Soy mucho mejor que voh (2014)

ImageCon un título como Te creís la más linda (pero erís la más puta) (2009), el debut del director José Manuel “Che” Sandoval no podía pasar desapercibido. Pero la película tiene otras virtudes además de su llamativo nombre. Es la historia sobre un joven llamado Javier que recorre las calles de Santiago agobiado por su inseguridad, encontrándose con una serie de personajes que lo aconsejan o simplemente aumentan la paranoia del protagonista. En uno de estos encuentros, en una perdida schopería de la ciudad, el joven conoce a un hombre cuarentón, destruido, que acaba de perder a su familia. Es precisamente este personaje el protagonista de la segunda película de Sandoval, en una especie de spin-off cinematográfico.

Su nombre es Cristóbal (Sebastián Brahm), y en la primera película le cuenta a Javier que su esposa se ganó una beca para estudiar en España, dejándolo a él y a sus hijos en Chile. Pero esta no es la versión completa de lo que sucedió, ya que en Soy mucho mejor que voh descubrimos que la esposa no abandonó a su familia para ir a vivir a Barcelona, sino que se fue sola dado que el protagonista no había firmado los permisos para que sus hijos viajaran junto a ella. De hecho, el plan original era que toda la familia viajara a Europa, pero Cristóbal no aguantó la humillación de que su mujer fuese más exitosa que él.

Frustrado, y con poco dinero, el protagonista se dedica a deambular en las calles de Santiago tratando de buscar sexo fácil, como una forma de desquitarse con su esposa. En la mayoría de sus encuentros lo vemos interactuando con mujeres, lo que saca a relucir su misoginia y egoísmo. Durante este viaje, que transcurre en una noche, el protagonista debe escoger entre tragarse su orgullo o seguir el mismo estilo de vida que ha llevado hasta entonces.

El protagonista no es un héroe. Ni siquiera le alcanza para antihéroe. Es una persona llena de defectos que no se redime ni cambia completamente su forma de ser, como ocurre en una película tipo Dallas Buyers Club (2013). Si hubiese que compararlo con un modelo de personaje, sería con el protagonista de Inside Llewyn Davis (2013), un perdedor que es incapaz de reconocer sus problemas y cuyo orgullo lo lleva por un camino lleno de fracasos. No es fácil hacer una película con un personaje como este, ya que se corre el peligro de hacerlo tan repulsivo que el espectador ni siquiera termine de verla. Pero Sandoval logra superar el obstáculo transformando a su protagonista en una persona de carne y hueso, no en una caricatura.

Es cierto que el protagonista, apodado “El Naza” por los amigos de su hijo, no es un modelo a seguir, y que sus decisiones son muy reprochables, pero no está definido exclusivamente por sus imperfecciones, sino que tiene algo más. El Naza es un personaje que está en medio de un dilema, así que lo vemos luchando a lo largo de la película por escoger el camino correcto. Ya sea mirando con desesperanza el nombre de la persona que lo llama a su celular, o arrepintiéndose en el último momento de una oportunidad de sexo seguro, el protagonista lucha con un problema que lo come por dentro.

En ambas películas, el conflicto de los protagonistas es más aparente que real. Tanto El Naza como Javier atribuyen sus problemas a sus respectivas parejas, sin darse cuenta que la situación ha sido exagerada debido a sus propias inseguridades y egoísmo. En vez de enfrentar sus problemas, los personajes optan por deambular en las calles de Santiago para buscar algo que los distraiga. Esta actitud infantil del Naza es bien demostrada en una escena que ocurre hacia el final de la película.

Como en Te creís la más linda…, la mayor parte de la película está ambientada en una sola noche, con su personaje recorriendo las calles de la capital tratando infructuosamente de encontrar algo. El director filma las calles de Santiago de forma sencilla, sin recurrir a monumentos ni a hitos turísticos para describirla. La película opta por las calles anónimas del centro de la ciudad, con casas rayadas y esquinas mal iluminadas, permitiendo que el espectador se oriente usando su propia experiencia. Si llega a aparecer algún edificio reconocible (la casa central de la Universidad Católica, la facultad de Derecho de la Universidad de Chile, la Torre Telefónica), es mostrado de forma fugaz, como un elemento medio borroso en el fondo de la imagen. Lo importante en esta película son los personajes.

Uno de los principales defectos que tenía la película anterior eran los diálogos. Se utilizaban frases que buscaban ser actuales, pero que terminaban rápidamente quedando obsoletas (¿quién sigue diciendo “guachona” hoy en día?), así como algunas expresiones que sonaban demasiado artificiales. Afortunadamente ese problema se solucionó en esta película, y salvo un par de líneas, el diálogo en la cinta resulta más natural. El mérito también es de Sebastián Brahm, cuya actuación hace que el protagonista sea creíble. A diferencia de la cinta anterior, donde se notaba que el protagonista estaba interpretando un personaje llamado Javier, en esta Brahm le da vida verdadera al Naza. No por nada su breve aparición en Te creís la más linda… es uno de los mejores momentos de aquella película.

En sus dos largometrajes, Sandoval ha utilizado títulos que hablan directamente al que los escucha o lee. Y esto no solo busca generar un momento incómodo al comprar las entradas y decirle el título a la persona que las vende (espero), sino que además busca establecer una conexión con el espectador. Los protagonistas de sus películas son personas patéticas y tercas, incapaces de reconocer sus propios defectos. Quizás el director nos está diciendo que esos mismos personajes que nos parecen reprochables no son tan distintos a uno mismo.

PD: Pueden ver Te creís la más linda (pero erís la más puta) en Cinepata.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s