The Spectacular Now (2013)

ImageLas películas de James Ponsoldt presentan siempre un gran interés por los personajes y por las relaciones que éstos tienen entre sí, más que en la trama que se está narrando. Si bien existe una historia con un comienzo, un desarrollo y un final, ésta se encuentra en un segundo plano, dando espacio a escenas donde los personajes pueden hacer una pausa y conversar sobre cómo se sienten o sobre lo que quieren en la vida. Esto vuelve a repetirse en The Spectacular Now, una cinta que escapa de los clichés de otras películas que giran en torno a la escuela secundaria para entregar un trabajo más íntimo.

La historia es protagonizada por Sutter (Miles Teller), un joven extrovertido que es relativamente  popular y a quien le acomoda ser el alma de la fiesta. El protagonista acaba de terminar la relación con su novia Cassidy (Brie Larson), que parecía entenderlo como nadie y con quien sentía una conexión especial. El quiebre se debió a un malentendido que se produjo por querer ayudar a uno de sus amigos. Debido a su personalidad impulsiva, Sutter no se echa a morir y ese mismo día decide desquitarse festejando, tratando de encontrar un consuelo en la diversión que le entrega el alcohol y la música. Sin embargo, esto no resulta muy bien, y a la mañana siguiente continúa estando solo.

Pero las cosas parecen sonreírle cuando conoce a Aimee (Shailene Woodley), una joven introvertida que va en la misma escuela que él. Sutter comienza a conversar con ella por su deseo de ayudar a otras personas, dado que la joven se deja controlar demasiado por su madre, pero poco a poco irá descubriendo que siente algo más por Aimee.

Hasta ahí la cinta no parece tener nada muy especial. Es una premisa básica que puede encontrarse en otras decenas de películas. Pero a diferencia de esos otros trabajos repletos de clichés, Ponsoldt decide centrarse más en sus personajes que en los enredos y situaciones en las que se meten. Por ejemplo, cuando Sutter comienza a interesarse por Aimee, se muestra que su ex vuelve a hablar con él, llegando incluso a insinuar la posibilidad de reconstruir la relación. Este podría ser el punto de partida para una película predecible en la que el protagonista deberá elegir a una de las dos jóvenes, en una historia que estará llena de celos, traiciones y decisiones de último minuto. Pero Ponsoldt rechaza este camino y opta por una trama más simple, sin tantas complicaciones y dejando que sean los personajes los que impulsen la historia.

La cinta llega incluso a criticar al manoseado carpe diem, ese término que otras películas han utilizado como filosofía barata para lograr algo de profundidad en sus mensajes. Sutter es presentado como un seguidor de ese principio, centrándose en el hoy, más que en el mañana. Esto, sin embargo, oculta una decisión del protagonista de negarse a madurar, como esas personas que pese a haber salido hace años de sus colegios, vuelven una y otra vez a él porque son incapaces de seguir adelante. El deseo de Sutter por vivir en el presente es simplemente el deseo de vivir sin complicaciones, en un ambiente familiar en el que no tiene que enfrentarse a desafíos nuevos.

El objetivo de evadir sus problemas también está representado por la afición que tiene el protagonista al alcohol. La bebida no es un tema nuevo en la filmografía de Ponsoldt, teniendo una gran importancia en su anterior cinta, Smashed (2012). La petaca de Sutter es un rasgo tan característico como su personalidad o su apariencia física; es imposible ver al personaje sin ese objeto. En la gran mayoría de los momentos que vive el personaje a lo largo de la película podemos encontrar la presencia del alcohol. De hecho, Sutter conoce a Aimee luego de que ella lo encuentra durmiendo en el jardín de una casa, tras haber bebido la noche anterior.

Como se trata de una historia de maduración, la película muestra la evolución del protagonista desde un joven que se niega a crecer a uno que decide enfrentarse a los golpes de la vida más que eludirlos. Pero para que pueda solucionar sus problemas, Sutter debe primero reconocerlos. Esto no sucede de inmediato, por lo que la cinta se da el tiempo de mostrarnos algunos aspectos de la vida de Sutter que nos hacen entender sus acciones. No se trata de un personaje malintencionado, sino que de una persona que está a la deriva. En la misma cinta se explica que el protagonista se ha esforzado tanto por ayudar a otras personas que se ha olvidado de sus propias necesidades.

Sutter no llega a esta conclusión por su cuenta, necesita de la ayuda de otras personas. Y una de ellas es Aimee. La actriz Shailene Woodley hace un muy buen trabajando interpretando al personaje, reflejando su inseguridad y falta de autoestima a través de la forma en que dice sus diálogos o sus gestos. Aimee decide cambiar su forma de ser y decirle a su madre lo que le molesta, gracias a los consejos de Sutter, pero cuando ella le propone al protagonista que haga lo mismo, él se niega. Es la insistencia de ella la que lleva al protagonista a tomar ciertas decisiones que no habría podido hacer por su cuenta, decisiones que lo llevarán finalmente a ordenar sus prioridades y prepararse para los desafíos que le esperan tras salir de la escuela.

Uno de los aspectos interesantes de la cinta es que cuando el protagonista llega a ser consciente de sus problemas, descubre que más que estar ayudando a Aimee la ha estado corrompiendo. Es cierto que la ayudó a encarar a su madre y decirle que su vida no gira en torno a ella, pero también le ha generado la afición por la bebida y no ha sido completamente honesto con ella. Aunque la película es presentada como una historia de amor, es de aquellas historias donde la relación entre los personajes no necesariamente terminará de buena forma, ya que se reconoce que en la vida no todas las cosas son sencillas.

El director, al igual que en Smashed, crea una atmósfera creíble, con escenas sencillas que le dan a los actores la posibilidad de darle mayor profundidad a sus personajes e incluso de improvisar. La forma en que los diálogos son dichos es bastante natural, llegando a producirse algunas interrupciones entre lo que dice un personaje y lo que dice otro, como en las conversaciones reales. Todo esto es una decisión de darle una mayor cercanía a la historia, y de presentarnos a los personajes como si fuesen personas reales que podrían estar viviendo en estos momentos lo que vemos en la película. Lo más importante de esta cinta es que los personajes no están llenos de certezas, sino que luchan por descubrir los caminos que seguirán en sus vidas, como todos nosotros.

Anuncios

Un pensamiento en “The Spectacular Now (2013)

  1. Pingback: The End of the Tour (2015) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s