Kill Your Darlings (2013)

ImageLa generación beat surgió en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Algunos de sus ideales eran el rechazo de las reglas establecidas, la innovación en el lenguaje, el uso de drogas como método de exploración mental, y la bohemia como forma de vida. El año pasado destacaron dos películas relacionadas con esta generación: On the Road, una adaptación algo irregular pero competente de la famosa novela de Jack Kerouac; y Kill Your Darlings, que narra el encuentro de los artistas que se convertirían en fundadores del movimiento.

La cinta sigue a Allen Ginsberg (Daniel Radcliffe), un joven judío que acaba de ingresar a la universidad de Columbia. Hijo de un poeta, Ginsberg quiere seguir los pasos de su padre como escritor, pero carece de la confianza para dar sus primeros pasos. Además, ve con desconfianza las normas de métrica y rima que le enseñan en la universidad, las que parecen ser más limitaciones que herramientas para la creación. Su actitud crítica atrae la atención de Lucien Carr (Dane DeHaan), un joven adinerado que apenas y va a clases, pero que tiene planeado cambiar el mundo del arte si encuentra a unos aliados adecuados para la tarea.

Ginsberg es rápidamente seducido por la actitud de Carr, pero descubrirá que no es el único. El joven que acaba de conocer tiene una tormentosa y complicada relación con un hombre llamado David Kammerer (Michael C. Hall), un intelectual que despierta la admiración de quienes lo rodean. El grupo de amigos es completado por William Burroughs (Ben Foster), un extraño joven que gusta de experimentar con las más variadas drogas, y Jack Kerouac (Jack Huston), un antiguo atleta que abandonó la universidad para convertirse en marino mercante. El grupo de jóvenes adopta el nombre de “la nueva visión” (“the new vision”), y buscará sacudir la literatura mundial con una nueva forma de expresión que escapa de los textos clásicos.

Como la música jazz que disfrutan escuchando, los jóvenes apuntan a la experimentación al momento de escribir, sin dejar que las reglas del lenguaje se transformen en barreras para su creatividad. Ginsberg y compañía quieren ser espontáneos, libres; escribir como hablan. Así lo señalan ellos mismos: “el primer pensamiento es el mejor pensamiento”. Sus ideales son ambiciosos, y las consecuencias de sus actos son muchas veces peligrosas, pero esta adrenalina les sirve como combustible para seguir escribiendo.

Así como son poco convencionales al momento de escribir, también lo son en cuanto a la sexualidad. La relación entre Ginsberg y Carr no es solo amistad. Hay también deseo. El protagonista se embriaga con la personalidad de este joven que acaba de conocer, pero su actitud autodestructiva los terminará separando. Daniel Radcliffe hace un buen trabajo como el joven poeta, demostrando que su potencial es más grande que la larga sombra que proyecta su rol de Harry Potter, pero es Dane DeHaan quien termina robándose la película. No solo es su personaje el más interesante de la historia debido a su misterio, sino que adquiere una mayor presencia gracias al trabajo del actor. DeHaan ya había mostrado su talento en la película Chronicle (2012) como su atormentado protagonista, pero interpretaciones como esta confirman el gran futuro que le espera.

Pese a ser el largometraje debut del director John Krokidas, Kill Your Darlings presenta varias ideas interesantes y momentos visuales memorables. Hay algunas líneas de diálogo que resultan bastante artificiales, y cierta actitud de los personajes que los muestra como jóvenes pedantes, pero la película termina creando una historia atractiva. Es cierto que en ocasiones los personajes parecen intelectuales arrogantes que creen saber más que los demás, lo que dificulta que generen empatía, pero Kill Your Darlings nos demuestra que la generación beat no nació solo por el entusiasmo e idealismo ciego de estos artistas, sino también por las tragedias que debieron sufrir. En la película no se alcanza a mostrar la notoriedad que alcanzó el movimiento, pero basta con enseñarnos las raíces que le dieron forma.

Esa generación no atrajo la atención de la juventud por mostrar a escritores con trabajos formales y una vida estable. Ginsberg, Keoruac y Burroughs vivieron en constante movimiento, muchas veces sin las comodidades básicas a las que estamos acostumbrados. Pero fueron esos golpes recibidos los que moldearon sus obras, los que les dieron ese aire de disconformismo que identificó a las generaciones futuras. Aunque la tragedia que es narrada en Kill Your Darlings muestra cómo se separaron físicamente los caminos de los personajes, se podría decir que fue el punto de inflexión necesario para crear el movimiento que anhelaban.

Anuncios

Un pensamiento en “Kill Your Darlings (2013)

  1. Pingback: Valerian and the City of a Thousand Planets (2017) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s