The Skeleton Twins (2014)

The_Skeleton_Twins_posterLa película The Skeleton Twins parte haciendo una referencia a ese mito de que los hermanos gemelos y mellizos tienen una conexión extrasensorial que los une durante toda la vida. Maggie (Kristen Wiig), quien está a punto de tragar un puñado de pastillas para acabar con su vida, es interrumpida por una llamada telefónica donde le informan que su hermano Milo (Bill Hader) intentó suicidarse y fue internado en un hospital. Aunque no se han hablado hace aproximadamente una década, Maggie viaja a visitarlo y le ofrece alojamiento en su casa, para que pueda reorganizar su vida.

Milo se había mudado a la ciudad de Los Ángeles con la esperanza de convertirse en actor, pero sus planes no resultaron y debió conformarse con trabajar como mesero. La drástica decisión que da inicio a la película fue tomada luego de un quiebre amoroso que lo llevó a tocar fondo. Como una manera de hacer las paces con su pasado para poder avanzar hacia el futuro, el personaje decide alojar un tiempo en la casa de su hermana, ubicada en el pueblo donde ambos pasaron su infancia. Maggie está casada con el bienintencionado Lance (Luke Wilson), quien está entusiasmado con la idea de convertirse en padre. Sin embargo, y pese a la aparente normalidad en su hogar, en el fondo Maggie sufre tanto como su hermano. Mientras Milo no ha sido capaz de iniciar la vida que tenía planeada, Maggie está arrepentida de la que escogió.

Uno de los temas tocados por la cinta es la fuerza del pasado, y cómo éste influye en nuestras vidas. La melancolía de los protagonistas parece ser algo heredado, ya que su padre se suicidó cuando ellos eran solo unos adolescentes. Se trata de un acontecimiento que es difícil de olvidar, y debido a la cercanía que tenían con su padre, y la edad a la que ocurrió, la idea de la muerte es algo que ronda sus mentes casi de manera incesante.

Con esta película, Kristen Wiig y Bill Hader se unen a la larga lista de comediantes que han hecho la transición hacia proyectos más dramáticos, junto a casos como los de Bill Murray (Lost in Translation), Adam Sandler (Punch-Drunk Love), Jim Carrey (Eternal Sunshine of the Spotless Mind) o Will Ferrell (Stranger Than Fiction). Si bien la comedia es generalmente subestimada por el resto de la industria, estos ejemplos permiten demostrar que los actores ligados a ese género no tienen menos talento que quienes protagonizan cintas más “serias”, sino que simplemente han decidido forjar sus carreras en otra dirección. Dado que Wiig ya había participado en películas que la hicieron mostrar su lado más dramático, la sorpresa viene dada por el lado de Hader, a quien no habíamos visto en una cinta de éste tipo.

Los personajes a los que interpretan tienen los suficientes rasgos propios para hacerlos únicos, a pesar de las similitudes que comparten entre sí, lo que permite entregar dos tipos de actuaciones bien definidas. Por un lado se encuentra el personaje de Milo, interpretado por Hader con un humor sarcástico y negro, cuya personalidad varía desde una alegría efusiva hasta la tristeza más sombría. Si bien su personaje es gay, el actor no cae en la caricatura de Stefon, uno de sus personajes más conocidos de Saturday Night Live. De vez en cuando sale a flote una actitud amanerada bastante similar, pero no llega a los extremos de lo ridículo. Algo bastante meritorio de la película es que Milo no se encuentra definido completamente por su orientación sexual, sino que es solo una más de sus características como persona. Este tacto al momento de tratar el personaje también se nota en la inclusión de un personaje secundario interpretado por Ty Burrell, cuya relación con Milo podría haber caído fácilmente en una simplificación burda, pero que al final es desarrollada con más complejidad que eso.

Maggie, por su parte, es un personaje más introvertido, y sus conflictos no son expresados de forma tan aireada como los de su hermano. Las disyuntivas que debe enfrentar son evaluadas mayoritariamente dentro de su propia conciencia, haciendo que la interpretación de Wiig sea más introspectiva pero no por eso menos potente. Si bien tiene un marido que se preocupa por ella, Maggie tiene dudas acerca de si la vida que escogió realmente la está haciendo feliz y si es una buena idea formar una familia junto a Lance.

Uno de los pilares de The Skeleton Twins es la química que existe entre los actores principales. Gracias a los años que compartieron en Saturday Night Live, y a la amistad que tienen detrás de cámaras, las interacciones entre Wiig y Hader resultan creíbles. Detrás de la pena que sufre cada uno, y a pesar de los 10 años que estuvieron separados, estos hermanos aún poseen la complicidad que tenían durante su infancia, la que queda demostrada en escenas a lo largo del metraje. Uno de los momentos más memorables de la película los tiene a ellos y a la canción “Nothing’s Gonna Stop Us Now” del grupo Starship como protagonistas.

Pero este punto fuerte no solo sale a relucir en las partes cómicas de la película, sino también en las secuencias más dramáticas. El director Craig Johnson logra un efectivo equilibrio entre ambos tonos, evitando caer en una tragedia exagerada que huela a melodrama, ni en una comedia tonta que le reste fuerza a los temas serios que explora la cinta. Como en la vida, el paso del drama a la comedia puede ser algo fugaz, algo que incluso ocurra dentro de una misma conversación. El resultado final hace recordar el trabajo de cineastas como Alexander Payne, cuya influencia ha sido reconocida por el propio Johnson en entrevistas.

Algo que se puede criticar de la cinta es la forma en que su guion recurre a lugares comunes y clichés muchas veces vistos en el cine indie, y específicamente al cine que durante los últimos años ha poblado el festival de Sundance. La estructura y desarrollo de la trama, el simbolismo poco sutil (como la preponderante presencia del agua y la idea de la cooperación mutua), y el final que obedece más a una fórmula artificial que a lo verosímil de la situación, hacen que el resultado cojee más de la cuenta. Sin embargo, estas falencias no son capaces de dañar lo mejor de The Skeleton Twins, como el gran trabajo de sus actores principales y la particular manera en que logra combinar comedia y drama de manera natural.

Anuncios

Un pensamiento en “The Skeleton Twins (2014)

  1. Oye me gustó mucho tu comentario, bastante acertado y completo. La peli también la disfruté bastante, este par hacen una pareja de protagonistas. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s