Obvious Child (2014)

Obvious_Child_posterLa generación actual, denominada generación del milenio o generación Y (ya que es la sucesora de la famosa generación X), se caracteriza por estar en un constante estado intermedio. Hitos como el matrimonio, tener hijos o comprar una casa propia son esquivos para esta generación, que debe lidiar con una falta de estabilidad. Los miembros de este grupo demográfico tienen problemas de carácter económico, debido a sucesos como la crisis financiera que surgió el año 2008, sumado a una incertidumbre laboral y la carga de los créditos universitarios. La falta de equilibrio de estas personas se encuentra acrecentada además por una indefinición, siendo categorizados en etapas intermedias, como la que se encuentra entre la adolescencia y la adultez.

Donna Stern (Jenny Slate), protagonista de Obvious Child, pertenece a esta generación. Es una joven de 27 años que trabaja en una librería durante el día, y durante las noches se dedica a hacer presentaciones de stand up comedy en un bar. Sus planes futuros no están del todo definidos, por lo que sus días consisten básicamente en pasar el rato junto a sus amigos y escribir chistes para sus rutinas cómicas. La estructura de la película sigue la fórmula de las comedias románticas, con la protagonista terminando una relación sentimental, pasando posteriormente por un periodo de tristeza, y conociendo luego a un nuevo pretendiente, un joven bien intencionado llamado Max (Jake Lacy).

Durante la cinta Donna sufre un golpe de realidad que la obliga a definir sus prioridades y lidiar con problemas a los que no estaba acostumbrada. Este viaje de autodescubrimiento, donde la protagonista alcanza la maduración, la emparenta con el personaje de principal de Frances Ha (2013), del director Noah Baumbach. Pero lo que diferencia a ambas películas son los temas que tocan, sobre todo Obvious Child, que trata el tema del aborto.

Aunque es una comedia, la cinta no se burla del aborto ni lo trata de manera liviana. Hay algunos momentos donde se hacen chistes sobre este, pero no son mal intencionados, sino simplemente un reflejo del carácter desinhibido de la protagonista. Una de las principales virtudes de la película es que no enarbola una bandera de lucha sobre el tema, sino que es capaz de transmitir su postura sobre el aborto con el suficiente tacto. La directora Gillian Robespierre buscaba demostrar la libertad que tiene Donna al momento de tomar una decisión, y lo hace sin caer en excesos ni dar sermones.

Además, el hecho de que la cinta haya sido escrita y dirigida por una mujer le entrega una dimensión distinta al caso de que un hombre narrase la historia. El aborto es un tema que involucra el cuerpo de las mujeres, pero muchas veces son los hombres quienes toman las decisiones acerca de esta materia. Uno nota que la historia en Obvious Child es honesta, ya que muestra a su protagonista no como un personaje perfecto que tiene todo claro, sino como una joven que se equivoca, tiene problemas y no siempre está segura de los pasos a seguir.

Estos aspectos hacen que la historia sea cercana, y uno se interese por lo que debe vivir la protagonista. Aunque el ambiente donde transcurre la historia se encuentra en la ciudad de Brooklyn, girando en torno a bares donde se hace stand up comedy, estos son elementos más bien accidentales que no importan demasiado para la historia. No es necesario que uno haya viajado nunca a Estados Unidos, ya que la película desarrolla temas universales que uno puede comprender sin mayores dificultades. Lo que nos acerca a los personajes son sus alegrías, miedos e incertidumbres.

El elenco está liderado por Jenny Slate, actriz que se ha hecho conocida principalmente por sus papeles cómicos. Además de demostrar su talento en aquella área, Slate también demuestra su cara más seria en Obvious Child, algo que no habíamos visto antes. Aunque el humor de la película es algo irregular, su punto fuerte en el aspecto dramático sirve para compensar esas falencias.

Estamos ante una película modesta, que quizás no va a llamar la atención de muchas personas por la falta de estrellas en su elenco, pero es importante verla por los temas que toca y la manera en que lo hace. Más que una cinta sobre el aborto, es una cinta sobre un personaje que decide hacerse uno. Este procedimiento médico no la define como persona, sino que es algo por lo que ha optado. Obvious Child encuentra ese equilibrio en el que el tema no es tomado a la ligera ni es dotado de una carga dramática excesiva.

Anuncios

Un pensamiento en “Obvious Child (2014)

  1. Pingback: Trainwreck (2015) | sin sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s