Philomena (2013)

ImageLa frase “basada en hechos reales” le otorga un mayor peso a las películas, ya que convence al espectador de que en el mundo real pueden ocurrir hechos tan cautivantes como los mostrados en la pantalla del cine. Ya sea que se trate de una cruda historia de sobrevivencia, como 12 Years a Slave (2013), o un relato sobre la redención de su protagonista, como Dallas Buyers Club (2013), las películas basadas en hechos reales están acompañadas de una cierta fascinación por saber que lo que estamos viendo realmente ocurrió. Así también pasa con la cinta Philomena, dirigida por el cineasta británico Stephen Frears.

La película muestra a Martin Sixsmith (Steve Coogan), un periodista británico que acaba de perder su trabajo como consejero político. El despido lo ha dejado algo deprimido, y pretende dedicar su tiempo libre a escribir un libro sobre la historia rusa. Sin embargo, sus planes cambian cuando conoce a una mujer llamada Philomena (Judi Dench), que le relata cómo su hijo fue adoptado hace cincuenta años y no ha podido encontrar su paradero durante todo este tiempo. La mujer lo había tenido a una temprana edad, y debido a las convenciones éticas de aquella época, tanto ella como su hijo fueron puestos a disposición de una abadía de monjas en la zona rural de Irlanda. Martin se muestra interesado por la historia, y decide ayudarla a cambio de publicar un reportaje sobre la búsqueda.

Su viaje los lleva hacia la abadía donde Philomena vivió tras dar a luz a su hijo, pero las monjas del lugar no son de mucha ayuda, ya que los archivos de adopción se perdieron en un incendio. La situación se vuelve más complicada cuando Martin descubre que el incendio no fue accidental, sino que fue provocado por las monjas, que buscaban destruir los registros. Es entonces que comienzan algunos roces entre Martin y Philomena. El periodista, que no es creyente, cree que las monjas son las culpables y que esconden algo más, mientras que Philomena, una católica ferviente, no cree que haya existido mala intención por parte de las religiosas.

La historia de la película tiene como esqueleto el misterio del paradero de Anthony, el hijo que Philomena no ha visto en cerca de cincuenta años. Durante toda la cinta vemos cómo Martin y Philomena siguen pistas para descubrir dónde está y cuál es su situación actual. Pero a pesar del rastro que están siguiendo, y de algunas conspiraciones que van descubriendo, es difícil catalogar a esta cinta como un thriller. Es cierto que hay momentos emocionantes producidos por la intriga, pero la sustancia de la cinta radica más bien en la dinámica que surge entre Martin y Philomena. En el contraste que existe entre ambos personajes y la forma en que ven el mundo.

Martin es mostrado como un hombre gris, que es guiado por el afán de buscar la verdad a cualquier costo. A pesar de lo importante que es esta investigación para Philomena en términos emocionales, Martin solo la ve como una herramienta para conseguir un reportaje que lo lleve nuevamente a la fama. En varias ocasiones se le ve hablando con su editora acerca de los detalles de la investigación, exagerando algunos datos y modificando otros para su propia conveniencia. Sin embargo, esta visión que tiene el periodista irá cambiando con el paso de los minutos, una vez que conozca mejor a Philomena y se vaya comprometiendo más en su historia.

Philomena, por su parte, es una mujer ingenua y humilde, que además es una ferviente católica. En la película vemos cómo este último aspecto genera un dilema en su interior, ya que su embarazo adolescente fue visto por su propia religión como un pecado, y ha vivido creyendo eso durante toda su vida. Pero al mismo tiempo ama a su hijo, y si bien han pasado casi cincuenta años desde su adopción, ha decidido buscarlo para ver en qué se ha convertido. La cinta es bastante clara al condenar la forma en que actuaron las monjas con Philomena, ya que la castigaron por su embarazo más que ayudarla. Pero ella es incapaz de reprocharles lo que le hicieron.

¿Podemos culpar a la protagonista por este tipo de reacción? Es una pregunta difícil. Philomena creció en un ambiente y época donde la religión tenía una importancia fundamental, por lo que no es de extrañar que sus principios hayan sido moldeados a partir de esas enseñanzas. Además, al estar en una edad tan avanzada, su respeto por la religión comienza a crecer, ya que su vida se va acortando. Su excesiva piedad hacia la forma en que fue tratada tiene mucho de ignorancia e ingenuidad.

Si bien Judi Dench hace un muy buen trabajo como la protagonista de la cinta, es difícil no tomar en cuenta las palabras del crítico de cine Kevin B. Lee. Según él, el personaje de Philomena no coincide mucho con la actriz que la interpreta, ya que Dench se caracteriza por ser una mujer muy refinada, lo que contrasta con la protagonista, que se supone es una anciana humilde y algo mundana. Uno puede notar una falta de naturalidad en la interpretación de Dench, que afecta un poco la credibilidad del personaje. La película posee varias escenas donde Philomena hace comentarios triviales, sobre alguna novela romántica intrascendente, una película cómica de cuestionable calidad o simplemente sobre el tipo de desayuno que sirven en el hotel. Son ese tipo de comentarios que podría hacer la abuela de cada uno de nosotros, con esa capacidad para maravillarse por cosas muy simples. El problema con Dench es que podemos ver a través del personaje y verla a ella misma diciendo esas líneas.

Esto no afecta en modo alguno su talento para transmitir emociones o para llevar el peso de la película sobre sus hombros (ya que la interpretación de Steve Coogan consiste en resaltarla a ella). Estos comentarios solo dicen relación con este contraste que existe entre el personaje y la actriz. De todas maneras, no es algo que termine afectando demasiado a la cinta. Philomena es una buena película, y pese a que era una cinta que me llamaba poco la atención, se convirtió en una gran sorpresa. Se trata de una obra que es capaz de transmitir por una gran serie de tonos, desde una comedia relajada hasta un drama muy trágico.

Anuncios

Un pensamiento en “Philomena (2013)

  1. Pingback: Woman in Gold (2015) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s