They Came Together (2014)

They_Came_Together_posterDurante los últimos años, el género de las parodias ha perdido su creatividad y energía por culpa de cintas como Disaster Movie (2008) o The 41-Year-Old Virgin Who Knocked Up Sarah Marshall and Felt Superbad About It (2010). Se trata de películas que poseen una trama increíblemente débil, y cuyas escenas están llenas de referencias a la cultura popular que no parecen conectar entre sí. Afortunadamente aún existen representantes del género que logran entregar una historia entretenida y sacan buenas risas a través de sus observaciones, como They Came Together, que se burla de los lugares comunes de las comedias románticas.

En la película vemos a Molly (Amy Poehler) y Joel (Paul Rudd), dos neoyorquinos que trabajan dentro de la industria de los caramelos, pero en veredas distintas. Joel trabaja en una gigantesca empresa llamada CSR, que está decidida a acabar con toda su competencia. Molly, por su parte, posee una pequeña tienda de caramelos que está pasando por dificultades económicas. Ambos personajes acaban de quedar solteros, tras terminar sus respectivas relaciones, y se conocen en una fiesta de Halloween. Aunque al principio no se llevan bien, poco a poco se irán conociendo e iniciarán una relación, siguiendo la fórmula de todas estas películas (momentos cursis, malentendidos, reconciliaciones, etc.).

El guion escrito por Michael Showalter y David Wain va creando situaciones cómicas a través de la exageración y el absurdo. Los chistes juegan con nuestro conocimiento acerca de las comedias románticas, burlándose de la forma en que esas cintas utilizan las coincidencias para crear la ilusión de que la pareja protagonista se ha unido por obra del destino, o con las características de cada uno de los protagonistas, especialmente la personalidad torpe y encantadoramente ingenua de la mujer. Al principio cuesta un poco enganchar con el tono de la cinta, que se muestra demasiado consciente de sí misma, pero a la larga uno termina entendiéndola.

Hay, por ejemplo, una escena donde Joel habla con su grupo de amigos, cada uno de los cuales representa un determinado punto de vista acerca de las relaciones de pareja. Está el amigo mujeriego, cuyas relaciones solo duran una noche, y está el casado, que lleva años con la misma mujer y no tiene tanta libertad como sus amigos solteros. También hay una escena donde Molly le explica a Joel cuál es el lugar al que iría en caso de salir corriendo de la iglesia en medio de su ceremonia de matrimonio, lo que obviamente es posteriormente utilizado en la misma película. Este tipo de humor metaficcional nos hace recordar casos como la serie de televisión Community, o la película Not Another Teen Movie (2001), que también hacen referencia directa a los elementos que las conforman.

Y aunque el humor le debe bastante al guion, las actuaciones de Rudd y Poehler también constituyen un pilar importante. El carisma de ambos permite que la película no caiga en un resultado demasiado impersonal o teórico. Si es por apuntar a los clichés de un determinado género, bastaría con escribir un ensayo o hacer un video explicativo. La presencia de estos actores le entrega una mayor chispa a la cinta.

El resto del elenco está conformado por actores cómicos con una conocida trayectoria, como Bill Maher, Cobie Smulders, Ellie Kemper, Kenan Thompson, Jack McBrayer o Ed Helms. A veces este desfile de comediantes nos recuerda a algo sacado de Saturday Night Live, y algunas escenas de la cinta parecen precisamente extraídas de algún sketch de ese programa, pero no se cae en el tipo de momentos inconexos que conforman las películas de parodia contemporáneas. Existe un hilo conductor claramente definido que hace avanzar la trama hacia su conclusión natural.

El aspecto que me dejó más dudas es la forma en que la película trata a sus personajes secundarios. Muchos son simples caricaturas que carecen de toda profundidad, como el jefe de Joel, la compañera de trabajo de Molly o la exnovia de Joel. Se entiende que esto es parte de la parodia a la que apunta la cinta, exagerando los rasgos del resto de los personajes con fines cómicos; pero no pude evitar preguntarme si era posible ir por otro camino. Es molesto ser una de esas personas que se ponen a hablar acerca de los cambios que le habrían hecho a la película, pero creo que habría sido más interesante darles algo más de sustancia a los personajes secundarios. Por lo menos a un par de ellos.

No estamos ante una película de parodia tan creativa como las dirigidas por Edgar Wright (Shaun of the Dead, Hot Fuzz), pero They Came Together cumple su objetivo de entretener y provocar risas. Sin caer en lo burdo de algunas parodias contemporáneas, es capaz de identificar los clichés del género de la comedia romántica y crear situaciones humorísticas a partir de esas observaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s