Dom Hemingway (2013)

dom_hemingwayEs difícil pensar que un actor como Jude Law protagonizaría esta película. Law, que siempre se ha visto impecable en las alfombras rojas, y con un estilo sofisticado en sus roles, parece ser la opción menos probable para interpretar al personaje principal de Dom Hemingway. Sin embargo, todas estas dudas quedan atrás luego del primer minuto de la cinta, donde uno queda convencido del talento de este actor. Es en esa primera escena donde uno capta el espíritu del personaje, que parece estar emparentado con el protagonista de la película Bronson (2008) o con los criminales que habitan la filmografía de Guy Ritchie.

Dom es un ladrón que se especializa en el robo de cajas fuertes, quien ha estado los últimos 12 años encerrado en la cárcel. El protagonista podría haber confesado su crimen y obtener una sentencia más corta, pero eso implicaba delatar a sus compañeros, lo que no estaba dispuesto a hacer. Tras más de una década incomunicado con el mundo exterior, Dom es liberado y decide reintegrarse a la sociedad: hará una visita a su jefe, un mafioso ruso llamado Ivan Fontaine (Demian Bichir) para exigirle algún tipo de retribución por el tiempo que pasó encerrado; intentará volver a trabajar en el robo de cajas fuertes; y tratará de recuperar el tiempo perdido con su hija Evie (Emilia Clarke), a quien no ha visto en años.

La película utiliza un ritmo dinámico para contar la historia y mostrarnos a los personajes que habitan este mundo. Se recurre a varios elementos para ir creando un estilo que defina a la película, como el tipo de música que suena durante algunas escenas, el humor negro, los diálogos ágiles y memorables, e incluso la utilización de textos que parecen funcionar a modo de capítulos de un libro.

Con Dom Hemingway, el director y guionista estadounidense Richard Shepard regresa al mundo del cine tras un paso por la televisión, donde dirigió episodios para series como Girls, Criminal Minds o 30 Rock. La atmósfera de la película no puede ser más distinta de la de aquellas series, e incluso el lugar donde está ambientada la historia le otorgan al relato un sello distintivo que la separa de su trabajo televisivo. Shepard es un director que tiene más de dos décadas de experiencia cinematográfica y uno lo puede notar en el resultado final de la película, donde no hay un solo paso en falso.

El motor de la película es su protagonista, quien controla el tono y ritmo bajo su propia voluntad, como si tuviese vida propia. Esto es mérito del guion de Shepard, que lo modeló como un criminal vanidoso y violento, pero al mismo tiempo complejo, y también se debe al buen trabajo de Law, que es capaz de transmitir la intensidad del personaje en todas las escenas. No es fácil lograr que un personaje como Dom, con ese nivel de amoralidad, resulte cautivante para el espectador y no desagradable. Se trata de un requisito de suma importancia, ya que la historia gira en torno a él. Este equilibrio se logra gracias al carisma que se le otorga al protagonista y a los momentos donde lo vemos luchando por superar los obstáculos que la vida le pone por delante.

La historia narrada en Dom Hemingway es una historia de redención, donde el personaje principal debe reevaluar las decisiones que ha hecho en la vida, una vez que regresa al mundo luego de estar 12 años tras las rejas. La decisión de permanecer callado le permitió ganarse el respeto de su jefe, pero le impidió poder estar junto a su familia durante los últimos años de vida de su esposa, que murió de cáncer, y durante la adolescencia de su hija, que creció con un resentimiento hacia él. Al recuperar su libertad Dom obtiene la oportunidad de escoger dos caminos: seguir el mismo estilo de vida que lo llevó a la cárcel o crear un futuro nuevo.

Las cuestiones de carácter moral que plantea la película no son presentadas de manera forzada, con momentos empalagosos, sino que con algo más de sutileza. La cinta nunca pierde del todo ese tono cínico con el que empieza; opta por ir agregándole más capas a su protagonista. Hacia el final de la película Dom sigue siendo un tipo impulsivo, violento, vanidoso y materialista, pero ha aprendido algo nuevo, lo que lo termina haciendo más complejo e interesante. El arco del personaje no es un cambio radical, sino más bien un reajuste en sus prioridades.

Dom Hemingway fue una película que pasó casi desapercibida el 2013 y 2014, considerando los actores que conforman su reparto. Si bien no es una gran obra, creo que merece algo más de reconocimiento. Shepard posee una gran capacidad para crear personajes interesantes, y Dom y el resto podrían perfectamente participar de una serie de televisión con varias temporadas.

Anuncios

Un pensamiento en “Dom Hemingway (2013)

  1. Pingback: Starred Up (2013) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s