Only Lovers Left Alive (2013)

Only_Lovers_Left_Alive_posterLos vampiros han visto crecer al cine. Desde sus comienzos mudos y en blanco y negro, hasta la actual era de las superproducciones, estas criaturas han protagonizado innumerables historias en películas a lo largo del mundo. Y al igual que el mismo cine, los vampiros han ido evolucionando con el paso de los años. Pasaron de habitar castillos o casas en ambientes rurales a formar parte integral de las urbes. Un ejemplo de estos nuevos vampiros se puede apreciar en películas como Underworld (2003) o Blade (1998), donde se les muestra enfundados en cuero negro y empuñando pistolas. Pero esta cinta, Only Lovers Left Alive, pertenece a una vertiente más íntima del subgénero, junto a obras como Let The Right One In (2008) o Martin (1976), pero logrando un resultado que posee una identidad propia.

La película no tiene una trama convencional. El impulso de la cinta no recae solo en los acontecimientos que ocurren a lo largo del metraje, sino que en la atmósfera que emana de sus escenas. Con un ritmo pausado, Only Lovers Left Alive nos muestra la vida de sus protagonistas con calma, dedicando la primera mitad de la cinta a introducir a los personajes y mostrarnos su mundo. Vemos a Adam (Tom Hiddleston), un vampiro que vive en la ciudad de Detroit, en un barrio miserable, dedicando la mayor parte de su tiempo a componer canciones con las múltiples guitarras eléctricas que hay en su casa. Para conseguir instrumentos y otra clase de objetos, Adam cuenta con la ayuda de un joven llamado Ian (Anton Yelchin), quien ha firmado un contrato de confidencialidad con el vampiro.

La música de Adam refleja su estado de ánimo, que es sombrío, pesimista. La mayoría de sus composiciones corresponden a canciones funerarias. Esta creciente depresión es percibida por su esposa, Eve (Tilda Swinton), que vive en Tangier, Marruecos. En aquella ciudad, Eve se reúne de vez en cuando con Marlowe (John Hurt), un viejo vampiro que le suministra sangre de buena calidad. Aunque detesta viajar, Eve decide visitar a su marido en Detroit para ver qué es lo que le aqueja, guiada además por el temor de la posible llegada de su problemática hermana menor Ava (Mia Wasikowska).

Si bien se puede distinguir una estructura en la trama de la película (inicio, desarrollo, final), ésta se encuentra en un segundo plano, lo que puede llevar a algunos espectadores a decir que en la cinta “no pasa nada”. Ese tipo de comentarios no solo son erróneos, sino que son incapaces de percibir el verdadero núcleo de la película. Como señalé anteriormente, lo importante en Only Lovers Left Alive es la atmósfera que genera y el estado de ánimo de los protagonistas. No se trata de una película de vampiros donde las criaturas son las villanas y se dedican a beber sangre del cuello de sus víctimas. Podría decirse que es incluso un relato existencial.

La película examina el tema de la inmortalidad y de lo eterno. No sabemos con certeza la edad de los vampiros que aparecen en la cinta, pero a través de varias referencias sabemos que conocieron a personajes históricos como el escritor Lord Byron, el inventor Nikola Tesla o a la filósofa Mary Wolfstonecraft. Algunos de estos guiños pueden ser algo ridículos, como el hecho de que Adam le escribió el quinteto de cuerdas a Franz Schubert, o que el vampiro Marlowe es en realidad el famoso escritor inglés Christopher Marlowe, y que fue él quien escribió Hamlet, no Shakespeare. Pero estas menciones nos sirven para entender la longevidad de los vampiros.

Dejando de lado estas referencias, la película también nos muestra esta noción de forma visual, mientras Adam y Eve (cuyos nombres también apuntan a la idea de lo pretérito) recorren los barrios de Detroit de noche. Al pasar frente a casas abandonadas y barrios desolados, la película nos permite ver el contraste que existe entre los vampiros y el efímero mundo que los rodea. Para estas criaturas que ven un siglo como si fuera un par de años, la vida de los humanos es algo fugaz, en constante movimiento. La decadencia de Detroit, reflejada de muy buena manera en esa escena donde los protagonistas admiran un teatro en ruinas, nos ayuda a los espectadores a comprender cómo es el mundo para los vampiros.

Es esta idea de longevidad la que parece atormentar a Adam, quien incluso ha pensado en la posibilidad del suicidio. El protagonista parece estar atrapado en su condición de vampiro, condenado a vivir eternamente en un mundo que le es ajeno. Debe mantenerse en el anonimato para no llamar la atención acerca de su verdadera naturaleza, por lo que no puede dar a conocer su música. En la película se nos explica que los vampiros poseen unos sentidos mucho más desarrollados que los humanos, pero están en constante lucha con el mundo que los rodea. Se dan cuenta, por ejemplo, de la forma en que la humanidad está destruyendo el mundo a través de la contaminación, lo que indirectamente afecta a los vampiros, que deben tener más cuidado al momento de beber sangre, para no intoxicarse. Adam ve a los seres humanos como criaturas inferiores, e incluso se refiere a ellos como “zombies”.

Su melancolía es reflejada en la misma película, que recurre a planos y a movimientos de cámara hipnóticos. Visualmente, Only Lovers Left Alive nos entrega momentos de gran calidad, lo que refleja la experiencia y talento del director Jim Jarmusch. La fotografía de Yorick Le Saux está muy bien lograda, lo que no era fácil de lograr. Dado que sus escenas están ambientadas durante la noche, todas ellas deben contar con iluminación artificial, lo que corre el riesgo de caer en un resultado repetitivo. Sin embargo, la película se encarga de otorgar a cada una de las locaciones una identidad característica, que las aleja de la monotonía.

Tom Hiddleston y Tilda Swinton están perfectos en los papeles principales, otorgándoles a sus personajes una especie de somnolencia que los diferencia de los personajes humanos, pero conservando un aire amenazante que les permite estar en un escalón de superioridad en relación al resto. La forma en que se complementan crea la ilusión de una relación que ha durado durante siglos, y que ha pasado por toda clase de cosas.

El tono melancólico de la película sirve para mostrarnos la situación de los protagonistas. Ya no están en el siglo XV, donde era fácil conseguir víctimas y deshacerse de los cadáveres. Deben tener mucho más cuidado que antes, e incluso deben lidiar con los errores de los propios seres humanos, que se están destruyendo entre sí. Los vampiros dejaron de estar en su época de gloria, pero todavía no están totalmente acabados. Se encuentran en un estado intermedio, de declive. Pero el final de Only Lovers Left Alive nos enseña que los protagonistas todavía no han sido vencidos, y que mientras continúen juntos podrán resistir todo tipo de inclemencias.

Anuncios

2 pensamientos en “Only Lovers Left Alive (2013)

  1. Pingback: What We Do in the Shadows (2014) | sin sentido

  2. Pingback: The Stranger (2014) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s