Blue Jasmine (2013)

ImageDesde comienzos de las década de 1980 que Woody Allen viene cumpliendo un prolífico récord como director de cine: Cada año estrena una nueva película, con un ritmo que ni siquiera los cineastas más jóvenes y entusiastas podrían igualar. Sin embargo, esta misma regularidad termina por jugarle en contra a un director con una trayectoria tan vasta como la de Allen. Sus últimos trabajos están desprovistos de la chispa e ingenio que caracterizaba a películas como Annie Hall (1977) o Zelig (1983), y parecen casi una obligación por cumplir con la regla de estrenar una cinta al año.

Cuando un director ha hecho películas tan magistrales como las de Allen, es esta calidad la que hace relucir las deficiencias de sus periodos más bajos, ya que es casi imposible no preguntarse qué pasó con el cineasta que alguna vez fue. Es por esto que no son pocas las personas que han sugerido que Allen debería jubilarse, para no estirar demasiado una carrera que ya ha cumplido su ciclo. Pero en el cine no todo es tan predecible, y de vez en cuando nos entrega sorpresas como Blue Jasmine, la última película del director.

La película es protagonizada por Jasmine (Cate Blanchett), una mujer de clase alta que ha caído en desgracia luego que su marido Hal (Alec Baldwin) es arrestado por el FBI tras cometer graves delitos económicos. Dado que Hal la hizo parte de sus estafas, todos los bienes de Jasmine fueron incautados por la policía. Con su marido muerto tras haberse suicidado en la cárcel, y sin tener donde vivir, Jasmine viaja desde Nueva York a San Francisco para alojarse en la casa de su hermana Ginger (Sally Hawkins), con quien se encontraba distanciada desde hacía años. La protagonista no solo deberá enfrentar la vergüenza de lo que ha hecho su marido, sino que además tendrá que rehacer su vida y lidiar con las secuelas psicológicas que el hecho le provocó. Con saltos entre el pasado y el presente, la cinta va mostrando la vida que Jasmine tenía con su marido y la diferencia abismante que existe con su situación actual.

Blue Jasmine es una película bastante madura, que se aleja de anteriores cintas de Allen como la sobrevalorada Midnight in Paris (2011). Mientras en aquella película los personajes eran simples caricaturas que obedecían a estereotipos obvios, en el guion de Blue Jasmine uno puede notar una mayor dedicación por los personajes, sobre todo por la protagonista. Aunque se recurre al humor medio tonto que ha caracterizado a sus últimas cintas, esto no impide que los personajes tengan un cierto desarrollo y tras los chistes uno pueda ver cómo las situaciones que viven los afectan como personas.

Además, a diferencia de Midnight in Paris, en esta película la comedia parece tener un rol más bien secundario. Es cierto que hay unas buenas risas y personajes que tienen por objetivo generar escenas cómicas, pero el verdadero impulso de la historia son los problemas que tiene la protagonista para adaptarse a su nueva situación. La cinta puede ser definida como un drama con algunos destellos de comedia o, de forma más precisa, como una película protagonizada por un personaje dramático que se encuentra en un ambiente más bien distendido. De hecho, la primera escena de la película es mostrada como una situación cómica, en la que Jasmine está hablando acerca de su vida con una anciana que está sentada a su lado en el avión. El momento genera risa debido a lo habladora y sociable que es la protagonista, relatándole innumerables cosas a la anciana, que la escucha por mera obligación. Este tono liviano se mantiene durante las escenas siguientes, pero no tarda en diluirse y dar paso al drama.

La misma premisa de la película puede ser vista como el escenario de una típica película cómica, al introducir a un personaje en un ambiente totalmente opuesto al que está acostumbrado. Jasmine es una mujer de clase alta que está acostumbrada a los lujos y a las frivolidades, pero por cosas de la vida tiene que mudarse a la casa de su hermana, que tiene una vida mucho más sencilla. Aunque la cinta aprovecha esto para crear algunos chistes, lo realmente importante es cómo se siente la protagonista y lo que significa para ella “caer” a este nivel. El tránsito desde el tono cómico al dramático se logra de forma fluida, sin tener que recurrir a la fórmula de la mayoría de las comedias de introducir durante el último cuarto de la película algún momento emotivo para darle a sus personajes un poco de profundidad. Muchos de los elementos que se presentan como humorísticos –el hecho de ir a vivir con su hermana, sus dificultades para encontrar trabajo o estudiar, su manía de hablar sola- terminan acrecentando la tragedia de Jasmine durante la segunda mitad del metraje.

Hay momentos dentro del filme en que el contraste entre los problemas que sufre Jasmine y la situación de los personajes secundarios es muy fuerte, ya que se trata del sufrimiento de una mujer que lo ha perdido todo frente a los malentendidos e infidelidades que viven su hermana y su novio. Mientras estaba en la sala de cine hubo un par de personas que se reían en escenas que eran genuinamente dramáticas, pero eso no es un problema de la película sino más bien la falta de capacidad de esas personas para distinguir el tono de esos momentos.

Reconocer la calidad de esta película no es difícil, pero surgen algunas dudas en relación al responsable de todo esto. Es cierto que la cinta fue escrita y dirigida por Woody Allen, pero el gran pilar de la película es la actriz Cate Blanchett, quien se luce como la protagonista. Es su interpretación la que le otorga la fuerza y pasión que hacen de Blue Jasmine una muy buena película. La forma en que refleja el deterioro de su personaje es formidable, por lo que las nominaciones y premios que llegue a recibir por el papel serán más que merecidos. No se puede negar el mérito de Allen, ya que contiene los elementos que caracterizan a sus trabajos, pero creo que toda persona podrá reconocer que es Blanchett quien en última instancia sostiene esta película. No en términos exclusivos, claro, pero si sustancialmente.

Anuncios

Un pensamiento en “Blue Jasmine (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2013 | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s