The Boxtrolls (2014)

The_Boxtrolls_posterCon solo tres largometrajes a su haber, el estudio Laika se ha posicionado dentro del grupo más selecto de la animación contemporánea. Sus películas no tienen el apabullante éxito comercial de Pixar o Dreamworks, y debido al poco tiempo que lleva aún no ha alcanzado el nivel de reputación artística de Studio Ghibli, pero aún así sus trabajos han logrado destacar respecto de la competencia. Esto también se debe a que se trata de un estudio que se especializa en la animación cuadro por cuadro, una técnica que todavía no ha logrado ser reemplazada por las herramientas digitales.

Ver imágenes del proceso de creación de sus películas es tan espectacular como ver el resultado final. La dedicación que requiere la animación cuadro por cuadro, así como la especial atención por los detalles que demuestran sus artistas –desde los movimientos más sutiles hasta el vestuario que usan los personajes-, la transforman en una técnica que puede ser admirada por sí misma. Pero el gran mérito de Laika es que sus obras no se contentan solo con ser hazañas técnicas, sino que son capaces de entregar historias fascinantes.

En su nueva película, The Boxtrolls (Los Boxtrolls), el estudio continúa con la esencia que ha caracterizado a sus trabajos, pero agregando cosas nuevas. La historia está ambientada en el pueblo de Quesadilla, donde cada noche unas criaturas subterráneas llamadas boxtrolls salen a la calle a robar artefactos que encuentran por ahí. Los habitantes del pueblo están aterrados por estos personajes, luego que se esparció el rumor de que secuestraron a un bebé y asesinaron a su padre. Sin embargo, el niño en realidad fue adoptado por los boxtrolls y durante todos estos años ha vivido junto a ellos y se siente parte de ese grupo.

Las criaturas reciben sus respectivos nombres a partir del dibujo que tienen las cajas que usan como ropa. Así, el niño humano que fue adoptado por ellos es llamado Huevo, mientras que el boxtroll que actúa como su figura paterna es Pez. La apacible estadía de Huevo con su nueva familia sufre un traspié cuando los humanos deciden cazar a las criaturas a modo de venganza del supuesto secuestro del bebé. Uno a uno los boxtrolls irán cayendo en las garras del malvado Archibaldo Hurtado, un hombre que es guiado por el deseo de pertenecer a un exclusivo grupo de la alta sociedad cuyos miembros usan sombreros blancos. El principal aliado de Huevo en esta lucha será una niña llamada Winnie, hija de un importante aristócrata del pueblo.

Utilizando una estrategia similar a Corpse Bride (2005) de Tim Burton, la película crea un contraste entre los dos mundos representados. Por un lado está el mundo de los humanos, ubicado en la superficie, donde lo que prima es el estatus social y la frivolidad. Mientras que el mundo de los boxtrolls, que está bajo tierra, es mostrado como un lugar luminoso, donde los personajes viven en comunidad y desarrollan sus espíritus creativos a través de invenciones.

No es difícil descubrir cuál es el principal mensaje de la película, ya que es bastante evidente. La cinta nos habla de la tolerancia y de no dejarse llevar por las apariencias, ya que a pesar de verse como monstruos, los boxtrolls son criaturas inteligentes y curiosas, que no quieren dañar a los humanos. También se trata el tema de la identidad, con el protagonista que es puesto en medio de una encrucijada: ¿es un humano, un boxtroll o ambos? El personaje era consciente de las diferencias físicas que tenía respecto al resto de sus compañeros, pero no les daba mayor importancia. El verdadero cuestionamiento surge cuando Winnie le hace ver lo evidente. El tema de la identidad también es explorado a partir de la figura del villano, Archibaldo Hurtado, quien está dispuesto a hacer cualquier cosa por integrar el club de los sombreros blancos, a pesar de tener un importante impedimento. ¿Vale la pena negar nuestra propia esencia para aspirar a ser algo que no somos?

La cinta también plantea preguntas acerca de los propios boxtrolls, que son criaturas asustadizas que prefieren esconderse en vez de enfrentar a sus enemigos. Esta actitud los hace presas fáciles de Archibaldo y sus secuaces. Huevo no solo es demasiado grande como para esconderse en su caja como el resto de las criaturas, sino que también posee un espíritu de luchador. A diferencia de los boxtrolls, el protagonista prefiere hacer frente a sus perseguidores. La película es inteligente al momento de tratar este mensaje, ya que lo combina con la idea del trabajo en equipo, y cómo uno tiene más fuerza cuando es apoyado por otros. Los boxtrolls viven en comunidad, trabajan juntos, inventan cosas de manera colaborativa, así que es lógico que al momento de defenderse lo hagan en conjunto.

Como en Coraline (2009) y ParaNorman (2012), los anteriores largometrajes de Laika, la historia posee algunos elementos oscuros que diferencian a la cinta de otros trabajos enfocados al público infantil. Este estudio entiende que los niños no tienen que ver solo películas esterilizadas y seguras, donde los espectadores permanezcan siempre en su zona de confort, sino que de vez en cuando hay que presentar temas más complejos o momentos más terroríficos. Ya sea en el diseño de los personajes, en los sucesos que son narrados, o en los temas tratados en algunos chistes, The Boxtrolls se encarga de dar una pizca de aquella morbosidad que caracterizaba a los cuentos de hadas clásicos como Hansel y Gretel o La caperucita roja.

Y así como se da el tiempo de asustar, la cinta también aprovecha de bajar las revoluciones en algunas escenas para que los personajes tengan momentos más emotivos. En dichas secuencias las palabras son más escasas, pero han sido escogidas con mayor cuidado, y el peso de la escena recae en las expresiones faciales de los personajes y la banda sonora. Escenas como éstas le otorgan una mayor sustancia a la película, y convierten a esos muñecos que están en la pantalla en verdaderos personajes.

En cuanto al carácter técnico de la cinta, The Boxtrolls está al nivel superior que nos tiene acostumbrados el estudio Laika. El cuidado por los detalles es impresionante, y la decisión de utilizar una impresora 3D para crear las caras de los personajes les otorga un mayor número de posibilidades a los animadores para que logren el resultado más adecuado. Algo que es digno de destacar es el diseño de las casas y edificios que vemos en la película, que es tan expresivo como el de los propios personajes. Como si se tratara de una cinta perteneciente al expresionismo alemán, la arquitectura mostrada en la película posee líneas y figuras muy particulares, que buscan otorgarle a estas construcciones un sello que hable por sí mismo.

Sin embargo, no todo es perfecto, ya que si hay que criticar algo a esta película es la manera en que entrega sus reflexiones en algunas escenas. Aunque los temas tratados por la cinta son muy necesarios, hay momentos donde se nota demasiado el deseo del guion por dejar un punto en claro, cayendo en lo reiterativo. Varios de los diálogos insisten en la idea de que los boxtrolls no son monstruos, sino que los propios humanos lo son debido a su intolerancia. Es cierto que estamos ante una película enfocada a un público infantil, pero los niños son lo suficientemente inteligentes para captar una idea que se encuentra bajo la superficie de la historia. No es necesario insistir en ella de manera tan directa, ya que se puede caer en un sermoneo torpe.

Otra de las falencias es el doblaje, aunque esto no es culpa de la propia película ni de sus creadores. Junto con el slapstick, el humor de la cinta proviene de los diálogos y los juegos de palabras, muchos de los cuales pierden fuerza al ser traducidos. Además se incurre en la curiosa decisión de introducir una voz con un forzado acento argentino, lo que choca bastante con el español neutro que utilizan el resto de los personajes.

Si bien la película no está al nivel de los dos anteriores trabajos de Laika, sigue siendo un buen ejemplo del tipo de trabajos que puede hacer este estudio. No solo entretiene, sino que asusta y hace pensar, lo que logra de manera equilibrada, sin desatender sus objetivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s