Relatos salvajes (2014)

relatos_salvajesEn Relatos salvajes el contrato social es una simple fachada. Detrás de la estructura de la sociedad contemporánea, de los cargos públicos, de los principios morales, nos encontramos completamente desnudos, en un estado primitivo. Esto nos queda claro desde el principio de la película, ya que sus créditos iniciales están ilustrados con fotografías de animales, los que acompañan los nombres de las personas que participaron en la cinta. El “salvajismo” al que hace referencia el título es, según la película, parte esencial del ser humano.

Los conflictos que atraviesan los personajes en sus respectivos segmentos no son solucionados a través de los mecanismos establecidos por las normas de civilidad, sino que a través de amenazas, sobornos o la simple fuerza bruta. Aunque estos personajes viven en ciudades grandes y se encuentran insertos en la sociedad, llega un punto en que estas normas de convivencia se quiebran y sale a flote un lado más visceral de ellos mismos.

Aunque esta visión puede parecer desalentadora, la película no cae en el pesimismo, sino que narra todas estas historias con cinismo y un gran humor negro. Cada uno de los relatos destaca según sus propias virtudes, pero manteniendo siempre este núcleo temático que caracteriza a la cinta. Hay algunos relatos que se asemejan a la estructura del sketch, como el que está ambientado en un avión y que sirve como introducción al tipo de comedia que veremos más adelante. Hay también relatos que buscan un mayor desarrollo de los personajes, como el que ocurre durante una fiesta de matrimonio. Pero cualquiera sea el caso, los segmentos que vemos en la película están cargados de una capacidad para asombrar al espectador y mantener nuestra atención.

Y si bien los relatos de la película están ambientados en Argentina, los temas que toca son lo suficientemente universales para que espectadores de otros países se sientan identificados. La corrupción, la burocracia, el clasismo, el abuso de poder, no son vicios exclusivos del país trasandino. De hecho, uno de los segmentos de la cinta me hizo recordar el accidente automovilístico que protagonizó el hijo de un conocido político chileno el año pasado.

El director Damián Szifrón logra además contar todas estas historias de maneras llamativas, recurriendo a planos y a movimientos de cámara que se quedan en nuestra memoria. Se agradece que un cineasta se atreva a realizar planos inusuales, ubicando la cámara en lugares poco comunes, ya que se desmarca del estilo que hemos estado viendo en el cine latinoamericano desde hace tiempo (cámara en mano, iluminación casi natural, apariencia en extremo realista). Con esto no digo que esas películas sean inferiores, sino que al repetir tanto las mismas técnicas se llega a caer en la monotonía.

Esta dedicación por lograr imágenes precisas también permite que la cinta se desmarque de la mayoría de las comedias que vemos en el cine. Por lo general esas películas recurren a un estilo visual plano, poco memorable. En Relatos salvajes, en cambio, hay momentos que fueron creados para durar. Además, se aprovecha de crear chistes visuales, donde los diálogos se limitan a reforzar una idea, no a crearla por completo.

Relatos salvajes es una película potente, que a través de una mirada ácida de la sociedad contemporánea logra crear un resultado delirante. Las influencias de Szifrón van desde el programa de televisión Alfred Hitchcock Presents hasta la película New York Stories (1989), pasando por el tipo de humor que ha caracterizado al trabajo de los hermanos Coen.

No es necesario explicar de qué se trata cada uno de los relatos que conforman a la película, ya que una de sus grandes virtudes es su capacidad para sorprender. Lo único que hay que saber antes de verla es que cuenta con un gran elenco de actores argentinos y que sus historias quedan dando vueltas en nuestra cabeza por el impacto que producen.

Anuncios

3 pensamientos en “Relatos salvajes (2014)

  1. Pingback: Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013) | sin sentido

  2. Pingback: Las mejores películas de 2014 | sin sentido

  3. Pingback: Tian zhu ding (2013) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s