Este mar sabe demasiado, Takilleitor (1996)

ImageComo toda industria cinematográfica, Chile tiene películas malas. Es algo inevitable. Pero a diferencia de otros países, como México o Turquía, no tenemos tantas películas horribles. Aquellas cintas que son tan incompetentes que producen una mezcla de fascinación y de risa. Debe haber una que otra por ahí, obras que fueron vistas por un par de decenas de afortunados y que finalmente pasaron al olvido, pero ninguna es tan famosa como Este mar sabe demasiado, Takilleitor, del director Daniel de la Vega.

La película, conocida simplemente como Takilleitor, es un mito dentro del cine nacional. Debido a una mala distribución, que la relegó a una única transmisión en TVN en 1998 y a unos VHS que eran casi imposibles de encontrar en los videoclubes, la cinta estuvo durante años cubierta por un aura de misterio. Los rumores hablaban de toda clase de cosas, pero todos los comentarios hacían hincapié en lo mala que era. Gracias a internet, esta película puede ser vista por las nuevas generaciones, permitiendo así que su legado perdure por más años.

Protagonizada por Luis Dimas, Takilleitor es un enredo de diversas historias, unidas solamente por lo delirantes que son. El título de la película proviene del nombre de uno de los personajes que participan en ella, que es el chofer de Dimas a lo largo de la trama. Durante los 60 minutos que dura la cinta, el cantante recorre las calles de Santiago junto a su chofer, yendo a entrevistas, conciertos o simplemente hablando sobre la vida y lo que sienten.

Pero la película no solo se trata de esto. También nos muestra a una pareja de agentes de la CNI, José María y Slomy, quienes están tras el rastro de un papagayo de madera. No sabemos muy bien por qué buscan este objeto, ni por qué es tan importante, pero forman parte de la película. También vemos a tres jóvenes que son fanáticas de Dimas, y que para ser sincero no entendí lo que hacían. El propio Takilleitor tiene una trama secundaria en la película, donde lo vemos acompañando a su esposa en el hospital debido a un fuerte dolor que sintió en el vientre, pero estas escenas tampoco llegan a una conclusión coherente.

En realidad, ninguna de las tramas en la película sigue los principios de la lógica ni un desarrollo convencional. Algunas simplemente terminan de forma abrupta, sin explicación, y otras llegan a una conclusión arbitraria, que tampoco es comprensible. La más memorable es la de Luis Dimas, quien hacia el final de la película es abducido por una nave espacial, y en la escena siguiente les cuenta su experiencia a unos confundidos mendigos.

Aunque contó con un presupuesto de varios millones de pesos, estos no se notan en el resultado final, que podría haber sido hecho fácilmente con recursos caseros. De hecho, el platillo volador que rapta al protagonista es un simple juguete que estaba enganchado a una caña de pescar. Los únicos rastros de este dinero se encuentran reflejados en los actores de buen nivel que participaron en el proyecto, como Sergio Hernández, Alejandra Fosalba, Elvira López y Patricia Rivadeneira.

La película está lleno de diálogos que intentan decir algo profundo, pero que terminan solo confundiendo al espectador.

– El científico trajo dos baldes. Uno con colonia y el otro con carbón molido. La sábana es el aire… y el carbón cayó encima, pegándose al pulmón. El científico me robó los libros, pero me hizo un favor. Eureka gritó el científico… tenía la solución para el smog.

– El smog es inconstitucional.

A diferencia de Ed Wood, cuya ingenuidad le impedía darse cuenta de lo malas que eran sus películas, o de Claudio Fragasso, quien está convencido de que su cinta Troll 2 (1990) es una obra maestra que fue injustamente incomprendida, los responsables de Takilleitor parecen haber hecho esto a propósito. En una entrevista que la revista Bush in Action hizo al guionista Felipe Vilches, él cuenta que el estilo bizarro de la cinta fue premeditado, y que incluso se inspiró en el trabajo del escritor James Joyce.

Al ver la película, uno llega a entender parcialmente a Vilches. Todo este sinsentido no pudo ser producto de la casualidad. A pesar de lo bizarras que son algunas de sus escenas, la película parece tener algo más. La presencia de los agentes, por ejemplo, puede reflejar la idea de que incluso en los años 90, la presencia amenazante de la dictadura perduraba en nuestra sociedad. Hay también algunos planos bastante bien hechos, con una composición bien lograda, que demuestra que la película no fue hecha por personas que desconocían completamente el lenguaje cinematográfico.

El problema es que estos son elementos aislados dentro de la película, ya que al ser analizada como un todo se notan sus deficiencias. Puede que haya querido transmitir un mensaje, pero la ejecución del mismo resultó fallida. Si uno ve las películas de Alejandro Jodorowsky, como El Topo (1970) o The Holy Mountain (1973), uno puede percibir una atmósfera bizarra que no dista mucho de la mostrada en Takilleitor. La diferencia es que Jodorowsky se tomaba el tiempo de mostrar las ideas subyacentes, haciéndolo de manera ceremoniosa, tomándose en serio incluso en sus momentos más delirantes.

Lo que hace de Takilleitor una de esas películas “tan malas que son buenas” es que, si bien sus elementos absurdos fueron premeditados, no lo fue su mala calidad. Los diálogos artificiosos, el montaje rudimentario, la incapacidad de entregar de forma clara el mensaje, todos esos elementos no fueron buscados. Películas como Birdemic (2010) o The Room (2003) son entrañables porque pese al esfuerzo de la gente que participó en ellas, el resultado final deja mucho que desear. Esta combinación de honestidad e ingenuidad les otorga un mayor atractivo que intentos más calculados como Machete (2010).

Luis Dimas fue escogido para la película con el objetivo de limpiar su imagen, la cual estaba bastante pisoteada durante aquella época. Takilleitor surgió como una manera de darle el reconocimiento que no había obtenido durante el resto de su carrera. Y pese a todos los momentos absurdos que vemos en la película, uno puede notar los esfuerzos por lograr esto. En la cinta, Dimas es tratado como una superestrella, siempre ocupado en sus proyectos profesionales, deseado por las mujeres, y entregando profundas reflexiones en sus entrevistas. Hacia el final del metraje, el protagonista le cuenta a su chofer la idea que tiene de hacer una película, que parte durante los años 30 y en la que aparece junto a estrellas como Dean Martin, Elvis Presley o Marilyn Monroe.

La película demuestra el deseo de Dimas por alcanzar la fama que cree merecer pero que no obtuvo durante su juventud. Por eso en la película que le narra a su chofer es transportado varias décadas en el pasado, y por eso en el afiche de la película aparece una fotografía antigua del cantante. Existe un deseo por aprovechar las oportunidades desperdiciadas, de volver atrás y corregir los errores cometidos.

Durante sus momentos más tensos (cuando es interrogado por los agentes y luego de que es liberado por los extraterrestres), escuchamos al protagonista con una voz ronca que lo hace sonar miserable. No debe ser casualidad que durante todas sus otras escenas (y recalco el “todas”), Dimas aparece interpretando alguno de sus antiguos éxitos. Al ser despojado de su gran tesoro, la voz, el cantante se encuentra en la peor situación imaginable.

Lo trágico de todo esto es que pese a las buenas intenciones por parte de los responsables de la película, Dimas no alcanzó la popularidad que buscaba, y en cambio debió conformarse con protagonizar una de las peores películas del cine chileno. De todas maneras, se trata de un logro no menor.

Anuncios

Un pensamiento en “Este mar sabe demasiado, Takilleitor (1996)

  1. Pingback: Kung Fury (2015) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s