The Babadook (2014)

The-Babadook-PosterCon un Hollywood que cada año está más falto de ideas, hay que saber dónde buscar para encontrar películas que sean más creativas que el promedio. Esto es especialmente cierto en un género como el terror, donde se repiten una y otra vez las mismas fórmulas hasta el cansancio. Las opciones son entonces el círculo de cine independiente, donde los directores son más partidarios de la innovación, y el cine de otros países, como el caso de The Babadook, proveniente de Australia. Gracias a una respuesta altamente positiva por parte de la crítica y del público, la cinta parecía prometedora, aunque después de verla uno nota algunas deficiencias que terminan por dañar el resultado final.

La principal fortaleza de la película es que toma los elementos sobrenaturales de la historia para expresar ideas más profundas acerca de los personajes. En la cinta vemos a Amelia (Essie Davis), una madre soltera que debe cuidar a su hijo Samuel (Noah Wieseman). El padre de Samuel falleció en un accidente vehicular, mientras llevaba a Amelia al hospital para dar a luz. Además de la difícil tarea de criar sola a un niño, la protagonista debe lidiar con las dificultades que tiene su hijo para congeniar con sus compañeros de colegio debido a una activa imaginación. Una noche, Amelia encuentra un libro que estaba entre las cosas de Samuel, el cual narra la historia de un enigmático ser llamado Babadook, que asecha a niños pequeños en sus piezas. Aunque en un principio lo ve simplemente como un libro de mal gusto, las cosas se ponen cada vez más extrañas en su casa, debido a una misteriosa presencia que se esconde entre las sombras.

Al tener como protagonista a una madre, la película toma el rol de este personaje para dar forma a su historia. Después de haber perdido a su pareja, Samuel es lo único que le queda en el mundo a Amelia, por lo que la amenaza que se cierne sobre ella dice relación con un peligro sobrenatural que no puede ser controlado. Al no recibir ayuda por parte de la policía ni de sus amigas, la protagonista debe hacer frente al Babadook con sus propios medios. Pero la película dificulta aún más las cosas cuando comienza a jugar con la mente de la mujer, convirtiéndola a ella misma en un riesgo para Samuel.

Por lo tanto, uno de los grandes temas que examina la película es la inseguridad que siente Amelia de asumir su propio rol como madre. La muerte del padre de Samuel todavía es una herida que la atormenta, ya que se produjo en el camino al hospital. La protagonista se siente en parte responsable de lo que ocurrió. La criatura que surge del libro es una representación de sus miedos, haciendo de esta película tanto un exponente del cine de terror como un drama más reflexivo. La manera en que combina ambos elementos me hizo recordar a la cinta Mama (2013) de Andrés Muschietti, que también lidiaba con ideas como la maternidad y el luto.

Sin embargo, y al igual que esa película, las buenas intenciones de The Babadook no logran ser expresadas de la mejor manera en el resultado final. El gran desacierto de la cinta es la forma en que está escrito y desarrollado el personaje de Samuel, quien debe ser uno de los niños más desagradables que he visto en una película. Aunque se entiende la idea de mostrarlo como un personaje problemático, que lo convierta casi en una carga para su madre, el niño termina cayendo en la categoría del berrinche y de la pataleta más que en el de alguien que padece un problema mental serio.

En The Sixth Sense (1999), por ejemplo, también se muestra la historia de una madre soltera que tiene un hijo desadaptado y solitario, pero en la película de Shyamalan los personajes son tratados con más tacto. Las escenas que comparten madre e hijo en esa cinta llegan a tener una potente carga emocional, lo que no ocurre acá. Una señal clara de que el personaje está mal escrito es cuando en vez de generar la respuesta que quiere el guionista, como empatía o ternura, lo único que hace es crear disgusto. Es raro ver que en una cinta de terror los niños resulten heridos, pero en The Babadook lo único que quería es que Samuel muriera para que nos pudiéramos centrar en otro personaje. Si hubiésemos estado ante un personaje secundario, quizás habría sido algo más permisivo. Pero se trata de uno de los protagonistas de la película, de una figura infantil que –se supone- debe importarnos.

Es una lástima que la película haya cometido un error como este, ya que Amelia es un buen personaje, y se nota que la directora Jennifer Kent se interesó por crear una historia que no fuese superficial, sino que nos permitiese adentrarnos en lo que la protagonista siente. Kent hace además un buen trabajo con los elementos terroríficos del relato, dejando que el Babadook aparezca solo un par de veces durante la película. Al no mostrarlo tanto, la película hace que el misterio produzca más miedo que su apariencia, dejando el resto a la imaginación del espectador.

Más que una historia donde un ser sobrenatural ataca a una familia, The Babadook narra la lucha de una madre contra sus demonios internos. Al final, el mensaje de la película es que muchas veces no es posible deshacerse de estos miedos y remordimientos, por lo que la mejor opción es aprender a vivir con ellos, manteniéndolos a raya.

Anuncios

7 pensamientos en “The Babadook (2014)

  1. creo que lo que trataron de hacer con el caracter del niño fue mostrar como ella crio a un niño asi de dañado xq de alguna manera lo culpaba x la muerte de su marido, y ademas creo q trataba de q entendieramos lo q sentia la madre q en un momento se lo dijo: no sabes cuantas veces desee q hubieras muerto tu y no el, o a veces solo deseo golpear tu cabeza en la pared y ver como te saltan los sesos. Es una sensacion extraña y a mi como mujer y madre me resulto desesperante y repulsivo haber pensado en un momento xq no lo mata asi termina todo, en ese sentido creo q fue muy efectivo! lo q mas recuerdo de los berrinches fue la escena de los gritos en el auto, yo pensaba q choque y se mueren los dos y ya esta, te transmite el cansancio de ella y a la vez a veces el se mostraba lindo y la cuidaba lo q hace q te sientas mal x cuando lo destratan…a mi me gusto mucho y la entendi x el lado de una madre q no se puede conectar con su hijo y q enloquece xq esta sola y se siente culpable y cansada, eso me da mas miedo y pena q si fuera simplemente un fantasma!! saludos

  2. Citaré lo que mencionaste:
    “Jennifer Kent se interesó por crear una historia que no fuese superficial, sino que nos permitiese adentrarnos en lo que la protagonista siente”
    ¿Entonces porqué mencionas que es un desacierto el hecho de que el personaje de Samuel resulté desesperante? Si eso es lo que busca la guionista.
    Para mi ese es uno de los grandes aciertos de la película, desde la imagen depresiva y desaliñada de Amelia, hasta la personalidad impredecible de Samuel, que más que un niño que hace berrinches, me parece que es el resultado de la falta de amor y atención por parte de su madre.
    Una película que en todos los aspectos se mete en tu mente y te deja reflexionando. Fotografía excelente, y una historia original.

  3. De hecho me parece muy real el personaje de Samuel, es malcriado porque su madre no tiene las ganas ni el tiempo de criarlo, no le presta atención. Igual da pena cuando lo maltratan por q en el fondo es buen niño. Buena película, me sorprendio gratamente.

  4. Pingback: It Follows (2014) | sin sentido

  5. Pingback: Ich seh, ich seh (2014) | sin sentido

  6. Pingback: Lights Out (2016) – sin sentido

  7. Pingback: Under the Shadow (2016) – sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s