviene de lo que viven sus protagonistas, la causa de esta también difiere. En el filme danés se genera por la certeza que tiene el espectador de la inocencia del personaje principal, y las situaciones injustas que debe sufrir, mientras que en esta película el origen es justamente lo opuesto, la incertidumbre. No saber quién es el secuestrador.

A partir de este elemento, Prisoners plantea interesantes preguntas de carácter moral, que se relacionan a su vez con algunos aspectos jurídicos. En un caso como este, donde la seguridad de las víctimas es incierta y donde cada minuto importa, ¿es posible recurrir a cualquier medio para saber su paradero? En la película existen dos personajes principales, cada uno con una respuesta distinta ante esta pregunta. Por un lado está el detective Loki, quien como agente de la ley debe cumplir con un cierto protocolo y respetar las normas procesales penales al realizar su trabajo. En el otro lado está Keller, padre de una de las víctimas, quien presa de la desesperación y frustración decide hacer cualquier cosa por rescatar a su hija, aunque se infrinjan principios morales y jurídicos. Para él, todo es justificable con tal de alcanzar el resultado buscado.

El conflicto entre ambas visiones es reflejado muy bien en la película, partiendo por la liberación del principal sospechoso por falta de evidencias concretas. Si bien existen algunos aspectos que levantan dudas acerca del joven (que antes de desaparecer las niñas estuvieran jugando cerca de la casa rodante, o que el sospechoso hubiese intentado huir al ser aproximado por la policía), Loki no fue capaz de encontrar antecedentes necesarios para formular una acusación en su contra, por lo que debió liberarlo. Aunque se trata de un crimen grave, el detective no puede transgredir la norma que todo policía debe obedecer: un acusado solo puede ser condenado si se prueba su culpabilidad. Pero este hecho no es bien recibido por Keller, quien opta por una solución más directa y violenta, motivado por el instinto de un padre que quiere proteger a su hija. El problema es que este tipo de conductas tan drásticas  infringen de forma grave los derechos fundamentales del sospechoso, por lo que se encuentran sancionadas por la ley.

El dilema de aplicar métodos ilegales con el fin de salvar a su hija se acrecienta por la relación que tiene Keller con la religión. Al ser cristiano, el personaje debe no solo sopesar las consecuencias jurídicas de sus conductas, sino también la forma en que éstas son vistas por su propio credo. Es precisamente esta barrera la que le cuesta cruzar con mayor dificultad, ya que no se trata de reglas creadas por el hombre, sino que de una cuestión mucho más trascendental. A lo largo de la película se hace referencias a símbolos y elementos religiosos. De hecho en la primera toma de Prisoners, donde se muestra a Keller y a su hijo cazando un ciervo, se escucha al personaje de Hugh Jackman orando el Padre Nuestro. Esta misma oración es recitada con posterioridad, pero en un contexto diferente, lo que se nota en la dificultad del personaje para decirla de forma íntegra.

El director canadiense Denis Villeneuve no es nuevo a temas tan crudos y complejos como los narrados en Prisoners. En su cinta anterior, Incendies (2010), que fue nominada a un Óscar como mejor película extranjera, la protagonista es una mujer que se ve envuelta en la guerra civil del Líbano. Algunos de los aspectos que se muestran en aquella cinta dicen relación con la tortura, las disputas religiosas, los niños soldados y en general todas las penurias que rodean a un conflicto bélico. Aunque ambas películas son difíciles de ver, Villeneuve no es un sádico que busca hacer sufrir al espectador sin razón alguna. Entre todos los problemas y desgracias que ocurren en sus cintas, hay reflexiones acerca del perdón y esperanza por la posibilidad de iniciar una nueva vida. La visión que el director tiene acerca de la humanidad no es pesimista, sino que ve este tipo de actos atroces como un efecto de las condiciones en que viven las personas. Si algún personaje comete algún crimen, la película se encarga de explicar que no se trata de actos aislados, sino que tienen su origen en el ambiente en que dicha persona creció.

La atmósfera tensa de la película se encuentra potenciada por la labor del director de fotografía Roger Deakins, quien aprovechando el clima frío de Pensilvania le otorga una apariencia gélida y oscura a las escenas. Al hablar de Deakins es imposible no hacer referencia a la injusticia que ha sufrido a lo largo de los años a manos de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. El director de fotografía ha realizado una labor increíble en películas como The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford (2007) o Skyfall (2012), así como en varias cintas de los hermanos Coen, pero no ha ganado ningún premio Óscar. Diez nominaciones y ningún triunfo. Puede que Deakins sea nominado en la siguiente premiación por su trabajo en Prisoners, pero lo más probable es que nuevamente se quede con las manos vacías, ya que Gravity (2013) está corriendo con ventaja en aquella categoría.

En términos visuales, Prisoners tiene varias similitudes con las cintas de David Fincher, especialmente con Se7en (1995), The Girl with the Dragon Tattoo (2011) y Zodiac (2007), tres cintas donde se narran las investigaciones de ciertos crímenes desde el punto de vista de los investigadores. De hecho en la última también actúa Jake Gyllenhaal, quien interpreta a un caricaturista obsesionado con encontrar a un asesino en serie.

Nadie puede dudar que Gyllenhaal es un actor de gran talento, demostrándolo una vez más en esta película. Su interpretación del detective Loki llama la atención desde el comienzo, ya que uno quiere saber más acerca de este enigmático personaje. A lo largo de la cinta se entregan algunos datos, como su efectivo récord resolviendo casos o su paso por una correccional, que insinúa una niñez problemática, pero no se profundiza mucho acerca de su pasado. Lo que uno necesita saber del personaje es facilitado por el propio actor a través de su presencia en la pantalla. La figura del detective inteligente que está totalmente dedicado a su trabajo no es nueva, por lo que es difícil innovar o crear elementos llamativos, pero Gyllenhaal es capaz de crear un personaje memorable pese a estos inconvenientes.

Junto con Hugh Jackman son los ejes de la película, produciéndose entre ambos unos interesantes enfrentamientos a lo largo de la misma. Como estos personajes tienen roces constantemente, uno puede notar la colisión de dos tipos de personalidades y por consiguiente de dos tipos de actuaciones. Mientras el personaje de Jackman se basa en emociones fuertes y en una presencia avasalladora, el de Gyllenhaal se muestra como un personaje más tenso, que tiene una gran cantidad de emociones reprimidas esperando por salir (representado por su postura medio encorvada, sus tics y la mirada de desconfianza que está presente durante gran parte de la cinta). El resto del reparto está compuesto por actores de primer nivel, como Paul Dano, Viola Davis, Maria Bello, Terrence Howard y Melissa Leo, lo que convierte a Prisoners en un espectáculo que rebosa talento actoral.

Aunque probablemente la película va a ser dejada de lado en las premiaciones venideras por otras cintas con mejor publicidad, sigue siendo uno de los mejores filmes del año.

Anuncios

8 pensamientos en “Prisoners (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2013 | sin sentido

  2. Pingback: Enemy (2013) | sin sentido

  3. Pingback: Big Bad Wolves (2013) | sin sentido

  4. Pingback: La isla mínima (2014) | sin sentido

  5. Pingback: Sicario (2015) | sin sentido

  6. Pingback: Arrival (2016) – sin sentido

  7. Pingback: Blade Runner 2049 (2017) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s