The Interview (2014)

The_Interview_2014_posterCuando Seth Rogen y James Franco decidieron hacer The Interview, dudo que hayan predicho el escándalo que se generó durante estas últimas semanas. Lo más probable es que hayan esperado algún tipo de controversia, considerando que la cinta lidia con un tema tan complejo como Corea del Norte y su dictador Kim Jong-Un. ¿Pero que antes del estreno un grupo de hackers llamado Guardians of Peace amenazara con realizar atentados terroristas en contra de los cines que exhibieran la película? Ni siquiera las personas más pesimistas podrían haberlo previsto.

Con una amenaza como esa, las principales cadenas de cines estadounidenses decidieron no correr riesgos y se rehusaron a mostrar la cinta. Esto hizo que Sony, la empresa productora, cancelara el estreno de The Interview, lo que levantó un intenso debate acerca de la libertad de expresión y sus límites. Gracias al apoyo que recibió la cinta desde diversos sectores, incluido el propio presidente Barack Obama, Sony decidió estrenar de todas maneras la película, a través de cines independientes e internet.

La historia es protagonizada por Dave Skylark (James Franco), un conductor de televisión que tiene un programa de entrevistas. Si bien el show es popular y cada semana tiene de invitados a celebridades como Eminem, Rob Lowe o Nicki Minaj, el productor y mejor amigo de Dave, Aaron (Seth Rogen), anhela que el programa explore áreas más serias como la política o el arte. La oportunidad para lograr esto surge cuando descubren que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un (Randall Park), es fanático del programa, y ha aceptado que el conductor viaje a su país a entrevistarlo. Pero la odisea de los personajes no solo implicará viajar a una nación regida por un gobierno totalitario, sino que además se verán envueltos en un plan para asesinar a su entrevistado tras órdenes de una agente de la CIA (Lizzy Caplan).

Pese a tener una premisa tan extravagante como la recién descrita, la cinta no se diferencia mucho de otros proyectos de Rogen y Franco, como Pineapple Express (2008) o This Is the End (2013). El humor se basa en esa dinámica adolescente que ha caracterizado a sus trabajos, con referencias a drogas, penes y homoerotismo. Esto no es una crítica hacia la película, sino más bien una manera de describirla, ya que este tipo de humor cuando es bien hecho puede ser muy efectivo; es cosa de ver Superbad (2007). El problema es que en The Interview no se alcanza el nivel de esa película, y sus chistes son irregulares, lo que termina afectando el carácter cómico de la cinta.

De los actores que participan en el proyecto, James Franco es quien más desentona. Con una interpretación exagerada y artificial, es difícil ver a su personaje como alguien real, ya que si bien es retratado como un conductor de televisión ignorante y vanidoso, esto no significa que deba ser mostrado como una simple caricatura. De hecho, el propio Kim Jong-Un tiene más profundidad como personaje, ya que es presentado como un hombre inseguro, que es atormentado por la figura de su fallecido padre. Debido a esto, es Rogen quien debe sacar la cara por los estadounidenses, ocupando el rol del miembro más serio del dúo protagonista.

Al examinar la manera en que la película trata el tema de Corea del Norte y su gobierno, se puede concluir que sus esfuerzos son buenos, pero el resultado no convence del todo. El comentario político que entrega no llega a ser tan trascendente ni ingenioso como el de The Great Dictator (1940) o Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (1964). De hecho, el foco de la película más que criticar la dictadura norcoreana, consiste en ridiculizar la figura de su líder, con sus traumas filiales y sus inesperados gustos musicales. Hay momentos en el que se hace referencia a la escasez de comida que existe en el país y el rol que la propaganda como herramienta política, pero son tratados a la rápida, y se habría agradecido algo más.

El guionista de la cinta es Dan Sterling, quien trabajó como escritor para series como South Park o The Sarah Silverman Program. Si bien se nota el aire absurdo y audaz de las series recién mencionadas, la película no llega a los extremos de acidez de South Park: Bigger Longer & Uncut (1999) o Team America: World Police (2004), creadas por Trey Parker y Matt Stone, ni de Borat (2006), el falso documental de Sacha Baron Cohen. Estamos, por lo tanto, ante una película que no alcanza todo su potencial, conformándose con el punto intermedio entre una sátira política inteligente y una película controvertida que saca ronchas por su forma de tratar temas sensibles.

Pero pese a sus defectos, y aunque no estamos ante una joya del humor políticamente incorrecto, el intento de censura de The Interview es tan grave como si le hubiese ocurrido a una película de mejor calidad. La libertad de expresión protege tanto a las expresiones artísticas sofisticadas como a las más sencillas, sin discriminar. Lo mismo ocurre con el contenido de estas obras, sea que estemos de acuerdo con lo que dicen o no. Cuando surgió la controversia acerca del estreno de esta cinta, hubo personas que incluso estuvieron de acuerdo con la decisión, argumentando que la defensa de una película de James Franco y Seth Rogen no valía la pena. Esta manera de ver la situación es errónea, ya que habría generado un tóxico precedente. El estreno de una cinta no puede estar determinado por amenazas ni por acciones violentas.

¿Estás en desacuerdo con lo que dice una película? ¿No te gusta que sus personajes sean mostrados de una determinada forma? ¿Detestas al autor de la obra? Para atacar una obra cinematográfica –y cualquier otra obra de arte- existen medios como el boicot o las protestas, no la censura. Puede que no te gusten las películas de Rogen y Franco, pero no por eso puedes prohibir que otras personas las vean. Y lo más irónico de todo esto es que los intentos por cancelar el estreno de The Interview terminaron por generar un mayor interés en ella. Quizás los hackers no conocían la definición del efecto Streisand.

Anuncios

Un pensamiento en “The Interview (2014)

  1. Un verdadero hype tras la censura. A donde quedó aquel humor político tan ácido como inteligente de épocas pasadas? Incluso ante conflictos de mayor embergadura que esta guerra “congelada” más que fría entre NC y los EEUU. En fin, creo que nadie que dote de rigor crítico al cine esperaba demasiado de este film y en este sentido cumplió.

    Aprovecho y te felicito por el blog.

    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s