Blue Ruin (2013)

Blue_Ruin_film_posterLa película Blue Ruin puede asociarse con trabajos como Shotgun Stories (2007) de Jeff Nichols y Out of the Furnace (2013) de Scott Cooper. Se trata de cintas independientes que muestran el Estados Unidos profundo, aquel que se encuentra alejado de las grandes urbes, y donde la policía y los tribunales resultan prescindibles al momento de resolver los conflictos. De vez en cuando vemos indicios de dichas instituciones, pero por lo general los personajes de estas películas prefieren alcanzar la justicia a través de sus propias manos. Para ellos, la venganza es más efectiva.

La historia parte despacio, pero no tarda en agarrar fuerza. Durante el primer tercio de la cinta acompañamos al protagonista, Dwight Evans (Macon Blair), deambulando por las calles, buscando comida en basureros y entrando a escondidas a casas ajenas para bañarse. La vida de este indigente parece no tener un objetivo determinado, y su presencia pasa casi desapercibida para el resto de las personas. Un día, Dwight recibe la noticia de que el hombre que asesinó a sus padres saldrá de la cárcel, y esto lo llena de una mezcla de odio y miedo. Es como si hubiese estado esperando durante todos estos años la noticia, ya que está decidido a matar a esa persona.

A partir de ahí Blue Ruin adquiere algunos tintes de acción y thriller, los que va intercalando con escenas más pausadas. Pero esta historia en ningún caso pasa a asimilarse a cintas como Taken (2008) o The Bourne Identity (2002), donde los protagonistas son máquinas de matar que avanzan eliminando a sus enemigos como si se tratara de un videojuego. Dwight es un hombre inseguro, torturado por su pasado, con una invariable expresión de incomodidad en su rostro. Es totalmente opuesto a lo que esperaríamos de un héroe de acción; se trata, más bien, de una persona ordinaria que debe lidiar con situaciones extraordinarias.

Los desafíos los va superando más por suerte que por habilidad, ya que el protagonista apenas tiene un conocimiento rudimentario de las armas. Dwight se ve enfrentado a dos sentimientos contradictorios: por un lado se encuentra el deseo de venganza, que lo lleva a hacer pagar al asesino de sus padres, y por otro lado está la reticencia a matar a otras personas. Cuando debe lidiar con situaciones extremas, el personaje parece estar expuesto a un conflicto interno, debatiéndose entre hacerlo o no.

La película contó con un presupuesto pequeño, y fue financiada a través de Kickstarter. El director incluso usó su propia casa para filmar las escenas ambientadas en el hogar de la hermana de Dwight. Pero pese a estas limitaciones económicas, la cinta logró un buen resultado, llegando a ser reconocida en el festival de Cannes con el premio de la Federación Internacional de Prensa Cinematográfica.

El director Jeremy Saulnier hizo esta cintra, entre otras razones, para demostrar el talento actoral de su mejor amigo, Macon Blair. Al examinar el resultado final uno logra entender el entusiasmo de Saulnier, ya que Blair es capaz de transmitir muchas cosas solo a través de su mirada. Una de las mejores escenas de la cinta muestra al protagonista conversando con su hermana en un restaurant de comida rápida. Tanto Blair como Amy Hargreaves llevan el peso de la escena y le otorgan una enorme carga emocional.

Otro de los actores que destacan en la película es Devin Ratray, que se hizo conocido décadas atrás por aparecer en Home Alone (1990). Ratray interpreta a un antiguo amigo del protagonista, que es además un aficionado a las armas. Sus escenas sirven como pausas dentro de las muertes y las represalias que persiguen a Dwight, confirmando que no estamos ante un thriller cualquiera. La cinta incluso recurre a unas dosis de humor negro que contrastan con la atmósfera más cruda que prima a lo largo del relato.

Blue Ruin nunca elogia a la venganza, y deja bien en claro lo irracional que puede llegar a ser. En la película vemos cómo las represalias se van ramificando hasta tapar por completo el acto que dio origen a toda la violencia. Con cada año que pasa, las razones de los involucrados se van difuminando, pero la rabia queda impregnada en ellos. Es como en Romeo y Julieta, donde la rivalidad de los Capuleto y los Montesco no necesita razón de ser, dado que se alimenta de un odio de carácter abstracto.

Anuncios

2 pensamientos en “Blue Ruin (2013)

  1. Pingback: Las mejores películas de 2014 | sin sentido

  2. Pingback: Green Room (2015) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s