Poltergeist (2015)

Poltergeist_2015_posterReconozco el lugar que tiene Poltergeist (1982) como clásico del cine ochentero, pero más allá de eso nunca he sido fanático de la película. Algo que no he podido entender es la fama que tiene entre los amantes del género del terror, considerando que en la cinta esos elementos se encuentran en un segundo plano. A pesar de haber sido dirigida por Tobe Hooper, responsable de una joya como The Texas Chain Saw Massacre (1974), se nota la gran influencia que tuvo Steven Spielberg en el resultado final, quien coescribió el guion y además colaboró como productor. El rol que tuvo durante la producción hizo que se llegase a rumorear que él fue el verdadero director de la película, siendo el cargo de Hooper algo casi nominal.

La película parte de manera sutil, intentando crear una atmósfera tensa y dando forma a varios de los lugares comunes que vemos en las cintas de terror contemporáneas, como la familia que se muda a una casa nueva, la hija menor que es capaz de comunicarse con los espíritus, y la manera en que los hechos sobrenaturales van aumentando su intensidad con el correr de los minutos. Pero durante la segunda mitad del metraje la situación da un salto tan notorio que cuesta tomarla en serio. Parece como si la cinta estuviese más preocupada de asombrar que de asustar, gracias a unos efectos especiales que son tan impresionantes como excesivos. Se nota que el interés de los responsables estaba ligado a las implicancias de las diferentes dimensiones y la relación entre el mundo de los vivos y los muertos, lo que acerca a esta obra al terreno de la ciencia ficción más que al del terror.

Debido a esto, la idea de un remake de la película no resultaba tan extraña, ya que al menos entregaba la posibilidad de contar esa historia desde una perspectiva diferente, corrigiendo el irregular tono de la cinta original. La nueva versión utiliza todos los elementos básicos de la película de Hooper, con una familia – el matrimonio de Eric y Amy Bowen (Sam Rockwell y Rosemarie DeWitt), junto a sus hijos Kendra (Saxon Sharbino), Griffin (Kyle Catlett) y Madison (Kennedi Clements)- que se acaba de mudar a una casa en los suburbios. Los personajes llegan a este lugar sin sospechar lo que se esconde en él, pero poco a poco se van dando cuenta que ocurren cosas extrañas en su interior. Lo que comienza de manera simple, con unos ruidos y el movimiento de ciertos objetos, no tarda en salirse de control, lo que desencadena en la desaparición de la hija menor de los Bowen, quien queda atrapada en el mundo espiritual.

Debido a su experiencia en el mundo de la animación con la película Monster House (2006), el director Gil Kenan demuestra un interés por el aspecto visual de sus trabajos, y esta no es la excepción. De vez en cuando se logran unos momentos que son llamativos y memorables, haciendo recordar las fortalezas de la Poltergeist original, pero hay pocas cosas que logra cambiar de manera satisfactoria, optando en cambio por imitar de cerca las famosas escenas de la cinta de Hooper. Existe una actualización necesaria en términos de la tecnología utilizada, como los televisores de pantalla plana, los celulares, e incluso un drone con cámara, pero en términos generales no se innova demasiado en la estructura de la historia, y las variaciones que se intentan no son del todo acertadas.

Hay un esfuerzo por desarrollar al personaje del padre de familia, introduciendo las dificultades económicas que debe resistir por estar sin trabajo, así como la necesidad de proteger a su familia durante los tiempos difíciles. El objetivo parece alcanzarse gracias a la actuación de Sam Rockwell, quien le otorga a Eric una personalidad determinada y algo de sustancia, pero todos estos elementos que son presentados en la película carecen de un desenlace que esté a la altura. Durante los minutos finales de la cinta no hay mención a esa situación que lo preocupaba tanto, así que no sabemos si sus problemas monetarios fueron resueltos o no; es como si el guion se hubiese olvidado de ellos.

Además, es difícil sostener toda la película sobre los hombros de una persona, ya que el resto de los actores, sobre todo los que interpretan a los hijos, no son capaces de alcanzar el nivel de Rockwell. El más cercano es Jared Harris, quien da vida a un investigador paranormal que tiene un programa de televisión y que decide ayudar a la familia Bowen con su problema. El carisma del actor hace que su presencia ilumine las escenas donde participa, otorgándole a la película un tono más relajado que resulta efectivo. Rosemarie DeWitt intenta que el personaje de la madre resulte algo interesante, pero el guion no le da mucho para trabajar, cayendo en lo genérico.

Lo peor de este remake es que no es capaz de mejorar los puntos débiles de la película original. El terror no escapa de las fórmulas repetidas del jump scare, haciendo que los sustos obedezcan más a una reacción mecánica que a algo que se va construyendo de manera inteligente. Esto se debe en parte a que la cinta dura veinte minutos menos que la de 1982, lo que hace que todo resulte apresurado. Al comienzo se presenta un interesante vínculo entre la acción de los fantasmas y el electromagnetismo que afecta a la casa, pero la película no se da el tiempo de ir creando una atmósfera que va creciendo poco a poco, sino que se opta por un salto abrupto a los momentos más exagerados. Tampoco ayuda demasiado que se hagan tantos guiños a la cinta original, ya que termina distrayendo más que aportar al relato.

Estamos ante uno de esos remakes que sirven solo como actualización de las cintas en las que están basadas. Se modernizan los efectos especiales y la tecnología que aparece en las escenas, y no más que eso. Hay un par de intentos por hacer algo nuevo, pero no son suficientes para que valga la pena ver esta nueva Poltergeist. Sin ser mala, no hay en ella algo que la separe de la sombra de su antecesora. Es preferible ver la película de Hooper ya que al menos inventó esos momentos tan recordados, no los imitó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s