Big Bad Wolves (2013)

Big_Bad_Wolves_US_Theatrical_PosterEn las listas que compilaban las mejores películas del año pasado, casi no se menciona a esta cinta israelí. No aparece en los resultados de la encuesta realizada por The Village Voice, mientras que en la encuesta llevada a cabo por la revista Sight & Sound apenas y es nombrada por un par de críticos. La fama que adquirió Big Bad Wolves no se debió al reconocimiento de la gran mayoría de la crítica, sino que a la recomendación de una sola persona: Quentin Tarantino. El director, conocido por su voracidad al momento de ver cine y a su conocimiento casi enciclopédico de este arte, nombró a la película en cuestión como la mejor cinta de 2013, lo que llamó la atención de muchas personas, que intentaron hacerse con ella para ver si efectivamente tenía razón.

La película parte con la desaparición de una niña y el posterior interrogatorio de un hombre, Dror (Rotem Keinan), que es visto por la policía como el principal sospechoso. Sin embargo, las preguntas de los policías, que incluso llegan a golpearlo para obtener respuestas, no logran extraerle una confesión, y debido a la falta de pruebas es puesto en libertad. Aunque no es procesado por el crimen, Dror es visto por el resto de la comunidad como la persona que raptó a la niña, incluido el agente de policía Micki (Lior Ashkenazi), que fue destituido de su cargo luego que el video del interrogatorio donde golpea al sospechoso sale a la luz.

Debido a la horrorosa naturaleza del crimen, que terminó con el asesinato de la niña y la vejación de su cuerpo, Micki decide interrogar nuevamente a Dror, esta vez utilizando métodos poco convencionales. Pero su plan es interrumpido por un misterioso hombre, Gidi (Tzahi Grad), que no es movido por la necesidad de cumplir con su trabajo, sino que por el más puro deseo de venganza en contra del asesino de la niña. La mayoría de las escenas posteriores están ambientadas en el sótano de la casa de Gidi, quien ha decidido hacerle a Dror lo mismo que sufrió la víctima, e incluso obligará al policía a ayudarlo.

El dilema que plantea la cinta dice relación con la legitimidad de los medios que estos personajes utilizan contra el sospechoso, y la incertidumbre que tenemos nosotros acerca de su culpabilidad. Esto la emparenta con otra película del año pasado que tenía como punto de partida el rapto de niños, el thriller de Denis Villeneuve titulado Prisoners (2013). En esa película, el sospechoso es interrogado por el padre de una de las víctimas, que recurre a todos los medios que tiene a su alcance (incluida la fuerza) para conocer el paradero de las niñas raptadas.

Las escenas mostradas en esa película estaban acompañadas de una angustia producto de la urgencia que exigía la respuesta. Como no se conocía el paradero de las niñas, no sabíamos si estaban vivas o muertas, por lo que el tiempo era un factor de suma importancia. En Big Bad Wolves, en cambio, la respuesta que se le quiere extraer al sospechoso no es tan urgente. Por un lado, está el policía que quiere saber si es el secuestrador o no, y por otro está Gidi, que no necesita saber esa respuesta (está convencido de que es culpable), sino que quiere saber el lugar donde escondió la cabeza de la víctima. A esto se suma el deseo de venganza de Gidi, que ve en la tortura a Dror no solo una manera de extraer la verdad, sino también una forma de venganza similar a la ley del Talión.

Big Bad Wolves es tan cruda como lo insinúa su premisa. Los directores Aharon Keshales y Navot Papushado no vacilan al mostrarnos los detalles gráficos de lo que sufre Dror, que son momentos que llegan a arrugar a cualquiera. Pero el mérito de la película no solo radica en el gore mostrado. Si fuera solo por eso, estaríamos ante una mera película de torture porn, tipo Hostel (2005). La cinta además logra crear una atmósfera de tensión que no requiere de huesos quebrados para incomodar a la audiencia. Un ejemplo de esto es la escena donde Gidi lee un expediente de la policía donde se describe lo que el asesino le hacía a sus víctimas. Lo retorcido de estos hechos, sumado a la muy buena actuación de Tzahi Grad, son suficientes para que nos imaginemos la crudeza del crimen y para que nos preparemos a lo que deberá sufrir Dror.

Además de lo violentas que son estas escenas, el sufrimiento de Dror es aumentado por las dudas que tenemos acerca de su culpabilidad. Nuestro conocimiento acerca de la situación está tan limitado como el de la policía. Lo único que sabemos es que este hombre, que trabaja como profesor, fue supuestamente visto cerca de la escena del crimen por un niño, testimonio que por sí solo no es del todo poderoso. Incluso en Prisoners las pruebas en contra del sospechoso eran más numerosas, y eso que él también fue puesto en libertad en primera instancia. Mientras Dror recibe todo el dolor que Gidi le produce, es imposible no hacerse la pregunta, ¿y si realmente es inocente?

La trama de la película se desenvuelve de forma fluida, dejando para el último tercio los acontecimientos más emocionantes. Como es costumbre en los thrillers contemporáneos, el final nos presenta una que otra sorpresa, las que son presentadas con maestría por la cinta. Durante los últimos minutos sentí algo de desconfianza en relación a la manera en que se resolverían los planteamientos morales de la historia, ya que se tratan algunos temas bastante complejos, pero Big Bad Wolves logra esquivar estas complicaciones y termina entregando un buen resultado final.

No creo que sea la mejor película de 2013, ya que la misma Prisoners es superior en varios aspectos. Si uno está familiarizado con el entusiasmo de Tarantino, ya debe saber que el director exagera en algunos de sus comentarios, y este parece ser uno de los casos. Pero aún así, se agradece que haya recomendado tan efusivamente esta película, ya que de lo contrario habría pasado desapercibida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s