Furious 7 (2015)

Furious_7_posterQue una saga cinematográfica estrene su séptima película no siempre es algo bueno. Por regla general, cuando una franquicia llega a este punto ha caído en una fórmula repetitiva, estando en un declive que ya no puede ser contrarrestado. Afortunadamente esto no es lo que sucede con la saga de The Fast and the Furious, que durante la mitad de su camino alcanzó un segundo aire que pocas personas esperaban, lo que llevó a que sus últimas cintas hayan tenido incluso mejores resultados (críticos y comerciales) que las primeras entregas. Lo que comenzó como un grupo de películas centradas en las carreras clandestinas se transformó en una de las mayores representantes del género de acción contemporáneo.

Si hubiese seguido con la fórmula de las carreras de autos, lo más probable es que no estaría escribiendo sobre la saga a estas alturas. Habría sido un verdadero milagro si tuviese siete películas haciendo siempre lo mismo. Es por eso que el cambio de enfoque que tuvo la franquicia a partir de su cuarta entrega –y perfeccionado en la quinta- resulta tan importante, ya que le permitió explorar áreas que antes no estaban a su alcance. Combinando una especie de operaciones especiales de alto riesgo, similares a las de la saga Mission: Impossible, con los esteroides y la destrucción del cine de acción ochentero, estas películas alcanzaron un nuevo nivel, donde los principios de la lógica o las leyes de la física no tienen demasiada importancia.

Explosiones, disparos, persecuciones, peleas, one-liners, todos estos elementos se unen en una dosis que llega a resultar exagerada, con un tono que es medio en broma y medio en serio. Uno de los puntos fuertes de la saga dice relación con lo consciente que es de sí misma, de su estilo, por lo que con cada nueva película la escala de las situaciones que deben enfrentar sus personajes aumenta. Esto se nota especialmente en Furious 7 (Rápidos y furiosos 7), donde cosas como arrastrar una bóveda gigantesca por las calles de Rio de Janeiro o enfrentarse a un tanque en una carretera, quedan como meras anécdotas al lado de lo que ocurre en esta nueva cinta.

En estas películas la trama no tiene demasiada importancia. Lo que se hace, más bien, es definir un marco general compuesto por reglas y situaciones que nos indican lo que los protagonistas pueden o no pueden hacer. Tras derrotar al villano de la película anterior, Owen Shaw, los personajes son atacados por su hermano, Deckard (Jason Statham), un asesino británico altamente entrenado que planea vengarse contra Dominic Toretto (Vin Diesel) y su equipo. El enfrentamiento entre los protagonistas y este peligroso asesino se desarrolla a través de varios continentes e involucra a un jefe de la CIA que se hace llamar Mr. Nobody, un líder terrorista que tiene a su alcance un gran armamento, y una hacker que creó un poderoso sistema de reconocimiento que permite encontrar a cualquier persona en cualquier parte del mundo en solo un par de horas.

Las secuencias de acción mostradas en la película son de tal envergadura que hay ocasiones donde la suspensión de la incertidumbre comienza a flaquear, especialmente en aquella ambientada en Abu Dabi. Sin embargo, no se trata de algo negativo ya que la franquicia se ha encargado de hacer que el espectador sea partícipe de lo que está ocurriendo, reconociendo lo absurdo de algunas situaciones. Es positivo además descubrir que en ciertas escenas se recurrió a efectos especiales de carácter práctico, con el fin de no abusar de las imágenes digitales y restarle todo el realismo a lo que vemos en la pantalla. Es lo que sucede, por ejemplo, con la escena donde los protagonistas son lanzados junto a sus vehículos desde un avión, la que fue filmada haciendo precisamente eso (sin los actores en su interior, claro).

Algo que ha caracterizado a las más recientes entregas de la franquicia es la inclusión de actores de gran presencia, como Dwayne Johnson a partir de la quinta película. En Furious 7 el reparto está compuesto por estrellas como Jason Statham, Kurt Russell, Tony Jaa y Ronda Rousey, lo que da como resultado algo que ni siquiera la saga de The Expendables ha logrado. Si bien en aquella trilogía cuentan con actores de mayor renombre, el exceso de nostalgia y fan service hace que se descuiden elementos tan esenciales como la historia o los personajes, lo que no ocurre con las cintas de Diesel y compañía. Statham, por ejemplo, se convierte en uno de los puntos más destacables de la película, interpretando a un villano memorable.

El director James Wan fue el encargado de dar forma a esta séptima parte, reemplazando a Justin Lin que trabajó en las cuatro entregas previas. Aunque Wan es mayormente conocido por su trayectoria ligada al cine de terror, hace una buena labor con este cambio hacia la acción, entregando un efectivo dinamismo a las persecuciones y peleas. Lo que se le puede reprochar es un aspecto que me ha incomodado durante el resto de la saga, que es la utilización de un montaje rápido que no permite ver con demasiada claridad las peleas de los personajes. Si bien uno puede comprender lo que está ocurriendo, ya que no se llega al extremo de la desorientación, habría sido bueno ver mejor las coreografías, sobre todo si consideramos que entre los actores estaban la luchadora de la UFC Ronda Rousey y la estrella tailandesa de artes marciales Tony Jaa.

Pero acción no es lo único que esta saga puede entregar. Los personajes y la manera en que interactúan entre ellos permiten que estas películas mantengan una conexión con el espectador, evitando ser simple pirotecnia descerebrada. En Furious 7 volvemos a ver al equipo de Toretto reunido: Michelle Rodriguez como Letty, Paul Walker como Brian, Dwayne Johnson como Hobbs, Ludacris como Tej, Tyrese Gibson como Roman y Jordana Brewster como Mia. El principal mensaje entregado por la franquicia es la importancia de la familia, ya sea biológica o adoptiva, así que la manera en que sus personajes se relacionan es tan o más importante que los autos mostrados. Si bien se nota la ausencia de Gal Gadot y Sung Kang, los actores restantes son capaces de expresar esa genuina afectividad que se veía en las cintas anteriores.

Y es que la amistad que existe entre ellos no se limita solo a lo que vemos frente a las cámaras, sino que es capaz de trascender ese límite, manifestándose en la vida real de los actores. Por eso la muerte de Paul Walker en noviembre de 2013 fue tan difícil para quienes trabajaron en esas películas; la franquicia no solo perdió a uno de sus protagonistas en medio del rodaje de la cinta, sino que perdieron a alguien que era parte importante de sus vidas personales. El súbito fallecimiento de Walker no desmanteló toda la película, y por lo general los trucos que hicieron para llenar las escenas que no logró filmar son lo suficientemente sutiles para que no terminen desconcentrando. Sin embargo, lo más importante no es esto, sino que la manera en que su personaje se despidió de la saga. La decisión adoptada por los realizadores tiene gran tacto y el resultado es una de las secuencias más emotivas de todas estas películas, precisamente porque Vin Diesel está diciendo algo que puede servir tanto para la partida de Brian como para la de Paul.

Es difícil saber qué es lo que ocurrirá con las cintas posteriores ahora que no está Walker. El resto del elenco tiene el talento para continuar con lo que han hecho, pero su ausencia se sentirá de todas maneras. Más allá de las escenas de acción exageradas y el deseo por superar la destrucción con cada nueva entrega, la saga debe tener claro que su éxito también depende del respeto que tiene por sus raíces y el cariño que demuestra por sus personajes. Furious 7 no es la mejor parte de la franquicia. Su trama no tiene demasiada cohesión y la química entre los actores no alcanza los niveles demostrados en Fast Five (2011), pero por la carga emotiva demostrada en sus minutos finales es capaz de alcanzar un lugar privilegiado dentro de este grupo de películas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s