Escape Plan (2013)

ImageDurante los años 80 surgieron varios héroes de acción en el cine, pero si hay que elegir a los dos más importantes, serían sin duda Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger. Sin embargo, y pese a la gran popularidad de estos actores, debieron pasar décadas para que compartieran pantalla. Fue recién con The Expendables (2010) que estas estrellas estuvieron en la misma película, pero incluso en esta cinta la reunión no fue del todo satisfactoria, ya que el protagonista era Stallone y Schwarzenegger estuvo relegado a un brevísimo papel secundario. Además, el gran número de actores famosos le restaba la importancia que esta reunión merecía, ya que terminaba desviando la atención del espectador.

Es por esto que la película Escape Plan (Escape imposible) resulta tan importante, ya que junta a estos míticos actores en un proyecto donde comparten gran parte de las escenas, en una especie de sueño cinéfilo. El protagonista es Ray Breslin (Sylvester Stallone), un hombre que es experto en seguridad de cárceles, y que se ha dedicado durante la última década a hacerse pasar por un reo común y corriente para probar las medidas de seguridad de distintos recintos penitenciarios a lo largo de Estados Unidos. Pese a las estrictas medidas de seguridad, Breslin siempre se las arregla para escapar de estos lugares, llegando a convertirse en un experto en la materia.

Un día, la compañía para la que trabaja es visitada por una agente de la CIA, Jessica Miller (Caitriona Balfe), quien les ofrece un trabajo muy peligroso. Se trata de una cárcel de carácter internacional, que alberga a las personas más peligrosas del mundo, en un recinto que cuenta con las medidas de seguridad más fuertes que existen. Como se trata de un proyecto secreto, del cual no existen registros, Breslin estaría asumiendo un riesgo bastante grande en caso de aceptar el trabajo, pero su ambición lo lleva a asumir el desafío. Cuando es transportado al recinto, el protagonista se da cuenta que no está ante una cárcel cualquiera, y que todas las garantías con las que contaba en sus trabajos anteriores no funcionarán acá. Es por eso que termina aliándose al reo alemán Emil Rottmayer (Arnold Schwarzenegger) para descubrir una forma de escapar. Esto no será nada fácil, ya que la persona que diseñó el recinto, Willard Hobbes (Jim Caviezel), ha estudiado con detenimiento las lecciones del protagonista.

La premisa de esta película es suficiente para hacer una historia entretenida. La idea de una persona que se dedica a escapar de cárceles llama la atención de inmediato, ya que permite demostrar su capacidad para fijarse en los detalles que lo rodean y su ingenio para poder hacer los planes más efectivos con los medios limitados de que dispone. Esta idea es seguida por Escape Plan durante las primeras escenas de la cinta, a través de las cuales nos presentan al protagonista y su particular talento. Es cierto que algunos elementos resultan poco creíbles, pero no llegan al punto de ser completamente inverosímiles. Se trata, a fin de cuentas, de unas concesiones lógicas que uno debe hacer al momento de ver este tipo de cintas. Mientras no se insulte la inteligencia del espectador de forma grave, se puede aguantar.

Sin embargo, los problemas surgen cuando el protagonista ya se encuentra en la cárcel secreta, ya que se empiezan a agregar algunas complicaciones en el guion que eran innecesarias. Si la historia se hubiese tratado de Breslin intentando superar las medidas de seguridad de la cárcel con la ayuda de este reo alemán, habría estado bien, pero los guionistas terminan incluyendo algunas traiciones y giros en la trama que no tienen mucha razón de ser. Se revela, por ejemplo, que el protagonista fue traicionado y que deberá pasar el resto de su vida en la cárcel, por lo que su escape no depende simplemente de demostrar su talento, sino que de recuperar la libertad que le ha sido despojada. El problema es que la motivación de esta traición, que es posteriormente explicada, no convence, y resulta algo bastante artificial. Hacia el final de la cinta se agregan además otras “sorpresas”, que nuevamente parecen sobrar en este relato cuya premisa bastaba para hacerla interesante.

Un elemento que me llamó bastante la atención fue el personaje de Javed (Faran Tahir), un reo musulmán que se encuentra en la cárcel. El prisionero es mostrado como un hombre que tiene una rivalidad con Rottmayer, pero que pasa a convertirse en un aliado del protagonista. La presencia de este personaje y su carácter de musulmán es justificado más adelante en la trama, pero mi problema surge cuando explican por qué está encarcelado. Por su religión, y provenir de Medio Oriente, lo más lógico es que se tratara de un terrorista o de alguien ligado a las guerras de aquella parte del mundo. Esto porque la prisión es descrita como un lugar donde están las personas que ningún otro país quiere tener en sus cárceles debido a su peligrosidad. Sin embargo, el crimen que le atribuyen es el contrabando de opio.

Esto es algo bastante curioso, ya que estamos hablando de un crimen que no posee la gravedad suficiente para que esta persona sea llevada a una cárcel de este tipo. Es cierto que se explica que los rivales comerciales de Javed le pagaron al alcaide para que lo encarcelara, pero esta explicación no resulta del todo convincente. No me extrañaría que la primera versión del personaje efectivamente hubiese sido alguien ligado al terrorismo o a la guerra de Medio Oriente, pero que fue posteriormente cambiado por petición de los productores. Quizás les incomodaba que un persona de ese tipo terminara ayudando al protagonista, ya que la tendencia de Hollywood ha sido mostrarlos como villanos caricaturescos.

El resto de la película es lo que se puede esperar de una película de acción protagonizada por estos actores. Hay varios one-liners, tiroteos, peleas y explosiones. Las escenas donde Stallone y Schwarzenegger comparten pantalla son entretenidas de ver, ya que existe una buena interacción entre sus personajes (pese a las limitaciones actorales de ambos, especialmente del exgobernador de California). Como no estamos ante una película de The Expendables, los diálogos no están tan llenos de referencias y chistes para los fanáticos, lo que permite que sean sus personajes los que hablen, y no tanto los actores que están interpretándolos.

Es una lástima que el guion haya resultado tan deficiente, sobre todo hacia el final. Si hubiese sido protagonizada por otros actores, esta cinta probablemente habría pasado desapercibida. O quizás nunca se habría filmado. Es entretenida, y la reunión de estas veteranas estrellas del cine de acción es un gancho suficiente para verla, pero siendo sincero creo que pertenece a aquellas películas que dan en los buses, en un viaje tipo Santiago-Antofagasta, donde el único paisaje es el desierto y no hay mucho que hacer para que pasen las horas. En un contexto como ese los problemas del guion ni siquiera se notarían.

Anuncios

2 pensamientos en “Escape Plan (2013)

  1. Pingback: Sabotage (2014) | sin sentido

  2. Cada quien con su opinion. Yo recomiendo esta pelicula, me parecio muy buena! Yyyyyyyyyy no se dejen llevar por los estupidos comentarios negativos. Veanla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s