Sin City: A Dame to Kill For (2014)

Sin-City-A-Dame-to-Kill-For-teaser-posterCuando el director Zack Synder hizo 300 (2006), película cuyo estilo emulaba los dibujos del cómic en el que estaba basada, fue considerado un “visionario”. Sin embargo, no fue el primero en intentar esto, ya que Robert Rodriguez había hecho lo mismo el año anterior con Sin City (2005), otra adaptación de una novela gráfica de Frank Miller. Cada plano de aquella cinta estaba cargado del estilo utilizado por Miller en sus viñetas, con un fuerte contraste entre blanco y negro, la aplicación justa de otros colores para resaltar ciertos objetos, y la creación de imágenes altamente estilizadas, todo esto para dar forma a una historia inspirada en el cine negro de los años 40 y 50.

Ha pasado casi una década desde el estreno de la película, por lo que resulta un momento extraño para sacar a la luz una segunda parte, Sin City: A Dame to Kill For (Sin City: Una dama fatal). Es un caso curioso ya que es demasiado tarde como para aprovechar la popularidad de la primera película, pero no lo suficientemente tarde para crear una secuela que apele a la nostalgia de los fanáticos. Además, esta segunda parte le hace un flaco favor a la cinta original al resaltar sus puntos débiles, creando un resultado poco llamativo.

Al igual que en la película de 2005, la historia de esta secuela se encuentra dividida en diferentes segmentos, los que tienen como elementos en común la ciudad donde están ambientadas y ciertos personajes que se repiten de vez en cuando. En la película nos reencontramos con personajes de la cinta anterior, como Marv (Mickey Rourke), Nancy (Jessica Alba), Dwight (Josh Brolin reemplazando a Clive Owen), Hartigan (Bruce Willis) y Gail (Rosario Dawson), y conocemos a personajes nuevos, como Johnny (Joseph Gordon-Levitt), Ava (Eva Green) y Manute (Dennis Haysbert).

Las imágenes en blanco y negro, la violencia, las narraciones, la corrupción, todos estos elementos siguen ahí, pero hay algo que no termina de convencer. Si se quiere hacer una secuela, hay que expandir y mejorar lo mostrado en la primera película, o de lo contrario se puede caer en la monotonía. Lamentablemente, A Dame to Kill For no es capaz de entender esto. Sin City es una cinta que se caracteriza por su estilo visual más que por sus personajes, pero de todas maneras la primera película lograba crear una historia interesante, en la que sus piezas encajaban bien y todo avanzaba de manera fluida.

El problema surge al momento de intentar replicar la misma fórmula sin hacer demasiadas innovaciones, lo que termina por crear una segunda parte a ratos tediosa, donde no queda muy claro qué es lo que se está buscando. Es tan así, que hasta los elementos característicos de la historia llegan a rozar lo ridículo, como las reflexiones artificiosas de los personajes. Y no es que el material original no entregue la posibilidad de explorar otros aspectos, debido a que posee temas muy interesantes como la venganza, la corrupción y la ambigüedad moral. Lo que falla en esta secuela es la falta de ambición, ya que la decisión de irse a la segura terminó por perjudicarla.

Sin embargo, no todo es negativo. Existen elementos destacables que hacen de A Dame to Kill For algo disfrutable, aunque sea solo en parte. Uno de esos aspectos es la inclusión de Johnny, un personaje que no basa su poderío en su habilidad para matar a otras personas, sino en su conocimiento de los juegos de azar. El segmento que protagoniza al menos nos entrega un conflicto donde las armas que utilizan los personajes no son solamente pistolas y puños, sino algo distinto. Si bien el guion queda cojo al momento de darle forma a las motivaciones de Johnny y su relación con el senador Roark, se trata de una historia que destaca dentro de la película y al menos presenta algo nuevo.

Pero el verdadero punto fuerte de la cinta cae en manos de la actriz Eva Green, quien interpreta a la dama mencionada en el título, una femme fatale tan tramposa como codiciosa. El personaje no solo destaca por el atractivo físico de Green, sino también por su magnetismo que la lleva a controlar cada escena donde participa. Aunque el defectuoso guion la trata de manera superficial, como al resto de los personajes que aparecen en la cinta, la actriz es capaz de darle un aire misterioso a Ava, haciéndola mucho más interesante que el resto de los rostros que aparecen en pantalla.

A Dame to Kill For falla al momento de privilegiar la forma por sobre el fondo, sin entender que un estilo visual tan llamativo como el de Sin City debe servir para complementar otros elementos como la historia y los personajes, y no reemplazarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s