Top Five (2014)

Top_Five_posterA lo largo de una extensa trayectoria cinematográfica que se extiende por más de 25 años, la gran mayoría de las participaciones de Chris Rock en las películas se ha limitado a dar vida a personajes secundarios que acompañan a los protagonistas. Esto cambia con Top Five, cinta que él mismo escribió y dirigió, donde ocupa el rol principal en una historia que explora temas como la fama y la honestidad, tanto artística como personal. En la cinta interpreta a un ex comediante de stand-up, Andre Allen, que decide darle un brusco giro a su carrera, dejando de lado los repetitivos roles en blockbusters que lo han reducido a un simple personaje de ficción, para trabajar en un rol más serio y prestigioso.

A partir de esta premisa, y con la estrategia de estar-inspirada-pero-no-tanto en la propia vida del actor, la película presenta ciertas similitudes con Birdman (2014), con la diferencia de que la obra de teatro de Raymond Carver es reemplazada por la biopic de un esclavo haitiano que lideró una rebelión. La película de Rock no presenta el virtuosismo técnico ni las ideas elevadas de la cinta de Alejandro González Iñárritu, pero en sus pretensiones más aterrizadas uno logra descubrir una conexión emocional más genuina que la que se siente con aquella cinta, que es de corte más intelectual. La preponderancia del tono cómico, además, la emparenta con los trabajos de Woody Allen y Louis C.K., quienes en sus películas y en su serie Louie, respectivamente, interpretan a personajes parcialmente basados en sí mismos.

Otro de los títulos que surge al momento de pensar en Top Five es Funny People (2009), la cinta de Judd Apatow donde Adam Sandler da vida a un comediante de stand-up que se encuentra lejos de su época de gloria y está pasando por una crisis personal que lo agobia. La diferencia es que el trabajo de Rock está mucho mejor pulido que el de Apatow, quien sufre de una conocida tendencia a alargar demasiado sus escenas y por lo tanto a desdibujar el ritmo de sus obras. En esta película, en cambio, la energía que fluye a través del metraje presenta una notoria fluidez, lo que se debe, además de a la construcción de sus secuencias, a una efectiva química entre sus personajes.

Junto con el estreno de su película, el protagonista debe lidiar con los preparativos de su publicitado matrimonio con una estrella de televisión llamada Erica Long (Gabrielle Union). Se trata de una mujer vanidosa, que ha hecho de su vida personal un verdadero espectáculo, siendo seguida las 24 horas del día por cámaras y micrófonos. Es difícil darse cuenta de qué aspectos del matrimonio son trucos mediáticos y cuáles son demostraciones de genuino afecto entre la pareja. Sin embargo, y a pesar de la crítica que hace la película a este tipo de entretenimiento, el personaje de Erica no es reducido a una simple caricatura, sino que se le entrega algo de sustancia. En una escena que refleja sinceridad se le puede ver reconociendo que debido a su falta de talento la única manera que tiene para ser famosa es vendiendo detalles acerca de su vida.

A lo largo de la cinta vamos aprendiendo más datos del protagonista y de lo que piensa a través de las preguntas que le hace Chelsea Brown (Rosario Dawson), una reportera del diario The New York Times que está escribiendo un artículo sobre él. Ya sea en una limusina o caminando por las calles de la ciudad somos testigos de lo que significa ser Andre Allen y cómo se siente con estos importantes pasos que está haciendo. El resultado es una serie de respuestas bastante variadas, que van desde anécdotas tragicómicas (su hilarante viaje a Houston) hasta reflexiones más profundas sobre su vida. Algunos de estos momentos, al igual que las rutinas humorísticas de Rock, se refieren a cuestiones delicadas como la raza o el sexo con el prisma controvertido que caracteriza al comediante. Quizás como espectadores no siempre vamos a estar de acuerdo con lo que se dice, pero debemos agradecer la honestidad que demuestra.

La relación que existe entre Chelsea y Andre surge primero con distante profesionalismo, pero a medida que los minutos avanzan la confianza se acentúa y se llega a un inevitable romance. Es una demostración más de los constantes dilemas que debe enfrentar el protagonista, cuya indecisión queda manifestada con una sencilla pero clara escena que involucra a unas niñas que juegan a saltar la cuerda. El pasado del personaje está marcado por episodios de adicción, lo que levanta en él una inestabilidad al momento de definir los caminos que tomará en su carrera como comediante y en los ámbitos más personales de su vida. Al final, el viaje que debe hacer Andre consiste en enfrentar sus temores y en desarrollar aquello que lo apasiona.

Aunque Chris Rock es el protagonista de la película, esto no significa que sea el único comediante involucrado. El director aprovecha de entregarle minutos a varios compañeros de oficio, como Kevin Hart, J.B. Smoove, Tracy Morgan, Cedric the Entertainer, Leslie Jones, Michael Che y Jay Pharoah. La contribución de estos comediantes se nota especialmente en una secuencia ambientada en el antiguo barrio del protagonista, donde la conversación fluye de manera natural entre ellos y se transmite una complicidad que la hace creíble. Estas escenas además sirven para demostrar el contraste que existe entre la actual vida de Andre y sus primeros años, lo que contribuye a desarrollar el tema de la autenticidad y ser fiel a uno mismo.

Debido a que el director es afroamericano, una característica que ha explorado de manera extensa en sus rutinas humorísticas, la película también se encarga de tocar cuestiones raciales, sobre todo la manera en que es representada en la cultura popular. La visión de la cinta es tanto satírica (por ejemplo, las críticas que hace a las películas de Tyler Perry) como enaltecedora (a través de la manera en que destaca el mundo del hip-hop y sus artistas). Quizás el mayor mérito de Top Five consiste en crear un tipo de película que escapa de las opciones preponderantes al momento de hacer una cinta protagonizada por personas afroamericanas: la comedia estereotipada y el melodrama que gira en torno al sufrimiento. El camino de Chris Rock es uno propio, distinto, lo que le da una visión más personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s