Annabelle (2014)

Annabelle-posterEn la película The Conjuring (2013) de James Wan, hay una secuencia introductoria donde vemos a los demonólogos Lorraine y Ed Warren hablando con unas jóvenes acerca del caso de una muñeca poseída. Se trata de una muñeca de porcelana que supuestamente alberga el espíritu de una niña llamada Annabelle, pero no tardamos en darnos cuenta que hay algo más oscuro en la historia y las motivaciones de este espíritu. Aunque tiene una participación limitada dentro de aquella cinta, la muñeca de todas maneras se convierte en un elemento memorable de la película.

Es tan así, que los productores de The Conjuring decidieron hacer una película basada en la misma muñeca, en una especie de spin-off y precuela de la cinta. La historia está ambientada algunos meses antes de la escena que vimos en la otra película, a finales de los años 60. La pareja protagonista, John y Mia Gordon (Ward Horton y Annabelle Wallis), vive en un tranquilo suburbio de Los Ángeles y llevan una vida sin sobresaltos. Mia se encuentra embarazada de su primer hijo, y cada domingo va junto a su marido a misa. Sin embargo, sus apacibles vidas sufren un cambio brusco cuando son atacados por miembros de una peligrosa secta. Aunque los atacantes mueren durante el enfrentamiento, el peligro continúa asechando al matrimonio, a través de una de las muñecas de Mia.

La película toma como base el cambio de mentalidad que ocurrió en Estados Unidos durante aquella época, con una paranoia que crecía dentro de los suburbios del país producto de los rumores sobre sectas que se multiplicaban en diversos puntos del territorio. Los barrios residenciales ya no eran tan seguros como parecían en un principio, debido al surgimiento de esta nueva amenaza. Durante los primeros minutos de la película podemos ver el miedo que tiene Mia por dejar la puerta de su casa sin seguro, y en una escena posterior la encontramos viendo una noticia en la televisión sobre la familia Manson.

Esta constante amenaza que asecha a Mia y su familia puede ser vista como una personificación del miedo que reinaba a finales de los 60. Aunque los protagonistas intentan deshacerse de la muñeca o cambiarse de casa, el peligro los persigue hacia donde quiera que vayan. Se trata además de un peligro que no tiene un carácter terrenal, sino que sobrenatural, lo que lo convierte en algo imparable.

La conexión que hace la película con la secta de Charles Manson también se puede ver en los paralelos que hace con la película Rosemary’s Baby (1968) de Roman Polanski. El cineasta polaco sufrió en carne propia el peligro de las sectas con el asesinato de su esposa Sharon Tate. Si bien este crimen ocurrió al año siguiente del estreno de esa cinta, Rosemary’s Baby refleja el miedo al ocultismo que existía durante aquellos años y la imposibilidad de escapar de sus garras. Annabelle busca emular esa atmósfera de paranoia que tenía la película de Polanski, recurriendo incluso a algunos momentos visuales que tienen directa relación con dicha cinta (la escena de la carriola, el edificio al que se muda la familia).

A lo largo de la cinta también vemos referencias a otras películas de terror, especialmente a las de James Wan. Esto se debe a que el director de la cinta es John R. Leonetti, director de fotografía que ha trabajado junto a aquel cineasta en varios de sus proyectos. Uno puede notar la experiencia de Leonetti a través de la forma en que utiliza la cámara, los lugares donde la ubica, la composición de la imagen, o la iluminación de algunos planos, todo lo cual le otorga a la cinta una gran calidad. Sin embargo, la falta de originalidad respecto de varios momentos que ocurren en la película le quita mérito al resultado final, ya que lo que más se puede destacar son sus logros técnicos.

Ciertamente, una persona que no haya visto muchas películas de terror podrá disfrutar de Annabelle y quedará fascinado con los momentos que ocurren en la película. Pero si uno ha visto cintas como Rosemary’s Baby, The Exorcist, Insidious o The Conjuring va a estar más preocupado de adivinar los guiños a otras películas que a lo que está sucediendo en esta.

El director hace un buen trabajo en crear una atmósfera de tensión durante la primera mitad de la película. Con esto se puede ver la influencia de Wan y lo que hizo en The Conjuring, donde el miedo surgía no de lo que estaba ocurriendo sino que de lo que ocurrirá después. La tensión que proviene de la anticipación es uno de los puntos fuertes de aquella película, y en Annabelle se pueden ver algunos momentos que se acercan a ese nivel como la escena del ascensor o la de la máquina de coser. Sin embargo, la cinta también cae en el error de los jumpscares, usando estruendos y elementos que aparecen de repente en la pantalla para asustar a la audiencia. A diferencia del miedo que surge de la anticipación, los jumpscares no crean el miedo a través de una construcción meticulosa de la atmósfera, sino que simplemente de una reacción instintiva-automática del público.

Otro punto bajo de la película es el guion, que sobre todo durante el último tercio del metraje introduce momentos que resultan poco creíbles incluso para el contexto de la historia que hemos estado viendo. [SPOILER] La inclusión del personaje de Evelyn resulta artificiosa, tanto por su conveniencia para la historia (es la dueña de una librería que se especializa en ocultismo) y en lo rápido que logra congeniar con la protagonista. Todo esto hace que el sacrificio que realiza al final de la película termine siendo ridículo, e incluso tenga unas implicaciones raciales bastante complejas. ¿El único personaje de raza negra de la película decide morir para salvar a una familia blanca que parece sacada de un comercial? [FIN SPOILER]

Si bien tiene algunos sustos buenos y durante la primera mitad es capaz de crear una atmósfera potente, Annabelle se ve perjudicada por un guion torpe, un exceso de jumpscares y una falta de originalidad. El plano final de la cinta es casi igual al de The Conjuring, usando incluso la misma canción de la caja musical. Mientras en la película de James Wan ese plano era utilizado a manera de conclusión, como una reiteración del tipo de terror al que apunta su historia, en esta película pierde su razón de ser, quedando solo como un guiño a su antecesora.

Anuncios

Un pensamiento en “Annabelle (2014)

  1. Pingback: The Conjuring 2 (2016) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s