Short Term 12 (2013)

ImageEl título Short Term 12 proviene del nombre de un centro de acogida en torno al cual gira la trama de la película. La institución está a cargo del cuidado de adolescentes que se encuentran en riesgo social y que no tienen otro lugar donde vivir. El tiempo que los jóvenes pasan en el lugar es de aproximadamente un año, pero algunos están un par de años más, mientras se determina donde más podrán vivir. La protagonista de la historia es Grace (Brie Larson), una joven que trabaja como encargada en el lugar.

Según Grace, la labor de las personas que trabajan en el centro de acogida no consiste en ser los padres ni lo terapeutas de los adolescentes. Y tiene razón. No son los padres ya que muchos de los niños alojados en el lugar están ahí precisamente porque la relación con sus familias es problemática. Y no son sus terapeutas, ya que en aquellos casos existe una relación más impersonal, entre profesional y paciente. La labor de Grace y sus compañeros consiste más bien en ser amigos de los jóvenes, en escucharlos, entender sus problemas y crear un ambiente seguro donde puedan vivir.

Como espectadores, no tardamos en reconocer la experiencia que tiene la protagonista trabajando en aquel lugar. Los adolescentes la conocen y respetan, y Grace conoce los procedimientos a seguir ante toda clase de situaciones. Y lo que es más importante, Grace es capaz de escuchar los problemas de estos niños y aconsejarlos como si fueran sus propios problemas. Sin embargo, su experiencia lidiando con dilemas ajenos no funciona con sus propios conflictos. Al salir del trabajo, la protagonista parece encerrarse en su propio mundo, sin comunicarle sus problemas a su pareja Mason (John Gallagher Jr.). La capacidad de Grace para comprender las desdichas ajenas es producto de sus fantasmas del pasado, pero a medida que avanza la película nos damos cuenta que la decisión de guardarse todas esas cosas va deteriorando su ánimo cada vez más.

Aunque la protagonista de la historia es Grace, el guion de la película se encarga de desarrollar también a los personajes que la rodean. De esta forma podemos dar un vistazo a la vida de algunos adolescentes que viven en el centro de acogida, como Marcus (Keith Stanfield), un joven afroamericano que va a cumplir 18 años y que deberá irse del lugar dentro de algunos días; o la situación de Jayden (Kaitlyn Dever), una recién llegada que tiene tendencias suicidas, y que pese a su apatía se convertirá en alguien muy importante para Grace. También se da el tiempo de mostrarnos a otras personas que trabajan en el lugar, como Mason, el novio de Grace; o Nate (Rami Malek), un joven que es nuevo en el trabajo y que deberá aprender a relacionarse con los niños que viven en el lugar. Hay un par de personajes que son mostrados de forma bastante fugaz, como Jessica (Stephanie Beatriz), otra de las trabajadoras del lugar, pero se entiende que no se puede sobrecargar la historia con demasiados elementos.

El director y guionista Destin Cretton busca crear una atmósfera creíble, recurriendo a la simplicidad al momento de filmar las escenas. De esta manera, se utiliza cámara al hombro, una iluminación que busca ser lo más natural posible, y locaciones modestas. Todo esto hace que el resultado final sea verosímil, genuino. La falta de pretenciosidad permite que nos centremos en la historia, generándose una cercanía entre el espectador y los personajes. Las muy buenas actuaciones del elenco (especialmente Brie Larson, Kaitlyn Dever y Keith Stanfield) nos hacen ver a sus personajes no como roles interpretados por actores, sino que como personas reales. De esta manera se crea una conexión emocional con lo que se muestra en la pantalla.

Pero no todo es perfecto. Algo que me incomodó fue el final de la película, donde se daña un poco la ilusión que se había creado de que estábamos ante una historia verosímil y genuina. La escena en cuestión consiste en Mason narrando una historia al resto de sus compañeros, historia que él mismo dice parece haber sido sacada de una película. No estoy en contra del optimismo que la cinta muestra en este final, sino más bien en el exceso de ese optimismo, que le quita algo de credibilidad.

En una serie como El reemplazante, por ejemplo, que también está protagonizada por adolescentes en riesgo social y por personas que intentan ayudarlos a seguir adelante, se reconoce que el desafío es enorme, y que no todos estos jóvenes podrán triunfar. La forma en que está diseñada la sociedad no se los permitirá. Es por eso que los finales de la primera y segunda temporada son tan agridulces, ya que no todos ganan. En Short Term 12 vemos durante toda la películas las vidas difíciles de sus personajes, y los obstáculos que deben superar, pero el exceso de optimismo del final crea un contraste con estas escenas, y termina siendo poco creíble. De todas maneras es un defecto que no resulta demasiado grave, ya que la película sigue siendo muy buena.

Anuncios

Un pensamiento en “Short Term 12 (2013)

  1. Pingback: In a World… (2013) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s