A Most Violent Year (2014)

A_Most_Violent_Year_PosterDurante la década de los 80, los índices de criminalidad en la ciudad de Nueva York alcanzaron niveles alarmantes. Los delitos eran algo del día a día, y su sistema de transporte fue incluso catalogado como uno de los menos seguros en el mundo. Esto fue especialmente notorio en 1981, cuando se cometieron más de un millón de delitos en la ciudad, de los cuales 2.166 fueron homicidios y 5.479 violaciones. Se trata de un punto negro en la historia de Nueva York, y es precisamente ese año en el que está ambientada la película A Most Violent Year de J.C. Chandor, cuyo título hace referencia a la compleja situación que se estaba viviendo en aquel entonces.

El protagonista de la cinta es Abel Morales (Oscar Isaac), un inmigrante que ha hecho de la ciudad de Nueva York su hogar, siendo la cabeza de una empresa dedicada al comercio de petróleo. Abel está casado con una hermosa mujer llamada Anna (Jessica Chastain), quien además se dedica a la contabilidad de la empresa, tiene tres hijas, acaba de comprarse una lujosa casa, y planea expandir su negocio comprando un terreno junto al río. Sin embargo, sus planes se tambalean producto de la presión externa, tanto del fiscal Lawrence (David Oyelowo), que está investigando su empresa por supuestas prácticas ilegales, y de sus competidores, que han comenzado a robar sus cargamentos de petróleo e intimidan a sus trabajadores. A pesar de todas estas dificultades, el protagonista intenta hacer lo posible por mantener una conducta recta, luchando con la tentación de dejarse conquistar por lo que ocurre en la ciudad.

En los momentos donde el protagonista debe reaccionar de manera física, podemos notar una seguridad que resulta curiosa. Claramente, Abel no es una persona totalmente ajena a las armas de fuego, y a través de ciertos diálogos descubrimos que la violencia se encuentra al alcance de su mano. Pero en vez de caer en este tipo de conductas, el personaje decide continuar proyectando una imagen pulcra, luchando por que sus negocios se enmarquen dentro de la legalidad. Cuando descubre que su esposa se consiguió una pistola a modo de protección, el protagonista se escandaliza, ya que si es descubierta por la policía puede arruinar todo por lo que han trabajo. Es esta dicotomía la que agobia a Abel a lo largo del metraje.

Se nota un aire clásico que atraviesa a la película, algo que la hace destacar dentro de las cintas contemporáneas. Hay una clara influencia del cine que se hizo en Estados Unidos durante los años 70, como Serpico (1973) de Sidney Lumet o Mean Streets (1973) de Martin Scorsese. Pero quizás el vínculo más importante de la cinta es el que tiene con The Godfather (1972) de Francis Ford Coppola, así como con sus dos secuelas. La lucha del protagonista por mantener una vida honesta en un ambiente donde la ilegalidad es la norma tiene una notoria relación con lo que debió enfrentar Michael Corleone en aquella saga. El propio Oscar Isaac proyecta una imagen que hace recordar a un joven Al Pacino.

La fotografía de Bradford Young, que recurre a una iluminación tenue y a una preponderancia de las sombras, le debe bastante al que trabajo que Gordon Willis hizo en la trilogía de The Godfather. El aspecto visual que tiene la cinta sirve como reflejo de la ambigüedad moral de sus personajes y lo inútiles que resultan las categorías del bien y el mal para identificarlos. A pesar de sus fuertes convicciones por mantener un negocio honrado, Abel no puede ser calificado como un héroe. La simpatía que llegamos a sentir por él no surge de inmediato, sino que nace solo cuando lo vemos lidiando con las dificultades que lo rodean.

La saga escrita por Mario Puzo y dirigida por Francis Ford Coppola tenía varios elementos atractivos. Su escala, por ejemplo, se expandía a lo largo de varias décadas en la vida de la familia Corleone, y en términos territoriales fluctuaba entre Estados Unidos y Europa. Las raíces italianas de sus personajes entregaban además un componente cultural potente, a través del idioma y las costumbres. En el caso de A Most Violent Year, el estilo es más acotado y sobrio. No hay elementos como asesinos a sueldo, intrigas políticas ni tráfico de drogas. Tampoco se muestra el carácter ceremonioso que veíamos en The Godfather, como en aquel encuentro entre los jefes de las familias criminales. La trama, por el contrario, se centra en aspectos como la compra de propiedades, la obtención de préstamos o la investigación de delitos económicos. Se juega con las expectativas del espectador respecto a los elementos que forman parte de una película de gangsters, modificando el resultado final.

Esto no constituye algo mejor ni peor, sino que simplemente una manera distinta de abordar un mismo género. Puede parecer injusto comparar a esta cinta con un verdadero clásico del cine estadounidense, pero las similitudes están a la vista, y la ambición del director J.C. Chandor y la confianza que tiene por su trabajo permiten este tipo de examen. La película tiene un ritmo pausado, optando por la contemplación y la mesura. Los problemas que debe enfrentar el protagonista se encuentran bajo la superficie del relato, ya que más allá de las dificultades económicas que lo atormentan a lo largo de la cinta, su principal dilema es mucho más profundo. Dice relación con el hecho de optar entre el camino más sencillo (y peligroso), o por el más correcto (pero complicado).

Además de la disyuntiva moral que aqueja a Abel, existe otro aspecto que hace de la película algo destacable. Se trata de la relación que tienen el protagonista y su esposa. Se nota en Anna un deseo por ir más allá, de responder a las amenazas de los competidores con igual o mayor fuerza, mientras que su marido opta por las opciones más prudentes. Hay momentos en los que incluso los roles de género dentro del matrimonio parecen difusos, como en la escena donde los personajes atropellan accidentalmente a un ciervo. El animal, que se encuentra agonizando a un costado de la carretera, necesita que uno de los dos actúe con la determinación necesaria para poner fin a su sufrimiento, y la forma en que la escena se desarrolla nos dice mucho sobre cada uno de estos personajes.

Anuncios

Un pensamiento en “A Most Violent Year (2014)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s