Cutie and the Boxer (2013)

ImageEn los primeros minutos del documental Cutie and the Boxer vemos a una pareja de ancianos de origen asiático. Ellos viven en una casa desordenada y precaria, y hablan en japonés. Sin embargo, estos primeros momentos son engañosos, ya que no tardamos en descubrir que la pareja no vive en una ciudad asiática, sino que en Nueva York, y pese a la sencillez de su hogar, no son personas comunes y corrientes. Ellos son Noriko y Ushio Shinohara, un matrimonio de artistas que formaron parte de la bohemia neoyorquina durante los años 70, pero que en la actualidad luchan por sobrevivir de forma modesta a través de su arte.

Ushio llegó a Nueva York desde Japón, y formó parte de ese grupo de artistas vanguardistas que a través de sus obras buscaban romper con los paradigmas más convencionales del arte. Con trabajos experimentales e innovativos, el artista plasmaba sus emociones más viscerales en sus obras. Dentro de sus creaciones destacan unas motocicletas que crea a partir de cartón reciclado, las que podían variar en tamaño desde modelos a escala hasta obras que requieren más de cinco personas para ser transportadas. Pero su trabajo más conocido consiste en unos lienzos de gran tamaño que pinta gracias a la ayuda de unos guantes de box. Ushio ata unas esponjas en los puños de los guantes, las que empapa con pintura, y procede a golpear el lienzo, dejando las marcas de sus puñetazos a lo largo de la pintura.

Noriko, por su parte, es una artista menos conocida, ya que ha postergado su carrera para servir a su familia. Tras llegar a Nueva York, Noriko conoció y se enamoró perdidamente de Ushio, debido al estilo de vida despreocupado que llevaba el artista. Esto la llevó a aguantar varios problemas de su marido, como su afición por el alcohol o su falta de responsabilidad. Pese a la fama que adquirió Ushio durante los años 70, la pareja siempre vivió de forma precaria, ya que tenían dificultades para vender sus obras.

El documental nos muestra la dinámica que existe entre la pareja, y la forma en que el matrimonio ha funcionado desde los años 70 hasta la actualidad. El núcleo de la cinta consiste en los sacrificios que debió realizar Noriko para sacar adelante a la familia, actuando como una verdadera madre de su caótico marido. Aunque llegó a Nueva York con la esperanza de dedicarse al arte, la mujer debió postergar sus sueños para apoyar la carrera de Ushio. Vivir bajo la sombra de alguien no es sencillo, sobre todo si ambos son artistas. Pese a esto, el matrimonio de Ushio y Noriko se ha mantenido sin sobresaltos durante las décadas, y las recriminaciones de Noriko no pasan de frases sarcásticas o comentarios pasivo agresivos que su marido se toma con humor.

El único lugar en el que Noriko es totalmente libre de expresar sus sentimientos es en su arte. Si bien se ha demorado décadas en dar este primer paso, la mujer por fin lo ha hecho. A través de un alter ego llamado Cutie, la artista narra su vida en Nueva York y su problemático matrimonio con su marido (al que apoda Bullie en sus dibujos). Aunque Noriko niega la relación que existe entre sus personajes y su vida en pareja, las similitudes son evidentes, y denotan un deseo por desahogarse. El documental nos enseña que el arte sirve para plasmar la personalidad y deseos del autor, por lo que cada obra posee la impronta personal de su respectivo artista. Así lo podemos notar en las obras que Ushio y Noriko realizan. Mientras Ushio posee un estilo más rústico y violento en sus creaciones, los dibujos de Noriko reflejan su delicadeza y meticulosidad.

La mejor forma de describir la relación que existe en este matrimonio es a través de las palabras de Noriko. La artista señala que ella y su marido son como dos plantas dentro de un solo macetero. A veces no reciben los mismos nutrientes, pero cuando si ocurre, ambos florecen y crecen. Es una relación complicada, debido a las personalidades tan diferentes que tienen, pero esto también les permite complementarse. El caos dentro de sus vidas se ha convertido, más que en un elemento destructor, en algo que los ha mantenido unidos durante tantas décadas.

La cinta también nos muestra la vida de sacrificios que ambos han tenido. Alejados del glamour de otros artistas, Noriko y Ushio forman parte del escalafón más bajo del mundo artístico. Viven en una casa sucia y poco acogedora, y sus talleres parecen simples galpones. Deben luchar mes a mes para poder pagar el arriendo y los gastos básicos, vendiendo sus obras a precios bajos. El prometedor panorama que veían durante los años 70, cuando Ushio lideraba la escena vanguardista de Nueva York y era objeto de entrevistas y documentales, se ha desvanecido. Lo único que queda son sus obras y el recuerdo de épocas mejores. Una de las escenas más interesantes del documental muestra a una curadora del museo Guggenheim, que visita el taller de Ushio para comprar alguna de sus obras. El marcado contraste entre la pretenciosidad de la mujer y la sencillez del artista es abrumador, y demuestra que dedicar la vida al arte puede tener dos resultados muy distintos entre sí.

Si bien éste es el debut del director Zachary Heinzerling, el documental demuestra un gran interés por Ushio y Noriko. Se puede ver un deseo honesto de mostrarlos como son, con sus virtudes y defectos, sin maquillar sus vidas ni torcer la realidad. La cinta es además muy llamativa en términos visuales, intercalando momentos de la vida cotidiana de los artistas con escenas donde los vemos trabajar en sus creaciones. Cutie and the Boxer está a la par de documentales como The Act of Killing (2012), siendo ambos ejemplos de cómo hacer filmes de gran calidad y poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s