Guardians of the Galaxy (2014)

GOTG-posterDesde el año 2011, Marvel Studios solo había estrenado secuelas de sus películas –como Thor: The Dark World (2013), Iron Man 3 (2013) o Captain America: The Winter Soldier (2014)- y el crossover The Avengers (2012), que reunía a sus personajes. Guardians of the Galaxy (Guardianes de la galaxia) no solo es la última cinta del estudio en estar protagonizada por personajes nuevos, sino que es lo más cercano que hemos tenido de ver una película de Marvel Studios con un material casi completamente original para los espectadores. Es cierto que sus personajes fueron creados hace décadas en los cómics, pero no son ni remotamente tan conocidos como el Capitán América o Hulk. Ni siquiera Stan Lee tenía muy claro quiénes eran los personajes de esta cinta.

El grupo presentado en la película debutó en los cómics recién el año 2008, así que para gran parte del público que irá a ver la cinta, probablemente será su primer acercamiento a ellos. Se trata por lo tanto de un desafío doble: por un lado, es un gran riesgo comercial para Marvel, ya que los espectadores no cuentan con ese conocimiento previo que tenían respecto del resto de sus proyectos, y por otra parte, existe incertidumbre acerca de si los elementos extravagantes que conforman la historia serán lo suficientemente creíbles para que pertenezcan al mismo universo donde estaban ambientadas el resto de las películas del estudio. Porque si ya resultaba raro ver a un dios nórdico como Thor peleando lado a lado con seres humanos como Tony Stark o Steve Rogers, Guardians of the Galaxy nos presenta a un mapache que habla y a una serie de razas extraterrestres muy estrafalarias.

Nuestro punto de orientación respecto a estos elementos es Peter Quill (Chris Pratt), un terrícola que fue abducido por extraterrestres cuando era un niño, y que al crecer se convirtió en un saqueador dispuesto a hacer lo que sea por ganar dinero. Se trata de un personaje que pese a tener una vida tan distinta a su experiencia en la Tierra, lleva consigo algunos recuerdos de su pasado como terrícola, lo que nos permite empatizar con él. En uno de sus viajes encuentra un misterioso orbe, que también es buscado por Ronan (Lee Pace), miembro de la raza kree que quiere destruir el planeta Xandar con la ayuda del titán Thanos (Josh Brolin). El enorme valor económico del orbe atrae a otros personajes, incluyendo a Gamora (Zoe Saldana), hija adoptiva de Thanos, Rocket (Bradley Cooper), un mapache parlante, y Groot (Vin Diesel), un humanoide similar a un árbol.

Quill, que se hace llamar Star-Lord, es capturado y llevado a la cárcel junto a Gamora, Groot y Rocket. Allí conocen a Drax (Dave Bautista), un guerrero que quiere vengar la muerte de su familia a manos de Ronan. Al comienzo los personajes no se llevan bien, pero descubren que tienen algunos puntos en común y deciden unir fuerzas. El plan consiste en vender el orbe a un personaje llamado el Coleccionista (Benicio del Toro), quien les entregará una enorme suma de dinero a cambio. En su viaje descubrirán la verdadera naturaleza del orbe, y lo peligroso que puede ser si llega a caer en las manos equivocadas.

De todas las películas de Marvel Studios, esta es la que posee el tono más distendido y cómico, incluso más que The Avengers. El director y coguionista James Gunn es consciente de lo extraños que pueden parecer los elementos mostrados en la cinta, así que opta por hacer una película que es capaz de no tomarse muy en serio y que puede reírse de sí misma. La misma naturaleza de los personajes protagonistas se diferencia de otras cintas de Marvel, dado que no estamos ante héroes propiamente tales, sino que ante marginados que terminan haciendo el bien por casualidad. Sus motivaciones iniciales distan mucho de ser nobles, ya que están más cerca de ideas como la avaricia y la venganza.

Este carácter de renegados o inadaptados los acerca a figuras como Han Solo de Star Wars. Los personajes de la película parecen encarnar diferentes aspectos de la personalidad del piloto interpretado por Harrison Ford. Quill se acerca a su lado más tramposo y materialista, Gamora a su lado frío y calculador, Rocket a su lado sarcástico y mordaz, y Drax a su lado más tosco y rudo. Groot, debido a su carácter más inocente se asemeja al fiel compañero Chewbacca. En la cinta no hay personajes que puedan ser ligados a figuras como Luke Skywalker o la princesa Leia, dado que ellos actuaban guiados por un idealismo del que carecen Star-Lord y sus compañeros. Como ya expliqué, sus motivaciones obedecen a razones menos nobles.

La relación con Star Wars no es del todo descabellada, ya que en el material promocional de la película se hacen algunos guiños a la saga de George Lucas. Esto debido a que ambas pertenecen a la categoría de space opera, un subgénero de la ciencia ficción que gira en torno a las aventuras. La falta de mayores pretensiones en este tipo de obras relegó durante años al subgénero a un segundo plano, alcanzando incluso tintes despectivos. Pero lo que estas críticas no toman en cuenta es que no hay problema alguno en crear historias cuyo principal objetivo es entretener, especialmente cuando cumplen dicho fin con creces, como Guardians of the Galaxy.

Pero la película no se encuentra desprovista de toda profundidad. De hecho, la primera escena parte con una carga emocional bastante potente. En ella vemos a un Quill de pocos años de edad que debe lidiar con la muerte de su madre, siendo posteriormente abducido. Al mostrarnos este hecho perteneciente a su pasado, la cinta crea inmediatamente una conexión entre personaje y espectador. Además, este hecho le entrega un mayor significado a la nostalgia que siente el protagonista por la Tierra. El gran número de objetos ochenteros que tiene en su nave es una forma de recordar su infancia y a su madre.

Es por eso que a pesar de haber transcurrido tantos años desde su abducción, Quill todavía lleva consigo el cassette que estaba escuchando aquel día, ya que posee un valor sentimental incalculable para él. La banda sonora de la cinta está compuesta por las canciones de aquel cassette, y corresponden a temas de artistas como Blue Swede o Elvin Bishop. La música tiene una calidad superior a la mayoría de los blockbusters, pero este no es su único objetivo, sino que está íntimamente ligada al protagonista, dado que fue su propia madre quien la grabó para él. El fin de estas canciones es otorgarle una mayor sustancia al personaje.

Los demás personajes también son desarrollados a lo largo de la película, permitiendo que conozcamos mejor su pasado. Descubrimos, por ejemplo, cómo Gamora llegó a manos de Thanos y por qué decide traicionarlo; también conocemos parte del oscuro pasado de Rocket, y el motivo que impulsa los deseos de venganza de Drax. Para ser una película con personajes tan extraños como esta, es sorprendente lo emotivos que pueden ser algunos de los momentos protagonizados por Rocket o Groot. Esto es mérito de varios factores, incluyendo el gran trabajo de los artistas encargados de los efectos digitales, la labor de los actores que le dan voz a estos personajes, y la dedicación de Gunn y Nicole Perlman por crear un guion capaz de entregar estas escenas.

Hay defectos en la película que me impiden verla como la mejor que ha hecho Marvel Studios. Uno de estos problemas es el villano, Ronan, cuyas motivaciones no son suficientemente interesantes. ¿Por qué quiere destruir Xandar? En una escena se menciona una especie de tratado de paz, pero no se explica demasiado, cayendo en el agotado arquetipo del villano que es malo “porque si”. El personaje posee un diseño y una actitud que lo hace superior a Malekith, de Thor: The Dark World, pero esto no es suficiente para que sea demasiado memorable. Creo que Nebula (Karen Gillan), su asistente, tiene una dimensión más interesante debido a que es la hermana de Gamora y existe un conflicto entre ellas que es llamativo, pero no le dan demasiadas escenas en la película.

Además, el humor de Guardians of the Galaxy es irregular, fluctuando entre momentos muy graciosos hasta otros donde se notan demasiado las ganas por ser irreverentes y el chiste termina siendo forzado. Hay también partes donde la transición entre escenas cómicas y emotivas no es muy fluida, y algunos de sus mensajes (el poder de la amistad y el trabajo en equipo) rozan el límite de lo cursi.

Pero pese a estos puntos bajos, la película no deja de ser efectiva, y varios de sus momentos quedan rondando en nuestras mentes una vez que salimos del cine. Hay escenas que destacan visualmente gracias a la composición o al buen uso de los colores, lo que nos da una idea del mundo donde está ambientada la historia. De forma similar a The Avengers, las minucias del guion y las motivaciones del villano pueden ser pasadas por alto, ya que lo importante es la forma en que sus personajes interactúan entre sí. Lo mejor de la cinta es la forma en que Quill, Drax, Gamora, Rocket y Groot van creando ciertas dinámicas y la manera en que su amistad se va forjando frente a nosotros.

Los que vemos la serie Parks and Recreation sabemos lo talentoso que es Chris Pratt, y es bueno ver que su trabajo sea reconocido con proyectos más grandes como éste. El actor tiene el suficiente carisma para convertirse en una estrella, y espero que esta cinta sea su primer paso para lograrlo. El resto de los actores también hace un buen trabajo, con Zoe Saldana convirtiéndose poco a poco en un ícono dentro de la ciencia ficción contemporánea, tras actuar en Avatar (2009) y Star Trek (2009). Su interpretación le otorga a su personaje el suficiente misterio y complejidad para que pueda ser explorado en películas posteriores, ya que aún quedan algunos aspectos por descubrir de Gamora.

Bradley Cooper y Vin Diesel hacen lo propio dándole vida a Rocket y Groot, respectivamente. Diesel ya tenía experiencia con su gran rol en la película animada The Iron Giant (1999), mientras que Cooper debuta como actor de voz. Sus roles eran los más llamativos debido a lo extraños que se ven, pero el resultado final es muy bueno, y uno los termina viendo de la misma manera que si fueran personajes humanos. Pero lo más llamativo, al menos para mí, fue el rol de Dave Bautista (Batista), el luchador profesional que da vida a Drax. Los tráilers no nos entregaban demasiada información sobre el personaje, así que fue una grata sorpresa ver lo bien que se integra con los demás miembros del grupo.

El desafío de concretar un proyecto como Guardians of the Galaxy no era nada fácil. Trabajar con un material tan desconocido producía riesgos comerciales que otro estudio podría haber preferido no correr. Pero entregaba también la facilidad de poder jugar con los personajes y moldearlos para lograr un resultado que fuese más acorde con una adaptación cinematográfica. El guion de la película modificó algunos detalles de sus personajes, pero estos cambios fueron hechos para lograr un mejor resultado. Con todos los elementos en su contra, incluidas las dudas de sus propios espectadores, Marvel Studios logró hacer nuevamente una muy buena película.

Al igual que la canción de Marvin Gaye y Tammi Terrell que suena en la cinta, para este estudio “no hay montaña lo suficientemente grande” (“ain’t no mountain high enough”). Por el momento.

Anuncios

6 pensamientos en “Guardians of the Galaxy (2014)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2014 | sin sentido

  2. Pingback: Big Hero 6 (2014) | sin sentido

  3. Pingback: Jupiter Ascending (2015) | sin sentido

  4. Pingback: Avengers: Age of Ultron (2015) | sin sentido

  5. Pingback: Suicide Squad (2016) – sin sentido

  6. Pingback: Guardians of the Galaxy Vol. 2 (2017) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s