Calvary (2014)

calvary_posterCalvary (Calvario), la segunda película del director británico John Michael McDonagh, parte con una poderosa escena. Está compuesta por un plano estático y extenso en el que vemos al protagonista, el sacerdote James Lavelle (Brendan Gleeson), mientras escucha una confesión. La persona al otro lado del confesionario le narra cómo durante su niñez fue abusado sexualmente por un sacerdote. Dado que el victimario ya falleció, y la víctima no cree que el daño pueda ser reparado a través de terapia, el interlocutor ha decidido cobrar venganza contra el propio protagonista, pese a su inocencia. Según este personaje, la muerte de un sacerdote bueno llamará más la atención que la de uno culpable.

Debido a que el protagonista vive en un pueblo pequeño, es capaz de reconocer la voz del anónimo personaje, pero no acude a las autoridades en busca de ayuda. En vez de eso, el sacerdote recibe la noticia como algo inevitable, como algo de lo que no puede escapar. El hombre del confesionario le dio una semana más de vida al sacerdote, y durante el resto de la película vemos cómo el protagonista pasa estos días hasta la llegada del fatídico domingo en el que morirá. Los elementos que dan forma a esta premisa (la amenaza de un daño grave, el anonimato del perpetrador, la existencia de una cuenta atrás) crean una atmósfera tensa que empapa el relato, pero no estamos ante un thriller propiamente tal. Las acciones del sacerdote no van encaminadas a evitar su muerte ni a atrapar al futuro asesino, sino que dicen relación con un viaje más reflexivo. McDonagh escribió la película en torno a las cinco etapas del duelo, las que debe atravesar el sacerdote durante el resto del metraje: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Al conocer a los personajes secundarios de la película, descubrimos que el número de sospechosos es grande. Cualquiera de los habitantes del pueblo pudo haber hecho esa amenaza al protagonista: Jack (Chris O’Dowd), un violento carnicero; Frank (Aidan Gillen), un doctor ateo y arrogante; Simon (Isaach De Bankolé), un mecánico africano que intimida solo con su presencia; Veronica (Orla O’Rourke), una esposa adultera que parece vivir sin rumbo; Michael (Dylan Moran), un millonario superficial que ha sido abandonado por su esposa e hijos; Brendan (Pat Shortt), el dueño de un bar que está agobiado por sus problemas económicos.

En medio de este grupo de personas extravagantes, la quietud del sacerdote lo hace ver como una isla que resiste el feroz oleaje del mar. El actor Brendan Gleeson le otorga al personaje una presencia que resalta su figura en cada escena, lo que está complementado por su apariencia física, incluida su contextura gruesa, la prominente barba que cubre su rostro, y la sotana que usa como vestimenta. No es de extrañar que el personaje principal use una sotana negra, un tipo de vestimenta que no es habitual entre los sacerdotes de hoy en día. No solo le da un aire de autoridad al protagonista, sino que también hace referencia a un pasado lejano al que ya no puede volver.

James no es solo un representante espiritual de la iglesia al momento de dar órdenes; lo es también al momento de asumir la responsabilidad de los actos cometidos por sus miembros. Aunque es inocente del crimen que sufrió la persona del confesionario, el hecho de pertenecer a esta institución también lo hace blanco de las críticas y de las represalias. El personaje representa la situación actual de la iglesia católica en el mundo, una iglesia que ya no tiene la misma relevancia de siglos anteriores y que es más cuestionada que nunca. La elección de Irlanda como lugar donde ambientar la historia se debe a la importancia que esta religión ha tenido entre sus habitantes, lo que hace que las faltas de los sacerdotes tenga una repercusión mucho mayor en la población.

Sus enseñanzas pueden ser loables, al transmitir principios como la compasión y la generosidad, pero no hay que olvidar que la iglesia fue creada y es dirigida por hombres. Calvary trata esta dicotomía entre lo terrenal y lo divino, con un protagonista que debe resistir un ambiente hostil y aferrarse a sus creencias. Los feligreses de su capilla son seres detestables en su mayoría, pero la persistencia del sacerdote a veces es más grande. Sin embargo, incluso él se ve expuesto a vicios, como la agresividad y el alcoholismo, lo que hacen de su personaje alguien más cercano para el espectador. De nada habría servido mostrar al protagonista como alguien infalible, que se eleva por sobre los problemas que lo rodean.

Pero a pesar de que la mayoría de los habitantes del pueblo parece mirarlo por sobre el hombro, existen algunos personajes que otorgan escenas más reflexivas. Uno de esos personajes es la hija del protagonista, Fiona (Kelly Reilly), que nació antes de que James se convirtiera en sacerdote. Fiona vive en Dublin, pero viajó a visitar a su padre luego de que intentara suicidarse por un problema sentimental. También está Teresa (Marie-Josée Croze), una francesa que acaba de enviudar, y un escritor (M. Emmet Walsh) que está obsesionado con la muerte. Las conversaciones que el protagonista tiene con estas personas tienen un carácter existencialista, y pese a que lidian con un tema tan complejo como la muerte, son capaces de entregarle algo de paz al sacerdote.

Si bien la película tiene algunos momentos de humor negro bastante efectivos, por lo general el relato opta por un tono más melancólico e introspectivo. El único problema que se nota es la manera en que se resuelve el problema que dio origen a la historia. El desenlace es algo torpe, y entrega la sensación de que podría haber sido mucho mejor si hubiese sido tratado de otra manera. Pero fuera de este detalle, Calvary es capaz de destacar entre los estrenos del año, entregando un relato que es inteligente al momento de tocar temas tan complejos como la desesperanza, la crisis de fe y los abusos sexuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s