Vampire Academy (2014)

vampire-academy-posterTras el éxito económico de franquicias como Harry Potter y Twilight, los estudios de cine comenzaron a trabajar en la siguiente saga cinematográfica que llamara la atención de los adolescentes. Los requisitos son que la saga esté basada en una serie de novelas juveniles, para poder hacer más de una película; que dicha saga haya sido un éxito de ventas, para que los fanáticos de los libros vayan a ver las películas; que las historias incluyan romance y exploren otros temas que le interesen a los adolescentes; que estén ambientados en mundos llenos de posibilidades. De los intentos que han surgido para replicar el éxito de aquellas cintas, Vampire Academy (Academia de vampiros) no solo es la que sufrió el tropiezo más fuerte en la taquilla, sino que además en términos de calidad se trata de una de las películas más mediocres de este grupo.

La película tiene lugar en un mundo donde los vampiros son reales, y se dividen en tres clases: los dhampir, que son los más importantes ya que pueden controlar magia; los moroi, que tienen grandes habilidades físicas y tienen por objetivo proteger a los dhampir; y los strigoi, que son vampiros malignos que intentan matar a los dhampir y a los moroi. La protagonista de la historia es Rose Hathaway, una moroi que se fugó de la Academia San Vladimir junto a su amiga Lissa Dragomir, que no solo es una dhampir, sino también la princesa de los vampiros. Las jóvenes son encontradas por un grupo de vampiros de la academia y devueltas a la escuela, donde comienzan a ocurrir algunos sucesos extraños que amenazan la seguridad de Lissa.

A medida que uno ve la película, se da cuenta sin mucha dificultad de las influencias de la trama y sus demás elementos. Existe una clara inspiración en la saga Harry Potter, ya que los personajes pertenecen a una especie sobrenatural (vampiros/magos) que vive en nuestro mundo, pero intentando pasar desapercibidos. Los adolescentes estudian en un viejo internado donde aprenden a controlar sus poderes (Hogwarts/San Vladimir). También existe una influencia de Twilight, con todo lo relacionado a los vampiros, al romance entre ellos y a los personajes físicamente atractivos pero carentes de carisma.

Comparar a esta película con las adaptaciones de Harry Potter es injusto, ya que mientras en la saga protagonizada por Daniel Radcliffe el mundo mostrado era interesante y creíble dentro de su extravagancia, el de Vampire Academy es aburrido y genérico. En Harry Potter and the Philospher’s Stone (2001) se logró introducir a los espectadores en el mundo de los magos mostrando la particular forma en que funciona, generando así fascinación y ganas de seguir explorándolo. Nada de esto ocurre en esta cinta, lo que no se debe simplemente a la diferencia de presupuesto entre ambas películas, sino que a una falta de imaginación. En el mundo de Harry Potter los detalles más triviales, como los diarios, eran interesantes, mientras que en Vampire Academy ni siquiera la academia (que aparece en el mismo título de la película) es memorable.

En un par de escenas se hace referencia a Twilight, pero con un tono burlón, con el fin de distanciarse de esas películas. Por ejemplo, cuando Rose está explicando los tipos de vampiros al comienzo de la cinta, aclara que estas criaturas no brillan cuando se exponen al sol. Pero estos esfuerzos por desmarcarse de la sombra de Bella y Edward no son eficaces, ya que Vampire Academy termina compartiendo falencias con aquella saga, como las malas actuaciones y la ausencia de personajes llamativos.

La protagonista es presentada como un personaje rebelde, que busca obtener la simpatía del público lanzando comentarios irónicos de vez en cuando. El problema es que sus diálogos están mal escritos y la actriz que la interpreta dice sus líneas sin mucha naturalidad, entregando un resultado defectuoso. Su amiga dentro de la película, Lissa, es mucho peor. En el caso de Rose hubo al menos un intento por darle algunos rasgos característicos, pero parece que a los guionistas se les acabaron las reservas de personalidad cuando tuvieron que darle forma a la princesa. La actuación de Lucy Fry tampoco ayuda, ya que a pesar de su belleza física no hay nada más que destacar.

Los acontecimientos narrados en Vampire Academy no se suceden de forma fluida, ni siquiera lógica. La protagonista debe enfrentar un misterio, y las pistas que va recogiendo llegan convenientemente hacia ella, no las descubre gracias a su ingenio. Las revelaciones ocurren no por una consecuencia racional, sino porque la película necesita una trama. Y lo que es peor, las interacciones entre los personajes son torpes y carentes de emoción. Se supone que a lo largo de la película los personajes experimentan problemas, dudas, miedo, celos, amor, pero nada de esto es presentado de forma natural. Rose y Lissa llevaban casi un año viviendo solas antes de ser devueltas a la academia, pero ninguna de las escenas donde participan dan cuenta de una amistad genuina, de una complicidad creíble entre ambas.

El “romance” es mostrado con la misma frialdad y falta de tacto. De hecho, hay un romance que llega a dar miedo. Rose está enamorada de Dimitri (Danila Kozlovsky), un experimentado guardia de la academia y un gran luchador. No sabemos cuál es su edad, pero la protagonista dice en una escena que puede ser lo suficientemente mayor como para ser su padre o su tío. Esta comparación es muy desafortunada, porque en una escena previa donde ambos personajes están hablando, Rose le cuenta a Dimitri que no conoce a su padre, y él guarda un silencio incómodo. Este dato, sumado a la diferencia de edad entre Dimitri y la protagonista, además de la reticencia de Dimitri a responder al coqueteo de Rose, puede llevar a cualquier persona a asumir que él es su padre; así que las siguientes escenas donde interactúan y donde se supone existe una tensión sexual entre ambos terminan siendo perturbadoras, no adorables.

Mark Waters, el director de la película, nos trajo hace diez años la cinta Mean Girls (2004), una comedia adolescente que se ha transformado en un éxito de culto. Los afiches de Vampire Academy hacen referencia a esta conexión, utilizando colores vivos y entregando una idea de que este es un Mean Girls con vampiros. Algunos elementos de la trama pueden llevar a hacer esta comparación, tomando en cuenta que San Vladimir es mostrado como una especie de escuela secundaria estadounidense, con chismes, estudiantes populares, y todas esas cosas. Incluso hay una parte de la trama en que Lissa es seducida por la popularidad, en un momento similar al que experimenta el personaje de Lindsay Lohan en Mean Girls.

Pero todas estas similitudes son solo una táctica barata para aprovechar la fama de esa película. Lo que hizo de Mean Girls un éxito no fue el hecho de estar ambientada en una escuela, sino que la forma en que los personajes interactuaban entre si y cómo el ambiente escolar era parodiado en el guion de Tina Fey. Si hay algo que nos confirma Vampire Academy es que la fama de Mean Girls se debió más al trabajo de Fey que al de Waters.

Anuncios

Un pensamiento en “Vampire Academy (2014)

  1. Pingback: Divergent (2014) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s