Wild (2014)

wild-posterEl guion de Wild (Alma salvaje) está basado en una memoria escrita por Cheryl Strayed (interpretada en la cinta por Reese Witherspoon), donde relata su viaje a través del Pacific Crest Trail, un camino que atraviesa a Estados Unidos de sur a norte, desde la frontera con México hasta la frontera con Canadá, en un trayecto que se extendió durante casi 2.000 kilómetros. En la película vemos los esfuerzos de la protagonista por completar este recorrido, partiendo por algo tan básico pero complejo como ponerse su mochila, pasando por las dificultades de racionar su comida o resistir las inclemencias del terreno y el clima.

Pero si bien una cinta basada solo en aspectos de supervivencia puede ser interesante si es hecha de la manera correcta, como All Is Lost (2013) o The Grey (2011), no hay nada de malo en conocer más detalles acerca de la vida del personaje principal, con el fin de hacerlo más cercano al espectador. Y como durante su viaje Cheryl pasó largos períodos caminando sola, sin compartir con nadie, la cinta opta por adentrarnos en su vida a través de su mente, con recuerdos que surgen a modo de flashback de vez en cuando. Así, vamos conociendo poco a poco las razones que llevaron a la protagonista a realizar este viaje, el que no obedece simplemente a una cuestión recreativa.

La adaptación del libro estuvo a cargo del escritor Nick Hornby, quien adoptó la misma estructura de la autora, utilizando el viaje como guía e intercalando escenas del pasado de Cheryl, que no necesariamente son contadas en un orden cronológico. A medida que la protagonista avanza en su camino, surgen ciertas circunstancias que la hacen recordar algo que ocurrió años atrás, ya sea durante su infancia o durante su fallido matrimonio. Que la trama resulte entretenida y dinámica no solo es mérito del guion, sino también del montaje, que es capaz de darle un ritmo adecuado a la película. Esta decisión narrativa es acompañada por ciertos pensamientos de Cheryl, que actúan a modo de narración sobre qué es lo que siente en un determinado momento. Si bien hay una fluidez en todo este mecanismo, no estamos ante un caso de corriente de la consciencia, donde las ideas y reflexiones se mueven con mayor libertad. En Wild hay un ancla que va controlando la manera en que todo se desarrolla.

A medida que los kilómetros avanzan, vamos conociendo más detalles acerca de la vida de la protagonista, como su infancia, su familia, sus años de universidad, su matrimonio, su adicción a las drogas, su infidelidad, y su posterior divorcio. Los períodos más difíciles van unidos a los obstáculos que debió enfrentar su madre (Laura Dern), quien fue una esposa golpeada, pasando posteriormente a ser una madre soltera, criando sola a sus hijos, y luego siendo diagnosticada de cáncer, lo que provocó su fallecimiento a los 45 años de edad. La muerte de su madre es un hecho de suma importancia en la vida de Cheryl, y es una de las razones que llevaron a su matrimonio al fracaso. El viaje que la protagonista emprende tiene como objetivo reconciliarse consigo misma, iniciando un nuevo camino.

No hay que ser demasiado perspicaz para darse cuenta de la relación que se establece entre los obstáculos físicos que Cheryl debe sortear durante su viaje y los obstáculos que tiene en su propia vida. Hay momentos donde el simbolismo de la cinta resulta efectivo, mientras que en otros la obviedad del mensaje termina desconcentrando. Hay también algunas muestras de pretenciosidad que resultan difíciles de tragar, como el cambio de apellido que realiza la protagonista cuando se divorcia de su marido. Strayed, como la misma protagonista explica, deriva de la palabra “stray” que en inglés significa “extraviado” o “perdido”. La idea del autodescubrimiento está incluso en el título de su memoria, Wild: From Lost to Found on the Pacific Crest Trail, como si la sutileza no hubiese sido suficiente.

Pero estos defectos se llegan a perdonar gracias a la manera en que es retratado el personaje principal. Lejos de ser mostrada como un modelo a seguir, Cheryl es presentada con todos sus problemas y defectos, sin esconder las imperfecciones que existen en ella. A lo largo de su viaje tiene dudas, e incluso considera la posibilidad de darse por vencida. Es debido a esto que su crecimiento tiene una mayor trascendencia. La actriz Reese Witherspoon, que se ha caracterizado por papeles más recatados, da todo de sí en este trabajo, no solo por el hecho de cargar con una mochila gigantesca o por no llevar maquillaje, sino por la actitud de entregarse completamente al rol. La calidad de su interpretación es también mérito del director Jean-Marc Vallée, quien entiende la importancia de las actuaciones en este tipo de películas, otorgándole a Witherspoon el espacio suficiente para que haga un buen trabajo. Algo similar pasó con su anterior cinta, Dallas Buyers Club (2013), donde las actuaciones también tuvieron un lugar fundamental.

Al examinar la premisa de Wild, uno puede caer en la tentación de compararla con la película Into the Wild (2007), que narra la historia –basada en hechos reales- de un joven que viaja a Alaska por sus propios medios, también con un fin de autodescubrimiento. Sin embargo, hay aspectos de la cinta de Vallée que la hacen indudablemente superior a la dirigida por Sean Penn. En Into the Wild, el protagonista es un joven que lleva una vida acomodada y acaba de graduarse de la universidad. Su plan de ir a vivir a una zona aislada parece obedecer más a razones egoístas y caprichosas que a una manera de empezar de nuevo. Su viaje consiste en huir de sus supuestos problemas, más que de enfrentarlos.

En Wild, en cambio, la travesía de Cheryl es simplemente el primer paso de un cambio en su vida. El aislamiento que el viaje le entregará la obliga a encarar a su pasado y los problemas que tuvo años atrás. Las situaciones que vivió, y que la llevaron a tomar esta decisión, son mucho más sustanciales que el arrebato de un joven que de repente sintió que lo mejor era alejarse de la civilización e irse a vivir en medio de la naturaleza. Además, la protagonista no realiza este proceso con la arrogancia de Christopher McCandless, sino que es consciente de sus limitaciones y falta de conocimiento, lo que le ayuda a crecer como persona. En la cinta se nota una mayor honestidad al momento de retratar al personaje principal, lo que es mucho mejor recibido.

Durante sus respectivos viajes, a ambos protagonistas se les ve interactuando con otros personajes que encuentran a lo largo del camino. Pero mientras en Into the Wild estas personas son mostradas casi como si se tratase de guías espirituales, con cada conversación afectando en lo más profundo al protagonista, en Wild se opta por una visión más aterrizada. Algunos de los encuentros que tiene Cheryl son beneficiosos, otros son anecdóticos, y otros simplemente peligrosos. No se les otorga un aire de importancia que resulta exagerado, salvo un encuentro que ocurre cerca del final, donde conoce a una abuela y a su nieto.

Otra de las diferencias, y probablemente la más relevante, es que las implicancias en uno y otro viaje son distintas debido al género de cada personaje. Esto tiene una importancia adicional, no solo desde un punto de vista personal, sino desde uno más amplio, debido a lo que representa en nuestra sociedad que una mujer se embarque en un viaje de este tipo por su cuenta. La película reconoce esta dimensión de la historia, a través de algunos encuentros que tiene con otros personajes, cuyas actitudes toman en consideración este hecho. Uno de los momentos más tensos de la película no se debe a una inclemencia de la naturaleza, sino a la presencia de otra persona.

A pesar de que la cinta a veces cae en el error de la filosofía barata, con un carácter espiritual que está más cercano a un libro de autoayuda, creo que vale la pena rescatar a lo menos uno de sus mensajes. Más allá de algunos simbolismos burdos que involucran a la protagonista deslumbrada por un animal que supuestamente representa una parte de sí misma, la cinta es clara en reconocer que Cheryl no debe huir de los errores que cometió durante su vida. A pesar de todos los problemas que tuvo durante los años anteriores, ya sea la muerte de su madre o su problema con las drogas, la vida de la protagonista fue moldeada por esas circunstancias. Lo importante no es enterrar aquellos obstáculos, sino que aprender de ellos, para centrarse en lo que realmente importa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s