Sabotage (2014)

Sabotage_(2014_film_poster)Es cierto que Arnold Schwarzenegger no es tan popular como lo era en los años 80, pero su solo nombre sigue siendo una razón poderosa para atraer a los espectadores. Después de su paso por la política como gobernador de California, el exfisicoculturista austríaco ha vuelto al mundo del cine con proyectos ligados al género de la acción. El resultado de estos trabajos es bastante irregular, lo que se nota especialmente en su nueva película, Sabotage.

A diferencia de cintas como The Last Stand (2013) o Escape Plan (2013), que tienen un tono más distendido, en esta película la violencia le otorga una atmósfera cruda a la historia, la que no escatima en mostrarnos escenas gore de vez en cuando. Schwarzenegger interpreta a John “Breacher” Wharton, un agente de la DEA que lidera un comando especial, quien se ve envuelto en una investigación de corrupción luego que desaparecieran 10 millones de dólares en una de sus misiones. Si bien Breacher y sus hombres habían planeado este robo, el dinero desapareció antes de que pudieran recuperarlo. La situación se complica aún más cuando los miembros de su equipo comienzan a morir uno por uno, aparentemente a manos de un desalmado cartel de drogas mexicano.

Aunque la premisa de Sabotage es interesante, dado que mezcla el peligro al que se enfrentan los policías antinarcóticos con la corrupción y codicia que rodea a este tipo de crímenes, el guion es incapaz de narrar las aristas de la trama de forma clara. La película se complica tanto con las traiciones y motivaciones particulares de sus personajes que elementos como el ritmo y la coherencia de la historia quedan en un segundo plano. Además, la dificultad para seguir el hilo de la película se suma a lo difusas que son las motivaciones de algunos personajes, lo que termina haciendo de cada giro en la trama algo poco creíble.

El director David Ayer había llamado la atención hace un par de años con su película End of Watch (2012), en la que mostraba el día de un par de policías de Los Ángeles mientras patrullaban la ciudad. El núcleo de aquella cinta era la relación entre ambos protagonistas, la manera en que interactuaban entre sí y enfrentaban los desafíos que conllevaba su trabajo. En Sabotage, en cambio, la estrategia es totalmente opuesta, ya que el desarrollo de los personajes es dejado de lado para concentrarse en las intrigas de la trama. Este tipo de decisión no es reprochable a priori, ya que el resultado puede ser de muy buena calidad, pero como ya se explicó el guion de la película es incapaz de crear un relato llamativo.

Hay algunos momentos donde se nota un esfuerzo por crear el ambiente de espontaneidad que caracterizó a End of Watch, como los diálogos que hay entre Breacher y su equipo, o las conversaciones entre los detectives a cargo de investigar los homicidios. Sin embargo, estas escenas carecen de la chispa de la anterior película de Ayer, ya que se nota la artificialidad del momento. No estamos ante un par de amigos que comparten el mismo automóvil, sino que ante un grupo de actores que está leyendo líneas de diálogo que fueron escritas para ellos.

La falta de un correcto desarrollo de personajes parece una oportunidad perdida si uno comienza a examinar a los actores involucrados en la cinta. Sabotage posee un elenco secundario bastante nutrido, con nombres como Josh Holloway, Joe Manganiello, Terrence Howard, Max Martini, Sam Worthington o Harold Perrineau. Hay un par de casos que destacan sobre el resto, como Worthington, al que sinceramente no había reconocido sino cuando leí los créditos finales, pero por lo general estos actores no son del todo aprovechados. La forma en que el guion nos muestra al equipo del protagonista varía desde casos como el de Lizzy (Mireille Enos), a quien se le otorga una perspectiva bastante interesante pero mal ejecutada, hasta casos como el de Sugar (Terrence Howard), que a penas y tiene un rasgo de personalidad que lo caracteriza del resto.

Además de Breacher, el único personaje relativamente interesante en la película es el de Caroline (Olivia Williams), la detective que está a cargo de investigar los homicidios de los compañeros del protagonista. Se trata de una mujer astuta, que ha logrado abrirse camino en un área profesional diseñada casi a la medida de los hombres, perteneciendo a un grupo que incluye a otros personajes ficticios como Clarice Sterling o Carrie Mathison. Caroline no alcanza el nivel de iconicidad de esos dos casos, pero no obstante es un personaje que se agradece en una película como esta.

En cuanto a los temas que toca, Sabotage plantea algunas ideas poderosas. Se muestra, por ejemplo, que el equipo de Breacher es un grupo de personas casi tan deplorable como los delincuentes que atrapan. La película parece plantear que un trabajo tan peligroso como el que realizan ellos los afecta en tal medida que terminan adoptando hábitos deshonestos casi por osmosis. La única forma de luchar contra los narcotraficantes es convirtiéndose en ellos; o mejor dicho, la única forma de lidiar con las secuelas sicológicas de esta lucha es adoptando los hábitos del enemigo. Es un tipo de estado similar al que afecta a los soldados que van a la guerra, quienes tras presenciar toda clase de atrocidades en el campo de batalla son incapaces de reinsertarse en la sociedad. Es una lástima que un tema tan fuerte como este no sea transmitido como corresponde.

Anuncios

Un pensamiento en “Sabotage (2014)

  1. Pingback: Fury (2014) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s