Doc of the Dead (2014)

Doc_of_the_Dead_Film_Poster_2014Cuando George A. Romero hizo Night of the Living Dead (1968) hace más de cuarenta años, no tenía idea de la popularidad que alcanzarían los zombies en nuestra sociedad. En aquella época ni siquiera sabía que las criaturas que rondaban en su película tenían un nombre particular, ya que la palabra zombie estaba ligada al folclor de Haití y al vudú. Pero fueron las características que él creó (el apetito insaciable de las criaturas por la carne humana, el traspaso de la enfermedad a través de las mordidas, el hecho de que eran muertos vivientes), los que le dieron forma al arquetipo que hoy en día conocemos.

La cultura popular contemporánea lleva algunos años envuelta en una fiebre zombie, utilizando a las criaturas en cómics, videojuegos, películas y series de televisión. Así como estas criaturas contagian a las personas y crecen exponencialmente en número, los productos ligados a ellas también han aumentado. Es difícil pensar que un subgénero cinematográfico tan particular podría llegar a alcanzar esa popularidad, y ese es uno de los temas que examina el documental Doc of the Dead. A través de entrevistas a especialistas en la materia, así como de directores y actores ligados al género, la cinta nos entrega información acerca del origen de estas criaturas, la evolución que han sufrido a lo largo de los años, y el impacto que han tenido en la cultura popular.

Se explica, por ejemplo, que se trata de criaturas adoptadas por el cine directamente desde el folclor haitiano, y no desde la literatura, como los vampiros. Y que las primeras cintas basadas en zombies tienen diferencias importantes con las actuales. También se habla acerca de las contribuciones de Romero al subgénero, no solo creando las reglas básicas de las criaturas, sino también utilizando sus cintas para entregar algunas reflexiones acerca de la sociedad. Los zombies, como explica el actor Simon Pegg, somos nosotros mismos, así que constituyen la herramienta perfecta para crear analogías sobre temas ligados a la sociedad.

Los zombies se han convertido en metáforas para tratar ideas como la esclavitud, el racismo, el consumismo, las guerras, la paranoia. Y otro aspecto que los hace tan terroríficos es que cambian completamente el comportamiento de una persona, haciendo que por fuera sigan viéndose como nuestros amigos o familiares, pero por dentro son criaturas sedientas de sangre.

El documental nos entrega algunas reflexiones interesantes acerca de estas criaturas, sobre la forma en que funcionan y lo que pueden llegar a representar. Si hay algo que reprocharle, es que se centra demasiado en la cultura popular estadounidense, omitiendo casi por completo el tratamiento europeo o sudamericano que ha experimentado el subgénero. Y no se debe solo a un tema de tiempo, ya que Doc of the Dead dura solo 80 minutos, sino que a una falta de meticulosidad. El director Alexandre O. Philippe hizo un buen trabajo contactando a expertos en la materia. ¿Qué costaba preguntarles acerca del trabajo de cineastas como Lucio Fulci?

Además de cumplir con el objetivo de informar, el documental también nos adentra en el mundo de los fanáticos de los zombies. Se habla de las zombie walks, de los kit de supervivencia que se venden en caso de un apocalipsis zombie, e incluso de un matrimonio zombie que ofició el actor Bruce Campbell. Todas estas escenas sirven para demostrar la envergadura del fenómeno en cuestión, así como la cuota de locura que acompaña a todo fanatismo. Es interesante pensar que la afición por los zombies era algo acotado hace algunas décadas, y que las personas que asistieron a las primeras zombie walks probablemente fueron vistas como excéntricas por el resto de la sociedad; pero hoy en día se trata de algo que ha alcanzado a la mayoría de la población. Las personas que hace un tiempo eran vistas como desadaptadas, de pronto pasaron a formar parte de una moda de enorme masividad.

La popularidad de los zombies también es reflejada a través de las películas independientes o derechamente caseras que son mostradas de vez en cuando en el documental. Ese tipo de proyectos, o los elaborados disfraces que diseñan los fanáticos, responden a una búsqueda de pertenencia, de formar parte de una comunidad que comparte los mismos intereses.

Aunque el documental no es demasiado innovador en las cosas que dice, es entretenido y entrega algunas reflexiones llamativas acerca del subgénero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s